No muy grandes, pero muy potentes (o pequeños pero matones)

La marca de cigarros Boneshaker llega a España con un formato pequeño pero potente. Infografías: Jordi Català

No muy grandes, pero muy potentes (o pequeños pero matones)

Llega a España Boneshaker, un cigarro nicaragüense que triunfa en los Estados Unidos

Jordi Català

Jordi Català Infographics

BARCELONA

04/11/2018 - 13:36h

Tabacalera presenta por primera vez en el mercado español dos puros con mucho carácter de la marca Boneshaker, cigarros con la característica capa de color maduro oscuro, emblemático de la marca, que ha sido traída directamente de EEUU, aunque estos cigarros están elaborados con tabacos producidos en la zona de Esteli, en Nicaragua.

Es una novedosa y personalizada marca que se anuncia "para consumidores de espíritu joven y rebelde que buscan romper esquemas y probar nuevas sensaciones". Boneshaker produce cigarros premium de origen nicaragüense y en los últimos años ha conseguido un gran éxito en el mercado norteamericano gracias a su imagen rompedora y nada convencional.

Una imagen que hace honor a su nombre, "agitahuesos" en inglés, y que aparece vinculada a la estética más "motard". También es una marca reconocida por su modelo de fumada que proporciona un sabor a tabaco muy intenso, sabroso y duradero con un retrogusto muy potente. 

Boneshaker Mace 60 y Maul 54: pequeños pero potentes

La mezcla original de Boneshaker presenta una capa de Connecticut Broadleaf, oscura y aceitosa, que cubre los tabacos bien maduros de los fértiles suelos volcánicos de Estelí. Este poderoso humo comienza con los sabores del café y del chocolate negro que engañan a las papilas gustativas para que crean que algo suave se dirige hacia ellas.

Esta calma se intensifica rápidamente en notas pesadas de tierra, ahumados, tostados y especias que se mantienen coherentes hasta la última bocanada en un in-crescendo de intensidad y sensaciones. 

Estos dos puros de tripa larga y vitolas de calibre grueso, "Mace 60" (cepo 60 x 114 mm) y "Maul 54" (cepo 54 x 152 mm), aunque de longitudes no muy largas, son diferenciados en el formato pero muy semejantes en las sensaciones de sus fumadas respectivas. Están elaborados a mano y vienen arropados en un capote añejado y finalmente envueltos por una capa madura y aceitosa. 

Infografía: Boneshaker

Cada cigarro viste una anilla negra en la que destaca la imagen de una calavera, con huesos alrededor, que parece velar sobre el nombre de la marca, un logotipo que se reproduce también en las cajas de madera de 20 unidades, igualmente negras, en las que estos puros se presentan a la venta a un precio de 5 y 6 euros respectivamente. 

Los tiempos de sus fumadas se reparten de esta manera: "Mace 60", entre 50 y60 minutos, y "Maul 54", entre 80 y 90 minutos.

La publicidad de Boneshaker en EEUU

Una última cosa como ilustración. La publicidad con la que estos dos cigarros se venden en los EEUU dice algo como esto: "¿Qué es más fuerte que un Bolívar Fuerte original o un Power Ranger Opus X? ¿Qué puede patearte el trasero de tal manera que realmente debería requerir una receta o una carta de tu médico personal antes de que se te permita comprar uno solo?

"La respuesta es la nueva megabomba termonuclear de Nicaragua: el Boneshaker. En Estelí, con la ayuda de la famosa familia Oliva (proveedores de hojas de cigarro para todos los que son alguien desde 1934), Omar Ortez ha creado el primer cigarro que realmente necesita una advertencia en cada unidad: '¡Precaución: este cigarro sólo debe ser fumado por tipos con múltiples tatuajes con bíceps de 18 pulgadas o aparatos de más de ocho pulgadas... de diámetro!' ".  

Sobran comentarios.