Nueva York revoluciona la cocina fusión asiática

Inspirado en el antiguo Bombay, Gupshup sofrece baos y wrap, pero también ternera de Kerala y cordero a la brasa

Nueva York revoluciona la cocina fusión asiática

Estos son los nuevos restaurantes de cocina asiática que están triunfando en Manhattan

Nueva York sigue siendo el gran laboratorio gastronómico por excelencia. No hay tendencia a la que los ciudadanos de la Gran Manzana no hayan dado su visto bueno antes de convertirse en una moda global. Lo último allí es la mezcla de cocinas asiáticas con toques de otros lugares del mundo, una fusión auténtica en la que prima el sabor y, cómo no, la rapidez.

Lo saben bien en el último restaurante de ramen que ha abierto sus puertas en Manhattan, a un paso de Central Park. Se trata de la segunda enseña de Momofuku Noodle Bar, con David Chang al frente. Situado en el edificio del Time Warner Center, no solo sirve el clásico ramen elaborado con trigo, sino también de cebada, así como una extensa carta de entrantes, para los que el gran tazón de fideos sepa a poco.

En Bāng Bar (Momofuku Noodle Bar) se mezclan los conceptos árabes del kebab, el pan de pita y las especias y salsas con el cerdo marinado de Corea. Para algunos, el mejor tentempié de media mañana

Para leer más: Osteria Francescana: arte y cocina en el mejor restaurante del mundo

Además, lo complementa con una apuesta: el Bāng Bar, en el que se mezclan los conceptos árabes del kebab, el pan de pita y las especias y salsas con el cerdo marinado de Corea. Para algunos, el mejor tentempié de media mañana.

Momofuku, Nueva York.
Momofoku Noodle Bar.

Todo al ramen

No es la única novedad que toma el ramen como punto de partida. Tomotsugu Kubo ha abierto TabeTomo (131 Ave. A) donde los bowls de fideos se completan con pollo frito kaarage, el estilo que triunfa en Japón. Es un pequeño restaurante con una gran barra, por lo que mucho mejor si se va en pareja o solo. No falta el sake, por supuesto. 

Claro que, si queremos algo nuevo, que esos fideos sean un bing, un plato del norte de China que se sirve en el nuevo Junzi Kitchen de la calle 41. Los fideos se sustituyen por una masa de harina prensada, y tienen carne braseada, salsa y vegetales al vapor. Perfecto si hay prisa, es como un kebab chino.

Junzi Kitchen
En Junzi Kitchen los fideos del ramen se sustituyen por una masa de harina prensada.

Para leer más: Jerez vive su revolución más sabrosa

De Calcuta a Osaka

Si se trata de rizar el rizo, tendremos que irnos a la calle 18. Allí ha abierto Gupshup, una apuesta del cocinero indio Gurpreet Singh, que no ha querido limitarse al rico recetario de su país. Al contrario, pues se puede paladear un ramen con especias y verduras más típicas de un plato de Calcuta que de Osaka.

Con una decoración inspirada en el antiguo Bombay, su carta tiene elementos tan fuera de lugar como los baos o los wrap, pero también mucho cilantro o yuzu, ternera de Kerala o cordero a la brasa. Hay que probar el pan naan con harina multicereales: ¡una delicia!

Gupshup, Nueva York.
Gupshup, Nueva York.

Otro de los nombres que estrena restaurante fusión es el cocinero Hiroki Odo, de origen japonés. Él ha abierto Hall en el distrito de Flatiron, entre la Quinta y la Sexta avenida (calle 17 Oeste) y, como tiene un horario muy amplio, se sirve desde desayunos de estilo europeo a cenas de corte asiático.

Destacan las albóndigas de carne de washugyu y el helado sakekasu, elaborado con leche fresca. Claro que las presentaciones pueden ser en forma de salchicha y ésta pueda ir con un pico de gallo a la mexicana...  Al atardecer, el tapeo con aperitivo italiano y japonés es lo que más se demanda (bruschetta, queso japonés, parmesano, calamares fritos...).

Madame Vo, Nueva York.
La clásica barbacoa coreana se viste de fiesta en Madame Vo, Nueva York.

Entre Corea y Vietnam

Corea y Vietnam se dan la mano en Madame Vo (104 2nd Ave), donde se nos da la oportunidad de convertir la clásica barbacoa coreana en una fiesta de sabores del Sudeste Asiático.

Además, el bulgogi no encierra en lechuga la clásica ternera, sino también casquería como lengua de ternera. Y todo ello con la opción de usar el papel de arroz con el que se elaboran los rollitos vietnamitas. No faltan cócteles de sake y está pensado para cenar en grupo, sin prisas y con muchas rondas de cerveza. Y sí, también tienen varios tipos de phó, a cuál mejor.