Panellets: los secretos del postre más esperado del otoño

Los panellets pueden ser de piñones o almendras

Panellets: los secretos del postre más esperado del otoño

Los panellets, que tienen su cita más importante con la fiesta de Todos los Santos, es un postre que siglos atrás anunciaba la época más fría del año

Jordi Català

Jordi Català Infographics

Barcelona

31/10/2019 - 11:30h

Pequeños, dulces, calóricos, elaborados a partir del mazapán y con gusto a piñones y almendras, los panellets son dulces que tienen a su cita mayor en la fiesta de Todos los Santos, que junto con las castañas, el boniato y otros alimentos típicos, anuncian la recta final del otoño.

Siglos de historia

La literatura del siglo XVIII recoge que en las calles de la actual Ciutat Vella de Barcelona, se celebraba anualmente una feria de castañas y panellets. En esa feria se podían contemplar grandes bandejas de panellets de diferentes formas, que con su distribución formaban figuras caprichosas.

A fines del siglo XVIII se inició la costumbre de los pasteleros de Barcelona de rifar panellets entre los clientes

Ya en la feria de 1796 los tenderetes pasaban de 200, en los cuales se exponían entre otros productos panellets, que se rifaban entre la gente. Esta costumbre, generalmente llevada a cabo por los pasteleros, se extendió por otras poblaciones catalanas. 

PANELLETS 1

Los sabores del otoño

Eran otros tiempos en los que el otoño era frío y lluvioso y la gastronomía de la estación era rica en calorías y abundante en calor. Las castañas y los panellets formaban parte de esa gastronomía; y aún hoy son consumidos masivamente en la fiesta de Todos los Santos, cuando se despachan unas 300 toneladas.

[Para leer más: Siete lugares ideales para celebrar el Día de los Muertos]

Esta festividad, también conocida como Castañada en Cataluña, Baleares y Aragón, se acompaña de vino dulce, la tradicional barreja a base de moscatel o malvasía y anís y un añadido procedente de América, el boniato. 

PANELLETS 2

Un motivo para la reunión familiar

Los panellets son un dulce tradicional típico para esa época del año que marca el inicio de la recta final hacia la Navidad y es un punto de inflexión en el que antaño se recibía al tiempo de brumas, tinieblas, lluvias y frío.

En la festividad de Todos los Santos se consumen unas 300 toneladas de panellets

Por esa razón son un alimento extraordinariamente rico en calorías, igual que las castañas y los boniatos los otros postres tradicionalmente consumidos durante Todos los Santos y el Día de Difuntos, y que hoy se han convertido en una excusa multitudinaria para reunirse y montar grandes cenas, que se culminan con estos productos.

Se calcula que durante el otoño se consumen 600 toneladas de este dulce, de los que la mitad son de la variedad con piñones seguidos de los de almendra (15%). 

panellets1
Los panellets tiene su origen en la gastronomía árabe. Ilustración: Jordi Català.

Orígenes árabes

Los panellets proceden, sin duda, de la repostería árabe, dado el tipo de elaboración y su composición a base de almendras. Aunque sigue habiendo dudas sobre su origen exacto, todo parece indicar que su génesis se encuentra en los antiguos cultos funerarios

[Para leer más: Los mejores cruceros para visitar los mercados navideños]

De hecho en el Mediterráneo se llevaban panecillos pequeños a los templos, iglesias o las tumbas como ofrenda a los difuntos.

castañas
Las castañas son otras de las tradiciones del otoño. Ilustración: Jordi Català.

Especialidad y tradición garantizados

La UE concedió a los panellets el sello de protección como alimento tradicional garantizado lo que regula la fidelidad a la historia y a su producción.

En la clasificación de Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación se precisa que se elaboran a partir de tres tipos diferentes de mazapán: el base, el basto y el fino. 

Para su elaboración se crea una base de mazapán de forma que, por cada kilo de almendras peladas granuladas muy finamente, se añade un kilo de azúcar y 350 gramos de claras de huevo; se amasa bien mediante unos cilindros y se deja en reposo aproximadamente 24 horas para que la mezcla quede bien homogénea. Después se le da las diferentes formas y sabores.

IMG 7062
El boniato y el vino dulce también están presentes en estas fechas. Ilustración: Jordi Català.