Un chef para cada cliente

Vapiano ofrece un modelo interactivo de servicio en el que hay un chef para cada cliente. Infografías: Jordi Català

Un chef para cada cliente

El restaurante Vapiano introduce en Barcelona su atractivo modelo de chefs personalizado para cada cliente

Jordi Català

Ver Instagram

BARCELONA

18/02/2018 - 04:55h

Acaba de aterrizar en Barcelona la novísima fórmula Vapiano de comida italiana, tranquila, relajante y cosmopolita al mismo tiempo, con una gastronomía personalizada, fresca e inmediata, y todo ello envuelto en ecología, sostenibilidad, e incluso un obvio recurso al Slow Food (como Vapiano indica) para quien así lo prefiera.

Vapiano Barcelona, ubicado en el centro Diagonal Mar, cuenta con capacidad para 350 comensales atendidos por un equipo de más de 50 profesionales, lo que responde a la voluntad de la cadena alemana de ser una fuente de creación de empleos (entre 40 y 80).

Vapiano es una idea lifestyle gastronómica, pionera en el sector fast casual, que se inicia en el 2002 en Hamburgo y hoy está presente en 33 países y cinco continentes con más de 200 restaurantes. En el 2018, Valpiano abrirá entre 30 y 35 nuevos locales. En España, la marca, que también cotiza en la bolsa de Frankfurt, se desarrollará en Barcelona, Madrid y en las principales ciudades del país.  

La idea de los fundadores era crear restaurantes fresh casual dinning, para comensales de perfil flexible y urbano, que disfrutasen de frescura gastronómica y fueran libres de solicitar sus preferencias individuales, ubicados en espacios gastronómicos abiertos, cómodos, afables y con amplias superfícies, (1.100 metros cuadrados en este caso), que asegurasen la ausencia de aglomeraciones, la confortabilidad, el movimiento en libertad y la flexibilidad, tanto para determinar los platos como para escoger cómo y de qué manera apetece comerlos.Y todo ello con precios muy ajustados. 

La zona de 'showcooking' es una cocina abierta en la que los clientes interactúan con los chefs

La fórmula ofrece comida italiana de alta calidad, también cambiante y estacional, con pasta fresca (hay hasta diez tipos distintos), salsas, postres y pizzas elaborados cada día y horneados al momento. Vapiano inventa un sistema único de restauración en el que cada cocinero prepara los platos con los ingredientes que cada cliente desea.

Infografías: Jordi Català

La innovadora zona de showcooking, en la que se cocina cada plato delante del comensal, es un concepto interactivo de cocina abierta en el que los clientes comunican directamente sus preferencias y necesidades a su ''Chef-Vapianista'', lo que facilita que las personas con intolerancias alimentarias, vegetarianos, veganos, o cualquier otra tipología de dieta alimentaria puedan adaptar sus preferencias, sin olvidar una más que excelente carta de vinos y bebidas.

Vapiano también ofrece un atractivo espacio dedicado al "chill-out" y a la coctelería entre horas. El sistema de pago consiste en una tarjeta con chip que facilita autonomía y simplicidad al registrar los consumos que se cobran a la salida.

El CEO de Vapiano España, Ignasi Ferrer, comenta: "Estamos muy satisfechos con esta primera apertura en Diagonal Mar, donde hemos dispuesto de un espacio icónico en el que nuestro concepto de restauración se ha podido plasmar de forma óptima.

"Además, hemos podido configurar une excepcional equipo de profesionales, alegres y entusiastas, que transmiten muy bien la filosofía y el espíritu Vapiano; posiblemente sea el factor humano lo que más destaque en este restaurante. El resultado es una muy buena acogida por parte de nuestros clientes, aunque vamos a seguir trabajando para asegurar y mantener el espíritu y la experiencia Vapiano".

El estudiado interiorismo del local, de ambiente mediterráneo, permite el despliegue del concepto Vapiano partir de mobiliario de diseño de roble, de tonos claros y relajantes y de la presencia discreta pero abundante de vegetales: jardines verticales, que climatizan y oxigenan, olivos centenarios transplantados al local, y plantas en macetas que decoran las mesas y que sazonan los diferentes platos. La música y la iluminación, adaptadas a cada momento del día son variables en intensidad, cromatismo y contenidos, y complementan un entorno interior preferentemente diáfano que incrementa la sensación de singularidad en cada comensal.