Vespres Inedit’s: oasis de alta gastronomía en Barcelona

Regresa la iniciativa que acerca a los barceloneses a los hoteles de lujo de la ciudad. Infografía: Jordi Català.

Vespres Inedit’s: oasis de alta gastronomía en Barcelona

Cerveza y tapas de autor en escenarios impensables-muchos de ellos desconocidos- y a un precio increíble en 24 grandes hoteles de Barcelona

Jordi Català

Jordi Català Infographics

Barcelona

14/07/2019 - 14:00h

Regresa a las tardes del verano barcelonés Vespres Inedit's una iniciativa a la que se han sumado 24 grandes hoteles de la ciudad condal, entre los más lujosos y con los mejores fogones, algunos con estrellas Michelin.

Entre las 18.00 y las 21.00 horas se puede disfrutar de dos tapas con firma de chef de prestigio, 48 en total en la ciudad, acompañadas por Inedit Damm, la cerveza gastronómica creada desde la factoría de Ferran Adrià y el equipo de sommeliers del Bulli, todo por un precio de 9 euros.

Las tapas se acompañan en esta original ruta por la cerveza Inedit Damm, que lleva el sello de la factoría de Ferran Adrià y el Bulli

[Para leer más: Cinco terrazas de lujo para disfrutar del verano en Barcelona]

Entornos inigualables y una calidad gastronómica espléndida se maridan con esta iniciativa que sí, también tiene un precio excepcional, sobre todo si tenemos en cuenta que en algunos hoteles solo esta cerveza ya cuesta 7 euros.

Grandes chefs

De estos 24 establecimientos, un total de 23 cuentan con reconocidísimos chefs (ver infografía), como por ejemplo: el Mandarín Oriental y Carmen Ruscalleda, el Hotel Casa Fuster y Oriol Canillas, el Hilton Diagonal y Cristobal Pío, el Sofía Barcelona y Roberto Holz, o el Hotel Negresco Princess y Joan García.

VESPRES INEDIT 1. Infografía Jordi Català.
La ruta de la tapa al completo. Infografía: Jordi Català.

También participan el Yurbban Passage con Xavier Franco, el Hotel Ohla Barcelona con Martín rodríguez, El Gran Hotel Havana con Daniel Yutzis, el Hotel duquesa de Cardona con Judit Vall-Llossada, y el Hotel Barcelona Princess con Pedro Montolio, entre otros.

Vespres Inedit's pretende acercar los barceloneses a la buena cocina y a los hoteles de su ciudad, promoviendo las relaciones sociales a partir de comida a buen precio

Tan solo uno de los establecimientos está fuera de un hotel: el Marea Baja, de Enrique Valentí en el Edificio Colón.

Perder el miedo a comer en los hoteles

Como afirma Carme Ruscalleda, la chef con más estrellas Michelin del mundo -un total de siete-, que participa con el Hotel Mandarín Oriental, Barcelona del Paseo de Gràcia: “Aquí no existe la tradición de que la gente vaya a los hoteles, a diferencia de lo que sí pasa en Londres o a París”.

[Para leer más: Los chiringuitos de la Barceloneta se merecían un homenaje]

Por eso, añade “esta iniciativa puede acercar los barceloneses a la buena cocina y a los hoteles de su ciudad, promoviendo las relaciones sociales a partir de comida a buen precio”.

Y es que justamente ahí está la clave de la propuesta: hacer asequible lo aparentemente prohibitivo y a través de una ruta del buen comer, buen beber y buen estar, hasta el 28 de julio.

El Mandarin, de hecho, se suma por primera vez a la iniciativa y lo hace a través de su Jardín Mimosa, un elegante oasis, perfecto para ignorar las altas temperaturas y disfrutar del verano en ciudad, entre mimosas, lavandas y otras plantas mediterráneas.

MOBCN
El hotel Mandarin Oriental, Barcelona se suma por primera vez a los Vespres Inedit's. Infografía: Jordi Català.

Ruscalleda firma en el Mandarin Oriental dos propuestas para los Vespres Inedit's: una coca brioche de adobados, salmón y mayonesa de miso y un salmorejo de remolacha con langostino

Las tapas, firmadas por la chef Carme Ruscalleda del restaurante Moments (dos estrellas Michelin), responden a dos tipologías, una más crujiente: Coca brioche de adobados, salmón y mayonesa de miso; y la otra más cremosa: Salmorejo de remolacha con daditos de gelatina de manzana y chía y langostino en palillo.

Según Ruscalleda, las tapas están pensadas para ofrecer un “toque de diversidad” en cocina, haciendo así referencia a su eje gastronómico Sant Pau, Tokyo (que dirige junto a su hijo Raül Balam) y Barcelona, y a la cocina fusión catalana-japonesa de dónde confiesa que surge la inspiración para una forma oriental de aliñar, refiriéndose a la mayonesa de miso.

Carme Ruscalleda, chef de Mandarin Oriental Barcelona.
Carme Ruscalleda firma las propuestas de los Vespres Inedit's en el Mandarin Oriental, Barcelona.

Para la cocinera, “este tipo de iniciativas arrancan a la gente del sofá y les animan a descubrir la ciudad en espacios como este, que es bosque más que jardín”. 

Además de espectaculares terrazas, muchos hoteles atesoran delicados jardines que son auténticos oasis desconocidos en el centro de Barcelona

Ella y Raül Balam, chef también del Moments, sugieren continuar con la experiencia gastronómica en cualquiera de los restaurantes y bares del mismo Mandarin Oriental, como Moments, Blanc, Banker’s o la terraza Terrat con el chef Gastón Acurio.  

Espacios secretos

Lo que es cierto es que además de las espectaculares terrazas con vistas inéditas, muchos de los grandes hoteles poseen además jardines, que son auténticos oasis desconocidos en el centro de la urbe.

VESPRES INEDIT 3. Infografía Jordi Català.
Las tapas se maridan con Inedit, una de las cervezas gastronómicas de Damm. Infografía: Jordi Català.

Lo que se pone aquí en valor es la utilización de estos espacios emblemáticos y de lujo por parte de los ciudadanos que no acostumbran a hacerlo, ya sea por los precios o por su utilización casi exclusiva por parte del turismo.

En este acercamiento de los hoteles a la ciudadanía fue primero la conquista de terrazas espectaculares, que aún no ha acabado del todo en convertirse en un recurso normal para tomar una copa, un encuentro o una charla distendida.

Ahora se da un paso más para acercar estos y muchos más espacios de lujo desconocidos a los barceloneses, a partir de una gastronomía exquisita salida de los mejores fogones a un precio muy asequible y en una franja horaria tan sabrosa del día como es el atardecer, momento en que apetece -y mucho-, relajarse, desconectar, descansar y saborear unas grandes tapas de autor acompañadas por una gran cerveza también de autor.