Siete restaurantes para enamorarse de las islas Canarias

El restaurante de el Mirador de la Peña. Foto María Avelina García | El Mirador de la Peña.

Siete restaurantes para enamorarse de las islas Canarias

Uno por isla, escogemos los mejores restaurantes del archipiélago canario

José Manuel Torres

Valencia

27/07/2019 - 18:30h

Playas, naturaleza, cultura y una belleza excepcional se dan cita en las islas Canarias donde, además, encontramos una gastronomía que fusiona con perspicacia recetas tradicionales españolas con influencias africanas y latinoamericanas. Desde los más clásicos a los más innovadores, recorremos, isla a isla, los mejores restaurantes para comerse el destino.

La cocina canaria muestra la enorme y excelente oferta de las islas con sus pescados, mariscos, carnes, frutas y verduras

El Risco (Lanzarote)

En el pueblo pesquero de la Caleta de Famara, en Teguise, se dan cita un importante número de restaurantes de playa, pero si tuviéramos que elegir uno, que representara la extraordinaria gastronomía de Lanzarote, nos decantaríamos por El Risco.

La decoración del comedor es acogedora y marinera, y un enorme ventanal proporciona unas esplendorosas vistas al risco y a la playa de Famara.

Restaurante El Risco, Lanzarote.
Restaurante El Risco, Lanzarote.

Óptima gastronomía con un servicio familiar destacable en la que el mar es pieza esencial de su oferta: pulpo a la plancha, paté de marisco, ropa vieja de pescado, crepes rellenos de espinacas y marisco, paella de pescado o arroz caldoso con bogavante son algunas de sus más preciadas y demandadas elaboraciones.

Ofrece, además, una buena carta de vinos blancos canarios y meritoria repostería casera.

[Para leer más: Los mejores beach club para tomar una copa (o pasar todo el verano)]

El Equilibrista 33 (Gran Canaria)

En el corazón de Las Palmas de Gran Canaria, el chef Carmelo Florido propone, en su restaurante El Equilibrista 33, una cocina canaria con toques creativos, preservando siempre la esencia de los sabores ancestrales de una tierra que tiene mucho que ofrecer culinariamente hablando.

El chef Carmelo Florido firma las propuestas de cocina canaria con toques creativos de El Equilibrista 33

Gastronomía tradicional a la que Florido da una vuelta de tuerca en creaciones tan sorprendentes como su gazpacho de mango con langostinos y cilantro, milhojas de tomate con queso fresco y pesto de albahaca o makis de calabacín con gofio.

El Equilibrista 33, Gran Canaria.
El Equilibrista 33, Gran Canaria.

Entre los platos principales destacan el pollo de corral con papitas y salsa picante, los medallones de solomillo en hojaldre con reducción de tinto canario o las papitas al limón con langostinos.

La Cúpula (Fuerteventura)

En el interior del Gran Hotel Atlantis Bahía Real 5 estrellas de Fuerteventura, y emplazado en primera línea de playa, junto al Parque de las Dunas de Corralejo, con vistas a la isla de Lanzarote, encontramos el restaurante La Cúpula.

Se trata de un establecimiento premiado con un Sol Repsol, y asesorado por el cocinero catalán Carles Gaig, premiado con una estrella Michelin.

La Cúpula presume de su decoración elegante, servicio impecable y una propuesta de vinos que evidencia lo mejor de fuera y dentro de nuestro país.

Aunque la carta muestra platos tan delicados como las lentejas de Fuerteventura al plancton marino, zamburiña y langostino o el lingote de cabrito majorero con verduritas de temporada, es deseable dejarse llevar por alguno de sus dos menús degustación existentes: La Cúpula, con aperitivo, cinco platos y dos postres por 85 euros o el Bahía Real, con aperitivo, tres platos y dos postres por 55 euros.

Restaurante La Cúpula, Fuerteventura.
Restaurante La Cúpula, Fuerteventura.

[Para leer más: Próxima parada: Lyon, capital gastronómica mundial]

NUB (Tenerife)

Nub es el sueño de dos chefs: Andrea Bernardi y Fernanda Fuentes. Bernardi, originario de Roma, fue nombrado en el 2010 Mejor Chef de Canarias y de España Adecco, y desde el 2017 su restaurante NUB, emplazado en San Cristóbal de la Laguna, en Tenerife, es poseedor de una estrella Michelin.

Por su parte, Bernardi, nacida en Chile, con formación en administración gastronómica, es experta en todo lo que tiene que ver con el dulce. Ella llegó a Tenerife en 2011 y, desde entonces, trabaja mano a mano en NUB con su marido Andrea Bernardi.

NUB presume de su cocina de raíces, mostrando una conexión de culturas entre Chile, Italia y Tenerife, y utiliza para ello productos locales. 

Restaurante NUB, en Tenerife.
Restaurante NUB, en Tenerife.

De dimensiones reducidas (tan solo cuenta con cinco mesas), el comedor es sin embargo espacioso y moderno.

La propuesta gastronómica se basa en diferentes menús: Lauquen, a 75 euros, Nuvola, a 95 euros, Maridaje de Conjunto de Jugos, Licuados y Fermentados a 30 euros, y el menú con maridaje de vinos por 65 euros.

El Ingeniero (La Palma)

Situado en un paraje natural del municipio de Breña Alata, al este de la isla de La Palma, se levanta un caserío de principios del siglo XVIII conocido como El Ingeniero, antaño dedicado a la producción de tabaco y hoy famoso por una cocina que despliega en su carta platos del recetario palmero en un espacio de enorme apostura.

El Ingeniero (La Palma).
El Ingeniero (La Palma).

El restaurante dispone de un comedor en el que la madera del pino canario es parte esencial de su grata decoración, así como de una zona ajardinada, con bar y terraza.

En su carta aparecen gustosos platos como el confit de pato con culis de mango, puré de batata y setas, calamarcitos rellenos con alioli de tinta de calamar o postres como el plátano natural con sopa de maracuyá y helado de coco, además de una más que deliciosa selección de quesos palmeros.

Restaurante El Ingeniero, La Palma.
Comedor de El Ingeniero, en la isla de La Palma.

Mirador de la Peña (El Hierro)

Se cumplen ahora 30 años desde la inauguración de El Mirador de La Peña, situado sobre el risco de Tibataje, en Guarazoca, punto emblemático de la isla de El Hierro y diseño del omnipresente artista canario César Manrique. Ofrece increíbles vistas panorámicas de la costa oeste de la isla con una altura que supera los 700 metros.

Aunque es lugar de peregrinaje turístico, el paraje es muy tranquilo y su restaurante, también diseñado por Manrique, posee vistas espectaculares y una propuesta gastronómica tradicional desarrollada con los excelentes productos de El Hierro (queso herreño, papas arrugás, pescado fresco…).

El comedor del restaurante es pasmosamente espacioso, fresco y acogedor, y rinde homenaje a la tierra con sus plantas autóctonas, sus amplios ventanales con magníficas vistas y los techos de piedra.

El comedor de El Mirador de la Peña es obra de Manrique
César Manrique firma el espacio del Mirador de la Peña, también de su restaurante. Foto: María Avelina García.

Acompañar los platos con alguno de los exquisitos vinos herreños y tomar el café en la terraza para continuar disfrutando de las pasmosas vistas del mirador son algunas de las claves para una experiencia de diez.

Restaurante Parador (La Gomera)

El restaurante que se aloja en el interior del Parador Nacional de Turismo de la Gomera es uno de los sitios donde mejor se come en la isla.

Situado en el Lomo de la Horca, en un punto único sobre la ciudad de San Sebastián de La Gomera, es el lugar donde el chef Juan José Alonso muestra sus dotes con sus platos de cocina regional creativa, apostando por productos de la isla como el almogrote -un moje con textura de paté típico de La Gomera elaborado con queso curado de la isla-, la carne de cabrito y la miel de palma.

Vistas desde el Parador de La Gomera.
Vistas desde el Parador de La Gomera.

Su amplio comedor con decoración colombina tiene capacidad para 120 comensales.

En este fresco y elegante espacio se ofrecen platos tan celebrados como las tostas de Almogrote, el salmorejo de tomates canarios con camarones y caviar de mújol, el solomillo de atún rojo con aceite de cilantro o la paletilla de cabrito asado a las hierbas del monte con patatas panaderas, entre otras exquisiteces.

Cuenta, además, con una gran carta de vinos, con especial mención especial a los vinos canarios, y un buen servicio, que hacen de contrapunto perfecto a una propuesta sustancial y sugestiva.

Leche asada con helado de miel de palma. Foto Parador de La Gomera.
Leche asada con helado de miel de palma. Foto Parador de La Gomera.