Ocho cócteles para sentir el sabor más auténtico de Perú

Las diferentes variedades y fermentaciones del pisco hacen de él un destilado muy versátil. Foto: Promperú.

Ocho cócteles para sentir el sabor más auténtico de Perú

La versatilidad del pisco así como sus diferentes variedades y fermentaciones permiten a los bartender jugar con fabulosas preparaciones

Mar Nuevo

Madrid

11/10/2019 - 14:26h

Cuenta con 400 años de historia y, sin duda, es el destilado nacional de Perú. Desde su zona de origen, en el sur del país andino, experimentó un ascenso meteórico que lo ha llevado a las mejores coctelerías del mundo. Con hasta ocho variedades, el pisco es enormemente versátil, lo que le convierte en el alma de muchos y muy diferentes combinados.

En la franca que va desde Lima hasta Tacna, la ciudad más al sur de Perú, se elabora esta bebida espirituosa que se destila a partir de fruta (concretamente la uva) y no de grano, lo que le permite ofrecer sabores y sensaciones que se ensamblan de forma natural con otras bebidas.

Aromático, no aromático, con tónica, frutas, aguardientes o zumos: la versatilidad del pisco permite a los bartenders explotar su creatividad

[Para leer más: Perú: un país por descubrir más allá del ceviche]

Pero no solo los bartenders lo admiran. España es el segundo país del mundo, por detrás de los EEUU, que más pisco importa por valor, solo en 2018, de 584.654 euros. En 2014 esta cifra apenas superó los 110.000 euros, lo que nos da una idea del crecimiento exponencial en su consumo.

Diferentes preparaciones del pisco. Foto: Promperú.
Diferentes preparaciones del pisco. Foto: Promperú.

Variedades y fermentaciones

Existen hasta ocho variedades de pisco diferentes, como decíamos, que dan lugar ocho grandes tipologías y que a su vez se clasifican en aromáticas -Italia, Moscatel, Torontel y Albilla- y no aromáticas - Quebranta, Negra Criolla, Mollar y Uvina-.

También hablamos de piscos puros -más intensos- y de mosto verde, en función de los diferentes procesos de elaboración que dan lugar a matices de sabor totalmente diferentes.

El pisco sour tiene incluso su propio día nacional en Perú, que se celebra el primer sábado de mayo

Y, ahora sí, vamos con las claves para escoger el mix que satisfaga incluso a los paladares más selectos.

Pisco sour

El combinado de pisco más conocido lo inventó en realidad un norteamericano de paso en Lima y llamado Víctor Morris. En su local, Morris Bar, comenzó a servir hace alrededor de cien años, una bebida inspirada en el whisky sour pero con el pisco como protagonista, además de zumo de limón, azúcar, clara de huevo y hielo.

Desde Lima la fórmula se extendió hasta llegar a los EEUU, donde lo sirvieron desde bares a restaurantes de los más prestigiosos hoteles, donde lo degustaron personajes como John Wayne o Walt Disney.

Pisco Sour. Foto Promperú.
El pisco sour es la variedad más conocida. Foto: Promperú.

Hoy tiene incluso su propio día nacional que se celebra el primer sábado de mayo, y donde se rinde homenaje a esta bebida peruana por excelencia.

Pisco chilcano

Pisco puro, jugo de limón, amargo de angostura, ginger ale y azúcar dan como resultado el pisco chilcano, un combinado frecuente para acompañar las comidas.

Se le atribuyen propiedades reconstituyentes y saltó de los bares y pulperías humildes de inmigrantes como el Santiago Queirolo, el Cordano, el Carbone o el Arboccó a la carta de los restaurantes más exclusivos del país.

[Para leer más: 48 horas en Lima: arte urbano, moda, ceviches y pisco]

Capitán

Creado en los años 20 del pasado siglo, la tradición sitúa su origen en la sierra de Puno, al sureste del país, donde los capitanes del ejército lo consumían la terminar sus rondas como instrumento para vencer el frío. Desde allí, y atravesando las cumbres peruanas, llegaría después a Lima.

Se caracteriza por incorporar vermut rojo, pisco, cereza y hielo. Al servirlo se recomienda enfriar bien el vaso para asegurar que se toma a la temperatura idónea.

Piscos. Foto Promperú.
El pisco capitán incorpora cerezas. Foto: Promperú.

Pisco point

El point es uno de los cócteles más dulces y frescos que ofrece este aguardiente de uva, lo que le convierte en un excelente candidato para competir con las novedades más atrevidas de la mixología.

Está elaborado con pisco, licor de manzana, anís de estrella y amaro siciliano, un licor de hierbas digestivo.

Pisco tonic

Sin mucho misterio, tal y como su nombre indica este pisco se combina con tónica, lo que le proporciona un toque dulce y fresco gracias al carbónico.

Quienes saben de esto lo recomiendan como primer acercamiento al pisco, especialmente si ya eres fanático del gin tonic.

Andes amables

Pese a su nombre poético se trata de uno de los cócteles de sabor más potente e intenso, ya que combina pisco y vodka. Para suavizarlo se añaden zumo de limón y hielo, con lo que se logra un toque refrescante.

Piscos Promperú
De clásicos como la tónica a innovadores como el aguaymanto; el pisco se atreve con todo. Foto: Promperú.

Peruano flip

Y de uno muy fuerte pasamos a otro delicadamente dulce, el peruano flip, que se recomienda para el postre debido a sus ingredientes dulces, a saber, pisco, crema de leche, crema de café, una yema de huevo y tres cubitos de hielo.

Suele servirse con chocolate y fruta, un acompañamiento que lo convierte en la bebida ideal para tomar después de comer o a media tarde. Contiene

Aguaymanto

El pisco se atreve aquí con uno de los catalogados como ‘superalimento’, concretamente el aguaymanto, un tipo de fruto carnoso y jugoso que, además de un delicioso sabor, es alto en proteínas, fósforo y vitaminas A, B y C.

En su preparación se añaden también azúcar, crema de coco y hielo dando lugar a un combinado de sabor afrutado muy dulce y refrescante.