En este restaurante los influencers comen gratis

Sushi bar usa a los seguidores de Instagram como moneda de pago.

En este restaurante los influencers comen gratis

Un restaurante de Milán cobra los platos de acuerdo a los seguidores en Instagram: cuanto más popular, menos se paga

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

21/10/2018 - 16:30h

Un restaurante de Milán lanzó una propuesta de marketing que parece extraída de uno de los capítulos de Black Mirror: los comensales con más seguidores en Instagram podrán obtener algunos platos gratis, o cenar sin pagar un céntimo.

La idea fue lanzada por This is not a sushi bar, una cadena de seis restaurantes de la ciudad italiana regenteada por sus hermanos Matteo y Tomaso Pittarelo. Con la apertura de un local en el centro de la ciudad, el restaurante de comida japonesa buscó una herramienta barata de promocionarse y ganar popularidad.

La propuesta es que al momento de comer, se suba una foto del local o de los platos con menciones al restaurante, y presentarla en el mostrador. Si el cliente puede demostrar que tiene 1.000 y 5.000 seguidores tendrá un plato gratis. Y así en una escala ascendente: entre 5.000 y 10.000 se obtienen dos platos, de 10.000 a 50.000 cuatro, de 50.000 a 100.000 ocho, y si se cruza esta barrera, al influencer se le garantiza una cena sin tener que sacar la cartera (aunque las bebidas están excluidas).

Freno a las propuestas de influencers

Los hermanos Pittarelo dijeron que esta campaña les sirve para evaluar si vale la pena abrirse a un mayor servicio presencial, ya que el 80% de sus comandas son para envíos a domicilio.

Si un influencer puede demostrar que tiene más de 100.000 seguidores en Instagram el restaurante le regala una cena

Pero aunque no lo digan explícitamente, también es una forma de alejar a la nube de supuestos influencers que merodean por cada nuevo local proponiendo comer gratis a cambio de un post con comentarios positivos, práctica que irrita a varios dueños de restaurante, así como de hoteles.

Estrategia de marketing barata

Además a los dueños del restaurante no le implica una gran inversión económica: el cliente que tenga un plato gratis por demostrar que tiene 5.000 seguidores en Instagram se ahorrará, como mucho, unos 14 euros que cuesta un mix de sushi y sashimi, por ejemplo.

Además, al ser un restaurante de sushi, un solo plato seguramente dejará con algo de hambre, por lo que hay que ser un verdadero crack de las redes sociales para que sea negocio ir a comer a este local y aprovechar esta promoción.