Sí, se puede tomar el té de las cinco en el Parlamento británico

Visitantes del Parlamento británico podrán disfrutar del mejor té de las cinco de la tarde.

Sí, se puede tomar el té de las cinco en el Parlamento británico

The Terrace Pavilion, en el edificio del Parlamento británico, ofrece un elegante té con vistas al Támesis. Para degustar al menos una vez en la vida

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

03/10/2017 - 18:45h

Un entorno único para tomar el té y disfrutar de diferentes pasteles en las tardes londinenses. En Londres hay cientos de sitios donde saborearlo, pero ninguno como el restaurante del Parlamento británico, donde es posible compartir este ritual bajo las columnas de uno de los edificios más representativos del país.

Para tomar el té de la tarde en el Parlamento se necesita, previamente, pagar por un tour. Antes o después de disfrutar de los mejores biscuits e infusiones, el visitante podrá recorrer los salones y pasillos abiertos al público del palacio.

Visitar las Cámaras del Parlamento implica atravesar un minucioso control de seguridad. Una vez el visitante haya cruzado los escáneres al estilo aeropuerto, se encontrará directamente en el Westminster Hall, el edificio más antiguo de la finca parlamentaria, que data del siglo XI. Los visitantes son recibidos por un elegante maître que hace las veces de guía.

Luego de caminar por varios pasillos de forma laberíntica y de cruzar varios letreros de ‘Do not enter’, se llega a una enorme y elegante escalera alfombra roja. Al descender por tan imponente estructura, de barandas doradas y enmarcada por hermosas pinturas colgadas de las paredes, se empieza a atravesar un sin número de puertas dobles para llegar al destino final donde disfrutar del tan esperado té de las cinco de la tarde, la Terrace Pavilion.

Standing reception Terrace Pavilion
Sala de recepciones del Terrace Pavilion, con capacidad para 200 personas. 

Sabor tradicional y las mejores vistas

Un salón alargado despliega impactantes vistas al Támesis. La entrada a la Terrace Pavilion posee puertas y ventanas panorámicas de cristal. Si se tiene suerte y el pésimo clima de Londres lo permite, el visitante podrá sentarse en una de las mesas de la terraza. Pero si llueve se podrá alojarse en el interior del salón, desde el cual se tiene una de las mejores postales de la ciudad, enmarcada (o no) por un cielo gris.

Terrace Pavilion view
Vista al Támesis y al London Eye desde el Terrace Pavilion. 

Tan pronto el comensal se sienta, un elegante camarero le lee la carta. Ocho tés a elegir, compuesto de negro, verde y frutas opcionales. Luego la carta de los bizcochos, donde hay una amplia oferta, incluida opciones sin gluten y vegetarianas.

Sándwiches de pepino encurtido y queso crema envueltos en pan de centeno, bollos de salmón con crema de rábano picante, gel de limón en pan de centeno y berenjena asada a la parrilla, pescado vegano y tomates secos al horno son solo algunas de las propuestas. Por supuesto las tartas de una amplia variedad de frutas y galletas de todo tipo no pueden faltar en el pedido.

El té de la tarde y la comida son llevados a la mesa expuestos en un elegante stand. La vajilla y cubertería que adorna la mesa es delicada y refinada llevándose varias miradas por detallado diseño en plata con que están hechos. 

té en el terrace pavilion
Té y bizcochos ofrecidos en el Terrace Pavilion del Parlamento birtánico. 

El té de la tarde está disponible en Terrace Pavilion de martes a sábado. Las sesiones de la semana son a las 15:45 horas, con dos sesiones durante el fin de semana a las 14:00 y 15:45.

El costo de una taza de té es de 32,5 euros, pero todos los visitantes también deben pagar por una visita guiada o de audio.