¿Pagarías 500.000 euros por un whisky?

El whisky Macallan 1926 se vendió a 500.000 euros cada botella.

¿Pagarías 500.000 euros por un whisky?

Dos botellas de un whisky The Macallan fueron vendidas por un millón de euros en el aeropuerto de Dubái

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

05/05/2018 - 04:25h

La venta de dos botellas exclusivas de un whisky The Macallan, elaborado en 1926, rompió todos los récords de venta de bebidas; una operación más cercana a la inversión que al gusto por probar un destilado único.

La operación se concretó en un millón de euros por las dos unidades. El whisky fue destilado en 1926 y envejeció durante 60 años en barricas de roble de jerez antes de embotellarse y lanzarse al mercado en el año 1986.

Arte y sabor

De las 40 botellas producidas, 12 pasaron por las manos del artista británico Peter Blake, creador de la portada de The Beatles "Sgt Pepper's Lonely Hearts Club Band", para crear el arte de las etiquetas.

Otras 12 fueron destinadas a Valerio Adami, uno de los artistas de arte pop más destacados de las últimas décadas.

Las botellas de The Macallan 1926 se pagaron un 488% más que hace una década

Cada uno presentó una etiqueta única para las botellas, para tentar tanto a los amantes del arte como a los coleccionistas de whiskies.

Precio por las nubes

Cada botella originalmente se vendió a un precio de 22.000 euros, y la última unidad vendida de forma individual conocida se comercializó en 2007 en Christie's, a un precio de 85.000 euros. Pero con la reciente venta su coste se disparó un 488%.

Sin embargo, no es la mayor venta si se toma en forma individual: The Macallan M Imperiale, de la misma destilería, se vendió por 525.000 euros en Sotheby’s de Hong Kong en 2014.

En un aeropuerto

La venta de las dos botellas se realizó en un lugar poco frecuente en este tipo de transacciones: el aeropuerto de Dubái. Allí tiene su tienda Le Clos, una firma especializada en vinos y destilados de lujo, que ofrece servicios como el grabado personalizado de botellas, conserjería y catas exclusivas.

Allí un empresario internacional se llevó las botellas tras pagar el millón de euros, y no se sabe si algún día abrirá el destilado para probar este whisky que se acerca a su centenario.