Una ruta y siete planes para comerse Sicilia

Un buen plato de pasta y felicidad ¿acaso no son la misma cosa? Foto Getty Images

Una ruta y siete planes para comerse Sicilia

De los panelle de Palermo al cannolo de Agrigento pasando por los arancini de Catania, exploramos mesas, manteles y mercados para saborear Sicilia

José Manuel Torres

Valencia

08/02/2020 - 14:45h

Sicilia es el paraíso de los foodies. Con una de las gastronomías más completas de Italia, en todas y cada una de sus provincias -Palermo, Agrigento, Catania, Caltanissetta, Enna, Messina, Ragusa, Siracusa y Trapani-, se come de maravilla. Entre tanto donde elegir y tantos productos autóctonos que probar, buscamos los arancini más crujientes, el pescado más fresco y la pasta mejor cocinada.

Es importante saber que encontraremos en Sicilia comida disponible para todos los bolsillos, desde restaurantes extremadamente refinados a otros más asequibles, sin olvidar los mercados, donde se disfruta observando la sorprendente cantidad de ingredientes que los palermitanos utilizan a diario para cocinar. 

En Palermo, visitar el mercado de La Vucciria es un buen inicio para descubrir las materias primas con las que se elaboran los más exquisitos platos locales

[Para leer más: Cinco motivos (más) para ir a Italia este año]

Los sicilianos, por lo demás, son personas que viven su amor por la gastronomía con sentimiento y se sienten tan orgullosos de su isla como de su cocina.

Los arancini son una de las señas de identidad de la cocina siciliana. Foto Getty Images.

Los arancini son una de las señas de identidad de la cocina siciliana. Foto: Getty Images.

Palermo, capital de las sensaciones

Comenzamos nuestra ruta gastronómica por Palermo, la bella capital barroca de Sicilia. Daremos un garbeo por uno de sus más concurridos mercados históricos: La Vucciria, con sus bien surtidas paradas de pescado fresco y de todo tipo de productos. En sus alrededores hay negocios de comida en los que los lugareños compran los recomendables buñuelos de garbanzos o panelle y sfincione, la variedad de pizza local.

La pasta con sardinas, con anchoas o con calabacines son algunos de los platos tradicionales de Palermo, así como la excelente parmigiana

Uno de los platos más tradicionales de Palermo es la pasta con le sarde (pasta con sardinas), que cocinan con precisión en la Osteria dei Vespri y en el Ristorante Santandrea.

En la céntrica Trattoria Il Bersagliere hay que probar la pasta all’anciova, (anchoas), la parmigiana, plato muy típico con berenjenas gratinadas, o la pasta con le zucchine, (calabacines).

La Vucciria es uno de los mercados más animados de Palermo. Foto: Verónica Moliari.

La Vucciria es uno de los mercados más animados de Palermo. Foto: Veronica Molinari.

Los amantes del dulce tienen una cita en Antico Caffè Spinnato para tomar una granita con panna, helado de café granizado cubierto de crema. Al lado de la Estación Central hay que hacer una parada en la Gelateria da Ciccio para embelesarse con los primorosos helados servidos en brioches.

Agrigento, el imperio del cannolo

Quienes viajan al sur de Sicilia, a menudo se limitan a visitar el Valle de los Templos, sin detenerse en las delicias gourmet de esta bella provincia. En la Pasticceria Fontanelle, el rey es el cuscús de pistacho denominado celestial, una invención árabe con más de 1.300 años, concebido con pistachos, almendras, canela, chocolate, frutas confitadas, dátiles y especias.

En el restaurante La Scala descuella la cocina del chef Vincenzo Santalucia. Pacchero con langostinos, sopa de sepia y cannolo con salsa de naranja amarga son sus especialidades.

El cuscús, de clara influencia norte africana es un plato habitual del litoral siciliano

El cuscús, de clara influencia norte africana es un plato habitual del litoral siciliano. Foto: Veronica Molinari.

El cannolo es el dulce por excelencia de Sicilia y en Agrigento lo bordan. Consiste en una masa enrollada frita que se rellena con variados ingredientes dulces y queso ricotta.

Catania: Arancini y Pasta alla norma

La cocina de Catania, situada en la costa este de Sicilia, es extremadamente rica y variada. En el mercado al aire libre La Pescheria podremos perdernos felizmente entre los puestos de pescado fresco, frutas y verduras, quesos, encurtidos y salazones.

Muy cerca, en la Pasticceria Savia, fundada en 1897, se saborean los mejores y más apetitosos arancini, una preparación típica de Catania que ha trascendido a toda la isla. Es una bola de arroz rebozada y frita, rellena de carne, salsa de tomate, guisantes y mozzarella.

En Catania, los lugareños beben a todas horas el seltz, una bebida carbónica, que en su versión clásica lleva limón natural y sal, aunque también hay otras variedades con siropes.

Pasta alla Norma. Foto Wikipedia.

Pasta alla norma, con receta típicamente siciliana. Foto: Wikipedia.

Otra de las grandes especialidades de esta provincia es la pasta alla norma, cubierta con salsa de tomate, berenjenas fritas y ricota salada. La encontramos, espectacular, en el Ristorante La Siciliana.

Caltanisseta y Enna: la Sicilia sin costa

En el interior de la isla se aprecia una gastronomía centrada en platos de pasta y carne. En la provincia de Caltanisseta destaca la umbriulata, una focaccia de masa fermentada rellena de salchichas, aceitunas negras, cebolla, queso de oveja rallado y aceite, o elaboraciones como el conejo salvaje guisado con alcaparras y aceitunas.

Los mejores restaurantes de Caltanisseta para probar estos y otros platos típicos son Villa Cortese y Piacere & Gusto.

Muy cerca de Caltanisseta se encuentra la provincia de Enna, cuya culinaria se caracteriza por sus sabores montañeses. Excelente la famosa pasta ricasciata (timbal de macarrones con salsa de carne, huevos, salami, queso y guisantes) y los macarrones agridulces, a base de salsa de carne, berenjenas, azúcar y canela.

Los  aperitivos del restaurante  Baglio Balata de Messina son todo un lujo

Los aperitivos del restaurante Baglio Balata de Messina son todo un lujo. Foto Baglio Balata.

Además de estos, se puede probar la famosa maccu (sopa de habas) en dos de sus más afamados restaurantes: Lumie Di Sicilia Ristorante y en Al Carrettino.

Para gozar de una cocina más personal, en cambio, hay que acudir al Baglio Balata Ristorante, donde el chef con el mismo nombre ofrece una cocina moderna en la que subyacen los platos de aperitivos con caponata, una especie de ratatouille a la siciliana, parmigiana de berenjenas y cuscús vegetal.

Messina: pasión por el mar

Los productos del mar son la principal atracción gastronómica de Messina. Pescado, crustáceos y mejillones componen ricas sopas y son el aderezo para el risotto

En el Ristorante La Tonnara se paladea un inmejorable pesce spada al forno y los mejores triglie fritte (salmonetes fritos).

Los cannolo son el dulce por excelencia de Sicilia. Foto Veronica Molinari.

El cannolo es el dulce por excelencia de Sicilia. Foto: Veronica Molinari.

Una recomendación: visitar el céntrico mercato Vascone de Messina para comprar deliciosos quesos como el canestrato, en su versión dulce o picante, el pecorino, la provola y la ricotta. Todos ellos son elaborados tradicionalmente. 

Siracusa y Ragusa: pescado y chocolate azteca

Las dos regiones más al sur de Sicilia, Siracusa y Ragusa, se asoman al mar. Siracusa dispone además de una fértil llanura en la que se cultivan hortalizas y cítricos. Son muy típicos los platos de pescado y los de verduras.

En A Putia (Siracusa), la familia Armani ofrece desde hace varias generaciones platos de tradición campesina como la caponata, la ensalada de naranja y el atún alla ghiotta, de atún fresco con patatas, tomates y pimientos.

En la céntrica Pasticceria Bar Leonardi venden los tradicionales mazapanes y el cubbaita, un turrón a base de semillas de sésamo.

En Ragusa, la capital de provincia más al sur de toda Italia, restaurantes como Don Eusebio, Trattoria Al Casareccio y La Taverna del Lupo encontraremos especialidades locales como la lasaña de pescado y los cavatieddi, cautivadores ñoquis presentes en toda la provincia.

Los platos de pasta de la Trattoria Al Casareccio de Ragusa son inolvidables. Foto Trattoria Al Casareccio

Los platos de pasta de la Trattoria Al Casareccio de Ragusa son inolvidables. Foto: Trattoria Al Casareccio.

Por otra parte, hay que acercarse a la ciudad de Módica, porque es famosa por un cioccolato (chocolate) surgido durante la dominación española de Sicilia. Su singularidad es que se sigue elaborando de la misma forma en la que lo hacían los aztecas del Nuevo Mundo. Es oscuro, granulado y posee aromas a cacao tostado. Se aromatiza con canela, vainilla y también con guindilla.

Trapani: playas, pasta y granizados

La provincia de Trapani, cuya capital es la ciudad litoral con el mismo nombre, es uno de los grandes centros turísticos de Sicilia fundamentalmente por sus playas. Aquí se come mucho la botarga, huevas de diferentes pescados como el atún o el salmonete, que se toma como aperitivo o en platos de pasta. También es muy común la sarde a beccafico (sardinas fritas con pan rallado, perejil, azúcar y otros ingredientes).  

En el restaurante Al Vicoletto, uno de los mejores de Trapani, locales y turistas se relamen con los spaguettis con gambas o los bucatini con sardinas.

Granizada en Antica Pasticceria Colicchia

Exquisitas granizadas en Antica Pasticceria Colicchia.

Para disfrutar del mejor granizado, visitaremos la céntrica Antica Pasticceria Colicchia, que ofrece un reputado -y con razón- granizado de jazmín con moras, naranja y almendras.