Mercado San Valero: Valencia estrena espacio gourmet

El Mercado San Valero es la primera propuesta de street market food de Valencia.

Mercado San Valero: Valencia estrena espacio gourmet

Valencia no contaba aún con un mercado gastronómico al nivel de las modernas ciudades europeas

El pasado 19 de octubre se inauguró en el cosmopolita barrio de Ruzafa de Valencia el nuevo Mercado San Valero. Un lugar de encuentro gastronómico en el que es posible innovar, experimentar y divertirse con una interesante propuesta culinaria que propone platos típicos de la tierra, nacionales e internacionales, en un ambiente urbano y desenfadado.

Es curioso, pero una ciudad con tantísimo auge turístico y económico como el que ha tenido Valencia en los últimos años no contaba todavía con un espacio gourmet de estilo street food market, tal y como lo disfrutan otras grandes ciudades europeas y también españolas como pueden ser Madrid, Barcelona o Santiago de Compostela.

Una zona de la ciudad en auge, que se extiende desde las calles de Matías Perelló, Avenida Antic Regne de Valencia, calle Filipinas y Gran Vía Germanías, acoge el flamante Mercado San Valero

El momento finalmente ha llegado gracias a la iniciativa de un grupo de inquietos empresarios valencianos que han aunado esfuerzos para erigir el Mercado San Valero en un lugar emblemático de Valencia, el barrio de Ruzafa.

Una zona de la ciudad en auge donde cada vez vive más gente joven, profesionales y extranjeros, que se extiende desde las calles de Matías Perelló, Avenida Antic Regne de Valencia, calle Filipinas y Gran Vía Germanías, arteria de la ciudad en la que se ubica este flamante mercado gastronómico inspirado en los que se pueden encontrar en urbes como Nueva York, Londres o Berlín.

El diseño de Mercado San Valero se asemeja a una calle.
El diseño de Mercado San Valero se asemeja a una calle. Foto Mercado San Valero.

“A la gente le gusta mucho la modernidad del espacio, el diseño y el ambiente, y sobre todo la calidad del producto que se ofrece”, comenta Carment Benavent, directora del Mercado San Valero.

Y añade, “El concepto que mejor define al mercado es el de ser un street food market, una prolongación de la calle, con sus suelos de adoquines que trasladan al visitante a la sensación de estar en una vía peatonal. Nace con espíritu callejero, de estética más urbana, con un toque gamberro y divertido, cuyo fin último es el de disfrutar de la comida de forma relajada”.

El mercado se ha diseñado con una gama de colores que representan las principales fuentes de alimentación de la pirámide alimenticia para que los visitantes puedan elegir con un simple golpe de vista lo que desean comer

Diseño de vanguardia

La estética y el diseño del Mercado de San Valero, que ocupa un espacio de alrededor de 400 metros cuadrados, es obra de Nihil Estudio de Valencia, que ha imaginado un universo colorido, vivo y luminoso en el que se da una especial importancia a la comida.

De hecho, han proyectado el mercado con una gama de colores que representan las principales fuentes de alimentación de la pirámide alimenticia para que los visitantes puedan elegir rápidamente con un simple golpe de vista lo que desean comer.

Mercado San Valero. Valencia.

Por otra parte, han generado en un espacio cerrado, unas “calles”  pensadas para la interacción humana, para la sociabilidad, que en su centro incorpora una zona de “plaza” ideada para el encuentro de los clientes, también para impartir cursos, catas y eventos musicales y culturales.

Ideado con una plaza central y diferentes "calles", todo el mercado está orientado hacia la interacción entre sus visitantes

La iluminación es muy importante. De día los grandes ventanales permiten una agradable claridad natural y por la noche, la luz instalada en todo el mercado permite verlo desde fuera gracias a un recorrido cenital que dirige el camino en las zonas de paso y divide los diferentes puestos.

Una propuesta gastronómica en 10 puestos

En el Mercado San Valero la idea es un poco la de dejarse llevar por los aromas y por las sensaciones y sobre todo, hay que sentirse libre, porque lo que se propone es todo muy “casual”.

Paseas, cotilleas sin remilgos, pegas hebra, te fijas en el producto de cada uno de los puestos, que por otra parte hay que decir que es muy fresco, y que muchos de los platos que ofrecen se preparan al instante, y finalmente te decides. Luego te diriges a la vinoteca o a la barra, eliges tu bebida favorita, te sientas o te quedas de pie, y listo… ¡No hay más!

Ceviche, Mercado San Valero.
Sabores y texturas se dan paso en el Mercado San Valero, como este gustoso ceviche. Foto Mercado San Valero.

Diez son los puestos que podrás encontrar en el Mercado San Valero, un gustoso viaje gourmet por todo el mundo pensado para los amantes de la buena mesa, aquellos a los que les gusta sorprenderse con los sabores y las texturas más sugerentes o los que buscan bocados de fusión.

Hay para todos los gustos; desde los que son carnívoros, los más clásicos, los que buscan la originalidad, los amantes de lo saludable, los veganos, los que se mueren por un bocado dulce…

En Biendetapas los que veneran la cocina del terruño están de suerte pues tienen productos de la tierra como las croquetas artesanas, paellas de todo tipo, fideuà, montaditos y postres tan valencianos como la torrija de horchata con helado de leche merengada y canela.

En Vaca los amantes de la carne de primerísima calidad os sentiréis muy bien, pues su propietario, Carlos Moreno, tan sólo posee en su puesto carne roja de vacas criadas en los pastos de León. Las brochetas, hamburguesas, el bocadillo de steak tartar o el guisado de carne juegan en la división de honor.

Si has estado en las calles de México o del sudeste asiático Taro te va a cautivar con sus aromas, salsas, técnicas de cocinado y creatividad. Maravilloso el ceviche de camarón, el aguachile de lubina con mango, jengibre y habanero o el bao de rabo de toro con mayonesa de chipotle.

Vaca, Mercado San Valero. Valencia.
Los amantes de la carne roja tienen su lugar en Vaca. Foto Mercado San Valero.

De la pizza al poke bowl

Masa superfina, crujiente, sin bordes, con una fermentación natural de 24 horas y el añadido de 5 cereales, a lo que hay que añadir la combinación de ingredientes gourmet, es lo que propone el puesto Mangiamo!  en sus pizzas. Muy buena también su lasaña artesana, la pasta fresca y los postres. ¡Imposible perderse la tarta de Amaretti!

Los adoradores de las tortillas de patatas no pueden dejar de lado Iaou, el puesto número 10 del mercado

La originalidad hace pleno en Aguacatería Club, pues se especializan en el aguacate, dispuesto en diversas texturas y preparaciones que bien pueden ser mediterráneas, asiáticas o latinas. Muy buenos los gajos de aguacate y langostinos rebozados en panko o la papa asada rellena de puré de aguacate, tomates secos, queso ahumado, maní frito y salsa Mery. En su carta hay platos 100% veganos.

Andrés Soler, uno de las personas que más sabe de ostras de la Comunitat Valenciana, muestra su talento innato en Ostrarium eligiendo los moluscos bivalvos más codiciados del mundo que se trae de España, Irlanda, Francia o Portugal. Además, caviar ruso, americano o de Alaska, anchoas del Cantábrico, mojama de Cádiz, salazones y conservas premium del mar.

Caviar en Ostrarium, Mercado San Valero.
La oferta de caviar en Ostrarium seducirá hasta a los más exigentes. Foto Mercado San Valero.

En Poke Bros.co apuestan por los poke bowl hawaianos, un plato que lleva pescado crudo marinado, arroz o quinoa, algas o pepino, que posteriormente puede ser tuneado por el cliente con ingredientes como: pollo, atún, salmón o tofu, a lo que habría que añadir la salsa y demás aderezos. Como postre, y venido de Brasil, el açai, fruto con antioxidantes, proteínas, minerales y vitaminas, al que puedes añadir tus ingredientes favoritos.

Producto de máxima calidad

Los adoradores de las tortillas de patatas no pueden dejar de lado Iaou, el puesto número 10 del mercado, que no el último. Las elaboran con cariño y profesionalidad los hermanos San José. Son tortillas que da gusto verlas por su gran tamaño y jugosidad.

El Mercado San Valero, desde su inauguración, ha sido todo un acontecimiento en una ciudad que ama la comida y vivir en la calle como es Valencia

Excelentes la de patatas con trufa o con txistorra, la de boniato y champiñones, la de calabacín y queso azul. Asimismo, preparan al momento huevos rotos con jamón y patatas. Todo ciento por ciento producto valenciano y de granja. También disponen de huevos de gallina, de pata, codorniz y avestruz. ¡El paraíso de los ovo adictos!

Yolanda García tiene a su cargo un puesto denominado Solo de Mar, con productos frescos del mar con los que prepara platos marineros. Cada día un plato especial. Probamos un marmitako que en nada tenía que envidiar a los que se preparan en Getaria o en Orio por su melosidad y profundidad de sabor. En poco tiempo se ha hecho famoso su pulpo a la brasa, la brocheta de atún o las cigalas salteadas, entre otras delicias del mar.  

Fritura de pescado de Solo del Mar. Mercado San Valero.
Fritura de pescado de Solo del Mar. Mercado San Valero.

Y para terminar una buena comida o cena, o empezar la mañana, o simplemente darse un gusto, La Guinda, un rincón donde los dulces tienen su reino con deliciosas tartas de zanahoria, de almendra y naranja, vasos con chocolate, limón y merengue o manzana caramelizada, entre otras golosas viandas.

El Mercado San Valero, desde su inauguración, ha sido todo un acontecimiento en una ciudad que ama la comida y vivir en la calle. En su próxima visita a la capital del Turia no olviden hacer un inciso y disfrutar en un mercado que atrae por muchos motivos, pero sobre todo, por su afabilidad y por su completísima opción gastronómica de calidad.