Llopart: un nombre que sabe a vino

La marca Llopart es reconocida mundialmente, como demuestran sus cifras exportadoras. Infografías: Jordi Català

Llopart: un nombre que sabe a vino

La bodega productora de Corpinnat está alcanzado elevados niveles de calidad tras una vendimia igualmente óptima

Jordi Català

Jordi Català Infographics

BARCELONA

15/12/2019 - 11:49h

Los miembros de la actual familia Llopart, reunidos en torno a Pere Llopart Vilarós, mantienen muy alto el listón de la extrema calidad en la elaboración de vinos espumosos de larga crianza. Llopart es de por sí una de las marcas de más prestigio y lo ha sido siempre a partir de su relanzamiento en los años 50 del pasado siglo.

La bodega es fiel a una dilatada tradición de siglos de la que da fe un documento que se conserva en la bodega de Subirats, escrito en latín y fechado el 7 de enero de 1385, en el que Bernat Llopart (o Bernardus Leopardi), uno de los repobladores de la Cataluña Nueva, agricultor y soldado a la vez, recibió la cesión de unas viñas situadas al en la actual Heredad de Can Llopart de Subirats.

Esta es la primera referencia que explicita la vinculación entre los Llopart del Penedès, una de las comarcas más vitivinícolas del mundo, y la viticultura. Una relación que se ha mantenido de manera ininterrumpida hasta el presente.

INFO 1

Durante siglos, la familia Llopart de payeses compaginó el cultivo de los tres productos más tradicionales de la cultura gastronómica mediterránea: la viña, el trigo y el olivo. Fue a finales del siglo XVIII, cuando los Llopart decidirían dedicarse de manera exclusiva a la vitivinicultura, como así empezó a generalizarse en los campos y en las montañas, como en este caso, del Penedés.

Pioneros en la elaboración de vinos espumosos

El año 1887, Pere Massana, bisabuelo del actual cabeza de familia Pere, empezó a producir y etiquetar sus vinos espumosos en la masía de la actual bodega, elaborados según el método tradicional que incluía la doble fermentación, con el nombre de la masia que tenía en Subirats, que forma parte de las construcciones bodegueras de la familia Llopart, no muy lejos de Sant Sadurní d'Anoia.

Pere Massana ideó una etiqueta muy especial, difícil de olvidar y única, que actualmente correspondería a una fusión inteligente de infografía, diseño premium y el más avanzado de los planes de márketing visual. Pere reutilizó un mapa en perspectiva donde aparecían las viñas y la masía que servía para informar al consumidor de dónde se producía y se podía obtener el vino Llopart.

Esta etiqueta tan singular con la vista panorámica de la masía Llopart y de las montañas del entorno, todavía sirve como litografía de la Heretat (Hacienda) para vestir las botellas de Llopart y es utilizada en placas y en imagen corporativa.

Les Flandes - Vinyes singulars de Llopart from LLOPART 1887 on Vimeo.

Viticultores desde siempre

Ex Vite Vita. 'De la vid viene la vida'; esta es la definición y el lema que ha acompañado desde el 1385 a una bodega arraigada a la tierra y con siglos de tradición divididos en dos épocas diferenciadas.

Consagrados en exclusiva a la vitivinicultura desde el siglo XVIII, aunque dedicados al cultivo de la viña ya desde 1385, Llopart es hoy en día un nombre imprescindible en el mundo de los vinos espumosos e incluso también de vinos tranquilos y mistela, tanto por sus excelentes productos como por haber sido uno de los definitivos impulsores, en su momento, del cava, como producto de prestigio y alta calidad.

Ya a finales del siglo XIX, Jaume Llopart Jorba y su hijo, Josep Llopart Massana, apostaron por una viticultura de calidad y bajos rendimientos, que incorporaba nuevas metodologías con las que potenciar la personalidad del producto.

INFO 2

A finales de 1950, Pere Llopart Vilarós, un hombre humilde, sencillo, infatigable, conversador, viticultor y enólogo, le dio un nuevo espaldarazo asociando su elaboración a la esencia de la tierra y la viña. Desde entonces, tradición y respeto por la tierra son los valores con los que se asocia a esta bodega.

Hoy en día, los cinco hijos de Pere con Josep Maria a la cabeza están consagrados a la producción de espumosos que corresponden a la categoría de Corpinnat (ver infografía), vinos exclusivos de larga crianza, en estos momentos nueve espumosos corpinnats y junto a ellos tres vinos tranquilos y un mosto.

El escenario de sus vinos

La Heretat Llopart se compone de 95 hectáreas divididas en tres parcelas trabajadas bioecológicamente, mediante cultivo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Además de su excelente situación y condiciones climáticas, los viñedos de Llopart se favorecen de un subsuelo de estratos rocosos de origen marino (el vino blanco de la bodega, Clos dels Fòssils, debe su nombre a esta parcela), sobre el que se alternan capas areniscas, calizas y arcillosas.

INFO 3

Su composición mineral, con dominio de fósforo, silicio, calcio y potasio, dan como resultado un crecimiento muy austero de las cepas, y unas uvas, las variedades tradicionales de la comarca, que crecen sanas, concentradas y con una gran finura. 

La elaboración de sus productos (nueve cavas, dos vinos blancos y un vino tinto) sigue el método tradicional de procesos manuales y, en sus dos siglos de historia moderna, solo ha incorporado aquellas tecnologías que han supuesto un avance cualitativo de la producción.

De todo ello se deducen el renombre y la alta consideración con los que la marca de Corpinnat. Llopart es reconocida mundialmente, como demuestran sus cifras exportadoras.

Les Flandes. Las viñas más singulares

Al igual que en el resto de las parcelas de Llopart, todas las viñas se hallan rodeadas de zonas silvestres y de bosque mediterráneo.

INFO 4

La gran biodiversidad existente proporciona a las vides protección natural frente a las enfermedades vegetales, permitiéndo un cultivo natural, con plantas sanas y resistentes, siguiendo los criterios orgánicos y ecológicos más estrictos, igual que se hace en toda la Heredad de Can Llopart de Subirats.

Les Flandes se encuentran situadas en la Heredad Can Llopart de Subirats, Alt Penedès, dentro de la zona Clos dels Costers, en el extremo oeste de las montañas del Ordal y a una altura de 380 metros sobre el nivel del mar.

Geológicamente forman parte de los contrafuertes adosados al Macizo del Garraf, con un subsuelo caracterizado por el afloramiento de materiales sedimentarios del Mioceno (de entre 16 y 20 millones de años). Debido a su pasado como brazo de mar primitivo que sufrió diversos avances y retrocesos, se encuentran estratos con restos de fósiles marinos y arrecifes de coral entre otros.

INFO 5

El entorno es un inmenso pulmón verde de arbustos silvestres y bosque mediterráneo de pinos y encinas.

Está declarado y protegido como Espacio de Interés Natural y posee un rico mosaico de flora y fauna, con una gran variedad de plantas aromáticas y medicinales y especies forestales como el tejón, ardilla, jabalí, liebre, musaraña, murciélago, lagartija, águila perdicera, petirrojo y cárabo, entre otras.

La pendiente del terreno en forma de terrazas evita la acumulación del agua de las lluvias, obligando a la vid a un desarrollo vertical de las raíces, buscando la humedad y aprovechando las grietas que encuentra en la roca caliza. Este hecho permite que las cepas mantengan una producción y calidad estables, incluso en años de sequía extrema.

Las viñas se extienden en orientación norte una insolación matizada. La altitud y la fácil entrada de los aires más frescos del norte da lugar, durante las épocas más calurosas, a un elevado contraste térmico nocturno, factor que favorece una lenta maduración de las uvas.

[Para leer más: Cómo disfrutar en cuatro días de 20 estrellas Michelin]

Estas condiciones tan especiales que regalan una óptima expresión aromática, un desarrollo fenólico completo y el alcance de buenos niveles de azúcar, manteniendo a su vez las altas acideces imprescindibles para los largos envejecimientos en botella que tendrán unos vinos excepcionales.

A tales vinos tales eventos

A causa de la calidad de sus vinos, Llopart fue el escenario elegido recientemente para la celebración de la Barcelona's Mediterranean Experience 2019 (BMG'19), la primera edición de un evento gastronómico, enológico y cultural organizado por Romero Premium Networking que agrupó a más de una veintena de estrellas Michelin alrededor de la cultura gastronómica mediterránea.

INFO 6

El acontecimiento reunió durante tres días las propuestas de los hermanos Roca, en Mas Marroch; de Carme RuscalledaRaul Balam en el Blanc; o de Carlos Pérez y Carles Gaig en la Antigua Fábrica Damm, entre otros chefs de primer nivel de la gastronomía catalana.

La jornada en Llopart comenzó con una visita que permitió a los invitados disfrutar del entorno natural de la Heredad Can Llopart.

Seguidamente, Zoltan Nagy, wine connoisseur de la BMG Experience, se encargó de acompañar a los asistentes inaugurando un nuevo espacio en la bodega, para realizar el maridaje de los espumosos con los aperitivos de Xavier Lahuerta, executive chef del Mercer Hotel Group, y con el menú de gastronomía de Lleida que propuso Joel Castañé, del restaurante estrellado La Boscana.