Un cava exclusivo con nombre de mujer

De las parcelas más exclusivas -parajes- surgen viñas extraordinarias.

Un cava exclusivo con nombre de mujer

Núria Claverol es una línea de cuatro cavas monovarietales que van más allá de lo excepcional

Jordi Català

Jordi Català Infographics

Barcelona

01/03/2020 - 14:36h

El río Anoia acompaña siempre a las fincas de la bodega Sumarroca, que se extienden en más de 464 hectáreas de cultivo y en 200 hectáreas de bosques propio, que protegen a las viñas, en pleno corazón de la comarca del Penedés, entre Barcelona y Tarragona. También a los exclusivos cavas Núria Claverol, una declaración de intenciones y un homenaje a la figura de la mujer en el mundo empresarial.

En las poblaciones de Banyeres del Penedès, Subirats, Sant Sadurní d´Anoia y Monistrol d’Anoia, se sitúan las parcelas de Sumarroca, enclavadas en unas zonas muy especiales con amplios viñedos de múltiples variedades como pinot noir, chardonnay, xarel-lo, macabeo o parellada, algunas de ellas autóctonas y referenciales en el país del cava.

Rendir homenaje a la importancia de la figura de la mujer dentro del mundo empresarial y su función central en la familia, como madre y como punto de referencia

[Para leer más: Una sorpresa gastronómica en un distrito excepcional]

Finca Paraje Peretes. Foto Sumarroca.

Finca Paraje Peretes. Foto: Sumarroca.

Un mosaico de paisajes, vinos y sabores

Las diversas fincas y parcelas con que cuenta Sumarroca definen cualidades, características y detalles únicos y diferenciados que transmiten una personalidad organoléptica y física a cada uno de sus vinos.

- Finca Heretat Sabartés. 25 hectáreas de viñedo que en el pasado perteneció a la marquesa de Griny. Una finca alrededor de una mansión palaciega con un gran encanto y que se utiliza para turismo enológico y la celebración de todo tipo de eventos. Es un bastión de las variedades blancas.

- Finca Molí Coloma. Es el corazón de Sumarroca, la bodega tiene allí su cuartel general. Es una finca donde la uva protagonista es la Pinot Noir y que cuenta con 2,7 hectáreas de cultivo. En su día fue un molino papelero y cuenta con sus propias cavas subterráneas donde, a día de hoy, aún se arrima y remueve el cava manualmente, prácticamente un espacio museístico con rutas de turismo enológico a sub alrededor.

Infografía: Jordi Catalá.

Infografía: Jordi Catalá.

 

Finca Sumarroca. La finca de mayor extensión, más de 400 hectáreas, protegida por el macizo de Montserrat y que cuenta con una diversidad de flora y fauna excepcional y única, que habla bien de la calidad del terreno y de su agricultura.

Dentro de esta finca, existen parcelas que permiten los Cavas de Paraje como los Núria Claverol, parajes singulares como: Rosendo, Cols, Peretes o Molí Coloma, ideales para el cultivo de excelentes uvas en un entorno de respeto máximo por la naturaleza.

Gracias a esa gran cantidad de terrenos de cultivo, la producción de uva de los viñedos abastece al cien por cien la producción de la totalidad de los cavas Sumarroca, algo que permite a la bodega no recurrir a cosechas externas y, por lo tanto, tener un mayor control del fruto desde el origen hasta su embotellado.

F2

Infografía:Jordi Català.

[Para leer más: Passeig de Gourmets: alta gastronomía para todos los públicos]

Ecología y sostenibilidad

Sumarroca, siempre ha trabajado desde los parámetros de la viña ecológica pero es en el 2014 cuando adquiere oficialmente la categoría de productora de vinos ecológicos con el certificado CCPAE.

La producción de sus vinos y cavas es orgánica y sigue una política cercana a la agricultura biodinámica con el abonado de compost ecológico, vacuno y bovino, los cultivos de cereales que protegen las viñas y la introducción de ganado como el ovino y la experimentación que ha concluido en casos paradigmáticos como la elaboración del vino 2CV.

Helena Mayor es brand ambassador de la firma

Helena Mayor es brand ambassador de la firma.

La joya de la corona: Núria Claverol

Los cavas más exclusivos de la familia corresponden a la línea Núria Claverol, unos cavas monovarietales, ecológicos y muy especiales que se elaboran a partir de la vendimia manual de unas uvas procedentes de unas parcelas calificadas como de ‘Paraje’ paraje o viña concreta, que pasa por una exigente lista de criterios de selección y que es prensada entera para conseguir a través de la gravedad sus mejores cualidades, convirtiéndose en uno de los «Nurias» de cavas Sumarroca.

Infografía: Jordi Català.

Infografía: Jordi Català.

El porqué del nombre

La filosofía e idea de Núria Claverol nació en 2004. Los hijos de Núria y Carlos Sumarroca, con el beneplácito de su padre, decidieron homenajear a su madre con un cava elaborado bajo los criterios de Paraje, único y genuino a través de un viñedo viejo y con un clon muy complejo de xarel·lo, al que darían el nombre de su madre, Núria. Se trataba de rendir homenaje a la importancia de la figura de la mujer dentro del mundo empresarial y su función central en la familia, como madre y como punto de referencia.

Para ello, encargaron un diseño único y especial, inspirado en las antiguas ánforas griegas. La combinación de diseño y viña posibilitó el lanzamiento de Núria Claverol Homenatge, el primero de todos los posteriores Núrias y el único de los cuatro que está firmado por los tres hijos: Carles, Albert y Jordi.

F4

Infografía: Jordi Català.

Y así nació la línea Núria Claverol que, además, cuenta con un gran diseño, basado en la forma de las ánforas griegas, que fue el ganador del prestigioso premio ADI-FAD 2004 y que, como el resto de vinos Sumarroca, desde el 2018, cuentan con el sello ecológico y uvas de diferentes de diferentes fincas calificadas como Parajes: Paraje Peretes, Paraje Cols, Paraje Rosendo y Paraje Molí Coloma, dentro de los terrenos de cavas Sumarroca.

Vestuario y packaging con metáfora de diseño

El paralelismo con la vida dedicada a la empresa y al trabajo de Núria Claverol fueron fuente de inspiración del diseño de las botellas de Núria Claverol que se inspiró directamente en las antiguas ánforas griegas, en las que la figura de la mujer iba más allá del espacio doméstico, ya que en los talleres de producción de ánforas se ocupaban de los hornos, de la cocción, y de la gestión, y es conocida la existencia de mujeres emprendedoras y dedicadas a la actividad empresarial a la producción y al comercio de ánforas, cuyo sello de identidad (firma) se añadía a las asas.

F5

Infografía: Jordi Català.