Štrukli de queso o cómo disfrutar de Croacia a bocados

El tesoro gastro de Croacia. Foto: Maja Danica Pecanic | Turismo de Croacia.

Štrukli de queso o cómo disfrutar de Croacia a bocados

Reconocido como Bien Cultural Inmaterial y originario de la región de Zagorje, el pastel de queso hoy es uno de los sabores más reconocidos de toda Croacia

Mar Nuevo

Madrid

20/05/2020 - 14:14h

Un fino hojaldre enrollado que contiene en su interior queso fresco y se recubre por una salsa de huevo, crema de leche agria y más queso. Sencillo, asequible y delicioso, el štruklji o štrukli es uno de los sabores que definen a Croacia, tan rico como fácil de hacer en casa.

Como todas las recetas, la del štrukli también cuenta una historia que, en este caso, nos traslada a la región de Zagorje, al norte del país, donde madres y abuelas han amasado durante siglos la pasta fina que, rellena y horneada, sirve de entrada o comida principal, se puede añadir a las sopas o transformarse en un dulce postre.

El štrukli está protegido en Croacia como bien cultural inmaterial y tiene su propia fiesta anual, la Štruklijada

De ingredientes fácilmente accesibles, saciante y resultona, la especialidad traspasó los límites de las regiones de Krapina-Zagorje y Varaždin para llegar a las mesas de toda Croacia y hoy es uno de los platos más reconocibles de su gastronomía.

[Para leer más: Maravillas de la costa de Croacia para descubrir navegando]

Tanto es así que, en 2007, se protegió el zagorski štrukli como comida autóctona al reconocérsele el estatus de bien cultural inmaterial de la República de Croacia.

El strukli es un símbolo de la cocina croata. Foto Ivo Biocina Turismo de Croacia

El strukli es un símbolo de la cocina croata. Foto: Ivo Biocina | Turismo de Croacia.

Y no es solo eso: desde 2009 y en su honor, en la localidad de Kumrovec, en el condado de Krapina-Zagorje, cerca de la frontera con Eslovenia (y famoso porque allí nació el expresidente yugoslavo Josip Broz Tito), se organiza Štruklijada, un evento ideado para promover y preservar la preparación tradicional de štrukli, que atrae a cada vez más visitantes croatas y extranjeros.

Cómo se prepara el štrukli

Según la receta local, los štrukli pueden prepararse cocidos o al horno.

En cualquier caso, la masa principal rellena de ricota es la base del plato pero, mientras que los štrukli hervidos en agua salada se pueden cubrir con migas de pan fritas o poner en sopa, los štrukli al horno se cubren con crema de leche antes de la cocción.

 

 

La masa del štrukli lleva harina, un huevo, agua tibia, un poco de vinagre y aceite, ingredientes que deben amasarse bien dejarse reposar. Después se estirarla bien y se rellenar con una combinación de ricota, sal, huevo y crema agria. Si optamos por una versión dulce, se añade azúcar en este último paso.

La masa rellena se enrolla con ayuda del mantel donde lo hemos amasado y luego se corta en cuadraditos.

En el caso de los cocidos, se ponen en agua salada hirviendo durante 20 minutos. Por encima se puede añadir pan rallado frito, cebolla y perejil y azúcar, y se sirve caliente.

En el caso de que prefiramos hornearlos, se cubren generosamente con la mezcla de crema y se colocan al horno durante aproximadamente 45 minutos, hasta que estén dorados.

strukli cheese strudel optimized for web zeljko koprolcec

Siempre de queso, puede ser dulce o salado. Foto Zeljko Koprolcec | Turismo de Croacia.

Más sabores croatas

Además del pastelillo de queso, la gastronomía croata ofrece otros muchos sabores, algunos de ellos sorprendentes, ya que su cocina va de la más pura gastronomía mediterránea hasta platos turcos y centroeuropeos.

En la zona de la costa predomina el pescado y el marisco, mientras que en el interior destacan los asados de carne y los suculentos guisos.

También, y como consecuencia del milenario cultivo de la vid y el olivo, cuenta con excelentes vinos -destacan los blancos del norte y los tintos del sur- y aceites de oliva virgen extra.

Quesos de Croacia

Y para amantes del queso, como son los croatas, que pueden degustarlo del desayuno a la cena, en fiestas o como aperitivo, merece la pena conocer algunas de sus especialidades, que van del suave škripavac al potente queso de Pag.

Los mejores quesos de Croacia. Foto Maja Danica Pecanic | Turismo de Croacia.

Los mejores quesos de Croacia. Foto Maja Danica Pecanic | Turismo de Croacia.

 

Este último es, de hecho, uno de los más apreciados -y premiados en concursos internacionales- entre los quesos croatas. Se elabora con leche de ovejas que pastan cerca del mar, por lo que tiene una salinidad natural. Las elaboraciones incluidas en la Indicación Geográfica envejecen durante un año antes de ser consumidas, aunque puede disfrutarse también con solo unos meses de maduración.

El queso fresco elaborado con leche de vaca acidificada y no pasteurizada es también un clásico en los hogares croatas, especialmente en las zonas de Zagreb y Hrvatsko zagorje, mientras en la Croacia continental la prgica es la variedad de queso más común.

Con forma de cono y sabor picante, llamado también turoš o sirel, se elabora a partir de leche de vaca fresco, fermentada durante varios días y a la que se añaden sal y pimienta roja molida.

El queso blando škripavac, de leche entera, que tradicionalmente se produce en Lika, en las aldeas al pie de la montaña de Velebit y de Velika Kapela, en Gorski kotar y en Kordun, también figura en la lista de los bienes culturales protegidos de la República de Croacia.

Con leche de vaca o de oveja, es el más fresco que puede obtenerse, ya que se hace a partir de leche recién ordeñada que se cuela utilizando un paño grueso y se somete a una calefacción ligera, suficiente para derretir el cuajo que sirve para su coagulación.

Por último, el queso de la mišina es un queso aromático de la leche de oveja, tradicionalmente elaborado en las zonas montañosas alrededor de las ciudades de Zadar, Šibenik, Split y Dubrovnik. Su mayor característica es que envejece en las bolsas de cuero de oveja que dan a este queso su sabor fuerte y reconocible, pero también su original forma.