Nomm: cómo viajar a Asia sin moverse de Barcelona

El tenue ambiente de Nomm ayuda a relajar y sumergirse en un viaje gastronómico a Asia. Fotos: Rubén Hernando.

Nomm: cómo viajar a Asia sin moverse de Barcelona

El restaurante Nomm despliega los mejores sabores de la gastronomía oriental, para sentir en el paladar las sensaciones de un viaje por Asia

Rubén Hernando

Doña Croqueta

BARCELONA

08/07/2018 - 16:05h

Sí, se puede viajar a Asia sin moverse de Barcelona. Con Doña Croqueta lo hemos podido comprobar en el restaurante Nomm, que le trasladó sensaciones gastronómicas que no sentía desde su viaje por Nyanmar y Tailandia.

Todos esos contrastes, texturas y sabores que despliega la cocina asiática se encuentra en cada uno de los platos de este restaurante.

Su entrada, sobre la calle Paral·lel, tiene algo de enigma: una puerta oculta su interior, que esconde un local cuidado y divertido.

Ambiente relajado

La sala es precedida por una barra, que presenta una muy interesante carta de cócteles. El lugar consigue un ambiente envolvente de calma, gracias a unos farolillos de luz tenue y su arce japonés.

Si hay que buscar un calificativo, sería el de ‘cocina asiática sin fronteras’, porque sus recetas abarcan sabores de China, Corea, Indonesia, Japón o Vietnam.

Inicio con croquetas

Como corresponde, comenzamos degustando las croquetas Nomm, elaboradas con cerdo ibérico y queso fundido con un rebozado crunchy, cero aceitoso y muy divertido.

Seguimos con otro snack, el dim sum. Un platillo tradicional de Hong Kong a base de gamba rebozada. Cabe destacar que la ausencia de aceite y grasas, a pesar de ser un frito, es remarcable. Y ni hablar de su exquisito sabor.
IMG 4935
Dim sum, un platillo tradicional de Hong Kong.

Los platos principales

El momento más intenso llegó con un rediseñado pato Pekín, muy bien cuidado y elaborado.

Cortada en láminas, la carne está jugosa y su piel crujiente. Las verduras se presentan muy cuidadas, el pepino laminado, los brotes verdes y el puerro bien cortado. Todo perfectamente colocado sobre la salsa característica del plato.

pato pekin
Pato Pekín, uno de los momentos más intensos del Nomm.

El ‘steak tartar’ llega con un toque orientalizado, ejecutado con aderezo y acompañamiento asiático.

Para ello la carne es maridada con soja, jengibre, chile y miel, que junto con unas láminas de pera y una falsa yema de huevo, lo convierten en una delicia.

kimchi

Excelente preparación del kimchi.

Luego llegó una de mis pasiones de la gastronomía de ese continente, el kimchi. Es ideal para refrescar y hacer hueco. Advertencia: ¡cuidado los sensibles al picante!

Las verduras estaban muy bien cortadas y encurtidas y bien de picante. Sin duda uno de los más auténticos y mejores kimchi fuera de Asia que he probado.

Las estrellas

Entre los platos estrella destacados del Nomm, se encuentra el dumpling de wagyu y foie.

Todo se combina como una delicia: la carne, el foie, la textura, el deshacer en boca y su sabor. Y acompañado por una rica salsa de champiñones.

Continuamos con el pollo frito estilo Si Chuan, que como la gamba, es rebozado sin grasa ni presencia de aceite. Es una carne muy jugosa que combina genial con el toque crujiente.

La salsa traslada al comensal a Asia, con sake, ajo, jengibre y pimienta Si Chuan.

Imperdibles, los wan ton dumplings, conocidos como “nubes para tragar”. Melosos, suaves y muy ricos, están rellenos de cerdo y un fondo espectacular en el plato a base de salsa de ajo y chile, jengibre, azúcar y vinagre. ¡Un plato sobresaliente!.

IMG 4937
Los wan ton dumplings, melosos, suaves y ricos.

Y el último plato llegó con las costillas de cerdo. Cocinadas a fuego lento durante tres horas, se deshacen en la boca sin tener, apenas, que masticar. Llega acompañado con una rica salsa a base de chile, miel, semillas de sésamo y cebollino.

Otras opciones

Además de estos platos, hay otras alternativas para vegetarianos, como ramén, ostras y mariscos. La oferta gastronómica se cierra con una carta de magnificos postres de los que recomiendo la mousse de chocolate.

Todos ellos se despliegan con el toque para que la experiencia de ir a Nomm sea como viajar a Asia y sin moverse de la mesa en Barcelona.