Verbena de Sant Joan: la noche más corta, la fiesta más larga

Verbena de Sant Joan: la noche más corta, la fiesta más larga. Autor:Jordi Català

Verbena de Sant Joan: la noche más corta, la fiesta más larga

San Juan, el triunfo del fuego, del agua y de la magia es una de las festividades más populares del año

Jordi Català

Jordi Català Infographics

Barcelona

22/06/2019 - 15:31h

El solsticio de verano se celebra en toda la geografía española con ritos y tradiciones ancestrales que recogen la magia de las antiguas fiestas paganas prerromanas que acaecían con el solsticio de verano vinculados al fuego, al agua, a la magia, a la brujería (aquelarres en estas fechas) y a la fiesta sin límites. 

Es un acontecimiento que se extiende en muchos lugares hasta el amanecer, juntando noche y día. A pesar de que tradicionalmente San Juan es la noche más corta del año (en el hemisferio norte) o la más larga (en el sur); en realidad esto sucede el 21 de junio.

Fuego y agua

El fuego, — y asociado a él la pólvora, los petardos y los fuegos artificiales  — , es el denominador común de las fiestas de San Juan y el ritual más frecuente en estas tradiciones asociadas al solsticio de verano, consiste en encender hogueras al aire libre o en las calles y plazas de las poblaciones donde se reúnen familiares y amigos para bailar a su alrededor o contemplarlas.

Ilustración de Jordi Català

La finalidad de estos rituales ígneos, según cuentan los antropólogos, era "fortalecer al sol", puesto que la duración de la luz diaria a partir de esa fecha se va haciendo más corta hasta llegar al solsticio de invierno. Simbólicamente, el fuego aporta siempre una función mágica pero también "purificadora".

Celebraciones multitudinarias

San Juan se celebra en muchos puntos de Europa, aunque está especialmente arraigada en España, Portugal (fogueiras de São João), Noruega (Jonsok), Dinamarca (Sankthans), Suecia (Midsommar), Finlandia (Juhannus), Estonia(Jaanipäev) y Reino Unido (Midsummer).

sanjoan3

En España San Juan adquiere una gran diversidad de tonos y matices según la zona, aunque las regiones costeras presentan en cantidad e intensidad un mayor número de festejos, pues en muchos lugares quien se bañaba esta noche adquiría suerte para todo el año.

Es en el arco mediterráneo donde alcanza una mayor densidad de lugares con participación popular masiva y desenfrenada con fiestas como la de Sant Joan de Ciutadella en Menorca con el protagonismo de los caballos lanzados entre el tumulto; la Revetlla de Sant Joan en Catalunya con miles hogueras en todos los lugares que se prenden con la llama que desciende del Canigó, en los Pirineos, o las Falles d'Isil que descienden de las montañas y cientos de Colles de Diables por toda la geografía.

A coruña 2

También La Cremà i les fogueres de Alicante, muy similares a las Fallas, culto al fuego y al agua, en la que el fuego y el Mediterráneo se dan la mano con un gran espectáculo pirotécnico; la Noche de los Juás en Málaga, con la playa como protagonista; la Quema de Juanillos en toda la provincia de Cádiz, especialmente en la playa; en Lanjarón las Fiestas del Agua y del Jamón, con la Carrera del Agua y en Navarra tienen su previa el 21 con la Fiesta del Akelarre de Zugarramurdi.

acoruña3

No nos podemos olvidar de San Pedro Manrique (Soria) con el Paso del Fuego, caminar sobre brasas; el San Juan de la Canal en Cantabria, fiesta de los deseos hasta el amanecer; el San Xuan de Mieres en que las fuentes se enraman y se baila en círculos; en A Coruña, en la playa de Orzán con el protagonismo de las brujas en la Noite Meiga y Noite da Queima que se extienden por gran parte de Galicia; y en Punta del Hidalgo, en Tenerife con su San Juanito.

La Coca de San Juan

Es sin duda uno de las presencias gastronómicas más representativas de la noche. Sólo en Barcelona en el 2019 se vendieron más de 900.000 cocas artesanas. Se consume masivamente en Cataluña por estas fechas, pero también en muchos otros lugares del Mediterráneo, especialmente en Valencia y las Baleares se comen dulces muy parecidos. 

sanjoan

En Alicante existe una coca del mismo nombre hecha con verduras y atún. En Menorca, a la coca de San Juan también se la llama Coca Bamba. Es una coca alta, enroscada en forma de espiral y típica de las fiestas patronales de la isla.

La coca de San Juan deriva del primitivo roscón con huevos: un dulce de forma redonda, que era una reminiscencia clara del culto al sol y se elabora con masa de brioche, igual base que la del roscón de Reyes. Posiblemente el nombre Coca deriva del verbo latino cocere, que significa 'cocer'. La coca moderna se incorporó a las verbenas en 1860, y hacia 1900 ya era un elemento esencial. 

La tradición dice que la coca de San Juan tiene que tener un tamaño canónico, el doble de largo que de ancho, y debe tener los ángulos redondeados. Según el cocinero Ignasi Doménech, la proporción entre la anchura y la longitud de la coca es igual a la proporción entre el día y la noche de San Juan.

La coca se puede rellenar de muchas cosas dulces: las más comunes son la crema, el mazapán o la nata y se decora con fruta confitada y piñones, aunque también es muy popular la de chicharrones (llardons). Entre la fruta confitada engarzada en la superficie de la coca y acompañando a los piñones y que le da un toque de color hay frutas estacionales como las cerezas, la naranja y el melón. En el pasado se ingería acompañada de vino dulce, moscatel o vino rancio, pero hoy estas bebidas han ido dejando paso al cava.