Las seis heladerías más originales para descubrir en Madrid

Los helados nube prometen ser el próximo éxito 'foodie' de Madrid.

Las seis heladerías más originales para descubrir en Madrid

Del nitrógeno líquido a los helados nube: estas son las más originales fórmulas que se suman a los taiyakis (helados pez) para triunfar en Instagram

Mar Nuevo

Madrid

18/02/2019 - 18:49h

Helados rodeados de esponjoso algodón de azúcar, elaborados con nitrógeno líquido, bubble waffles hechos con masa de gofre, polos artesanos o firmados por los hermanos Roca, los cocineros más famosos del mundo. Los ya conocidos taikayis en forma de pez procedentes de Japón compiten en sabores, texturas y fotogenia con estas opciones que triunfan todo el año en Madrid.

Dicen que el verano es un estado mental y, de acuerdo, hace frío, pero también hace sol, y en una ciudad como Madrid, cocina de tendencias y vanguardias, siempre hay sitio –y ganas- para experimentar lo último que, en este caso, viene en forma de tentación helada.

Nueva en la calle Pez, una de las más simbólicas del barrio más bohemio de Madrid, Malasaña, la heladería Ice & Dreams se alza entre las favoritas para triunfar esta temporada entre los ‘foodies’ con sus helados nube

[Las siete teterías de Madrid que no te puedes perder]

Alerta foodies: los helados nube llegan a Madrid

Nueva en la calle Pez, una de las más simbólicas del barrio más bohemio de Madrid, Malasaña, la heladería Ice & Dreams se alza entre las favoritas para triunfar esta temporada entre los ‘foodies’ y los adictos a Instagram.

Su receta del éxito es el helado nube o, lo que es lo mismo, un cucurucho envuelto en algodón de azúcar.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ☁️Ice & Dreams☁️ (@iceanddreams) el

Se puede escoger entre tres variedades de helado: el clásico sundae americano (a partir de leche), la modalidad negra dark dreams, con base de agua y carbón activo, que además es apta para celíacos e intolerantes a la lactosa, o la mezcla de ambos sabores, y añadir hasta seis siropes diferentes: kínder, chocolate pitufo, chocolate negro, Nutella, chocolate de fresa y chocolate blanco.

Además, se ofrecen diferentes toppings para añadir, tanto al helado como a la nube, entre ellos, coco rayado, bolitas de azúcar de colores, minigalletas Oreo, Chips Ahoy, Kit Kat, fideos de chocolate, Filipinos, trocitos de brownie o peta-zetas.

El local, proyecto del joven emprendedor Pedro Buerbaum, cuenta también con la perfecta pared instagrameable: un fondo de ladrillo con un luminoso 'Baby, I was made in heaven'

La heladería ofrece también waffles o gofres con palo que también pueden personalizarse con diferentes opciones y toppings y que son perfectos para llevar –además de fotografiar-.

El local, proyecto del joven emprendedor Pedro Buerbaum, que importó las diferentes recetas de sus viajes por otro el mundo, cuenta también con la perfecta pared instagrameable: un fondo de ladrillo con un luminoso 'Baby, I was made in heaven', definición ideal para unos helados que parecen llegar directamente del cielo al timeline de nuestras redes sociales.

Entre la heladería y el laboratorio: N2 Lab

Otra propuesta que aspira a convertirse en el la reina de los helados esta temporada es la de N2 Lab (Calle Gravina, en el barrio de Chueca), la primera heladería que trabaja exclusivamente con nitrógeno líquido como ingrediente estrella de sus helados.  

 

Artesanos y servidos al momento en tarrina o barquillo, entre los sabores encontramos pistacho, chocolate, salty caramel o vainilla negra, a los que añadir todo tipo de toppings como cereales de colores, cookies, plátano, peta-zetas, algodón dulce y siropes.

Una vez escogidos los ingredientes, se mezcla todo en una batidora mientras el personal de N2Lab, entre probetas y tubos de ensayo, va añadiendo el nitrógeno líquido creando un espectáculo de humo digno de ver

Una vez escogidos los ingredientes, se mezcla todo en una batidora mientras el personal, entre probetas y tubos de ensayo, en un estilo que recuerda más a un laboratorio que a una heladería, va añadiendo el nitrógeno líquido. El espectáculo de humo y el efecto de los diferentes ingredientes líquidos al solidificarse en contacto con el nitrógeno es digno de ver.

[Dónde comer en Almería según The Guardian]

La pecera: los peces más comestibles

Quien golpea primero, golpea dos veces y La pecera fue la primera heladería que presentó en Madrid el taiyaki, un cono de helado con textura de gofre y forma de pez. Los hermanos Luis y Miguel Aliff y su socia Giuseppina Palladino fueron los responsables de esta auténtica revolución foodie hace ya dos temporadas en Madrid que, aunque originariamente procede de Japón, ellos importaron de Nueva York.

La pecera, en la calle Velarde (Malasaña) fue la primera heladería que presentó en Madrid el 'taiyaki', un cono de helado con textura de gofre y forma de pez 

En la calle Velarde, también en el madrileño barrio de Malasaña, se instaló la particular pecera de estos instagrameables y ricos helados-pez, con vainilla y chocolate entre los sabores para el relleno (además de otros sabores como el té matcha que van rotando).

 

Además, una selección de toppings deliciosos (y bonitos) como cereales con chocolate, palomitas caramelizadas, palmeras molidas con canela, brownie, cookis o algodón de azúcar, perfecto para el Pez Unicornio, uno de los más exitosos desde la apertura del local.

También sirven conos de cucurucho, tarrinas, o mini cakes también con forma de pez y relleno de Nutella, mantequilla de cacahuete o pastel de manzana, y bebidas como café, té matcha latte o chai tea latte. Nada, sin embargo, que cause el furor de los peces helado más famosos de la ciudad.

Lolo Polos

Lejos de abrazar la última tendencia gastronómica internacional, el proyecto de Lolo Polos nació con el objetivo de reinventar uno de los iconos de nuestra cultura culinaria, el polo, pero ahora en una versión divertida, saludable y natural.

Lejos de abrazar la última tendencia gastronómica internacional, el proyecto de Lolo Polos​ nació con el objetivo de reinventar uno de los iconos de nuestra cultura culinaria, el polo, pero en una versión divertida, saludable y natural

Así, y frente a los polos industriales, Lolo Polos creó en 2015 sus los ‘lolos’ que elabora exclusivamente con ingredientes naturales y de temporada, entre los que destaca la fruta. No contienen aditivos artificiales, colorantes, ni saborizantes y su oferta de sabores varía en función de los ingredientes frescos disponibles.

 

En su tienda de Malasaña (Espíritu Santo, 16) ofrecen polos de yogur, de leche fresca y de hielo (estos últimos son los más habituales), aunque sus creadoras, las hermanas Azmina y Ashrafa Khanbhai consideran que polo de hielo no es una definición correcta para sus productos, que contienen un 70% de fruta, lo que les otorga un sabor y una cremosidad especiales.

Ellas dieron con la fórmula que las ha llevado al éxito entre los helados ‘healthy’ cuando se embarcaron en la búsqueda de una alternativa sana, natural y divertida para ofrecer a sus propios hijos.

MadWaffle

Directamente de Hong Kong –donde se venden en puestos callejeros- a Madrid, los bubble waffle o gofres de burbujas rellenos de helados y cubiertos por todo tipo de toppings y siropes se postulan como serios competidores de los taiyakis.

Directamente de Hong Kong –donde se venden en puestos callejeros- a Madrid, los bubble waffle o gofres de burbujas rellenos de helados y cubiertos por todo tipo de toppings y siropes se postulan como serios competidores de los taiyakis

En Madrid, su abanderado es MadWaffle, que los sirve en sus tres locales (Tetuán 22-24, Imperial 2 y Gran Vía 54). La firma ha reinventado la masa original, de huevo y harina principalmente, y la ofrece con helado y todo tipo de toppings, “con el fin de convertir un snack en una experiencia increíble en todos los sentidos”, según afirman.

 

En su carta cuentan con ocho propuestas, como el unicornio, con base de vainilla, helado de algodón de azúcar y toppings de chuches, lacasitos y Mikado, además de sirope de caramelo azul; o el Banana choc, con helado de plátano y chocolate, galletas de los Simpsons, trocitos de plátano y Mikado, el argentino, con dulce de leche, o el dedicado a Madrid, con helado de violetas.

Rocambolesc

Finalizamos el recorrido en el barrio de Salamanca y es que, si bien no todo mundo puede permitirse una cena en el segundo mejor restaurante del mundo (según The World’s 50 Best Restaurants), siempre puede regalarse un capricho foodie en su heladería, Rocambolesc, que en Madrid se ubica en el espacio Gourmet Experience del Corte Inglés de Serrano.

A partir de la idea original del pequeño de los hermanos Roca, Jordi, que pasaba por recuperar el clásico carrito de helados artesanos, surgió un concepto que tomó forma, gracias al trabajo de la diseñadora Sandra Turruella, en un mundo mágico y fanstástico al estilo de Willy Wonka y ‘Charlie y la fábrica de chocolate’.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Rocambolesc (@rrrocambolesc) el

Su fórmula es sencilla pero creativa: un total de seis sabores que van cambiando y que se inspiran en los recuerdos de la infancia del famoso repostero, como el de chocolate con galletas y peta-zetas, el de manzana al horno con galleta de mantequilla, el de café (cheese cake con mascarpone, salsa de caramelo salado, arroz inflado, chocolate negro y café) o el de dulce de leche, confitura de guayaba y algodón de azúcar.

La fórmula de Rocambolesc es sencilla pero creativa: un total de seis sabores que van cambiando y que se inspiran en los recuerdos de la infancia del famoso repostero

Además se puede tomar el célebre helado caliente, una especie de panecillo de brioche relleno de helado, bollería, chocolates, caramelos y bombones. ¿Un plus para instagram? El Rocambolesc tiene otros vecinos con estrella Michelin como StreetXO, de David Muñoz, y Cascabel, de Roberto Ruiz.