Dime a qué país europeo viajas y te diré qué plato pedir

El gulash, plato típico de Hungría, es famoso en todo el mundo. Foto: Rita E Pixabay.

Dime a qué país europeo viajas y te diré qué plato pedir

Europa es un mosaico de tradiciones gastronómicas, con influencias cruzadas entre regiones. Aquí descubrimos los platos típicos de 10 países del continente

Business Insider España

Barcelona

09/12/2019 - 09:58h

Europa se presenta como un territorio amplio y diverso, repleto de culturas y etnias diferentes. Apodada como el Viejo Continente, las naciones que la conforman han cambiado sucesivamente con el devenir de los siglos.

Fruto de ello es la variada gastronomía que puede encontrarse a lo largo del continente. A pesar de esta diversidad, las cocinas de muchos países europeos guardan similitud entre sí, debido a proximidad geográfica, clima común o por haber pertenecido a un mismo territorio en el pasado.

[Para leer más: Comer en Flandes, entre la tradición y la rebeldía de la nueva cocina]

Así es posible hablar de cocina mediterránea, eslava, germánica, por poner algunos ejemplos.

Sigue leyendo para hacer un recorrido por la gastronomía del continente y conocer la comida típica en 10 países de Europa.

Würstchen (Alemania)

La gastronomía alemana varía de unas regiones a otras. Así, las zonas de Baviera y Suabia comparten platos con Suiza y Austria, mientras que las regiones del norte, por ejemplo, toman influencia de sus vecinos holandeses.

Pero si hay un alimento muy común en todo el país, este puede ser sin duda las salchichas, würstchen en alemán.

Frankfurter wuerstchen Foto Wikipedia         

Elaboradas a partir de carne picada, normalmente de sangre o vísceras, su popularidad hace que puedan encontrarse de muy diversos tipos.

La cocina alemana tiene varias clases de salchichas, que reflejan las diferencias entre regiones

Descritas por el Instituto Berlín como "la comida más típica de Alemania" entre algunas de sus variedades están la "die Currywurst", al curry, "die Weiβwurst" blancas, o la más tradicional de todas la "die Bratwurst" o salchicha frita.

Aunque también existen varias formas de preparar salchichas bratwurst, lo más habitual es hacerlas a la plancha o a la brasa y consumirlas acompañadas de mostaza.

Wiener Schnitze (Austria)

La gastronomía de Austria está influenciada principalmente por los países que conformaron el imperio Astrohúngaro.

Aunque también existen versiones de platos alemanes, eslovenos e italianos que han ido adaptándose al paladar vienés.

[Para leer más: Innsbruck, la ciudad alpina para descubrir en 24 horas]

Una comida tradicional austriaca suele contener un caldo de vaca, con o sin guarnición, un plato principal y por supuesto un café acompañado de algunos de los dulces y bollos tradicionales del país.

Uno de los platos más típicos de Austria es sin duda el Wiener Schnitze, aunque este tiene su origen en Milán.

 

Wiener Schnitze, de Austria Foto Pixabay         

El escalope vienés, o schnitzel se prepara con de carne de ternera, cortada de forma muy fina y posteriormente enharinada en harina de trigo, huevo batido y pan rallado, que en ocasiones puede incluir pimienta negra molida. Posteriormente se fríe en mantequilla clarificada.

Suele acompañarse de limón y patatas fritas o de ensalada de lechuga y tomate.

Banitsa (Bulgaria)

Muchos de los platos búlgaros son tradicionales de la cocina báltica, aunque también hay ciertas reminiscencias asiáticas, turcas, griegas y eslavas.

En Bulgaria las sopas son muy frecuentes, tanto calientes como frías, así como los productos lácteos tales como yogures y quesos.

Muchos de los platos búlgaros son tradicionales de la cocina báltica

Uno de los platos más tradicionales y populares de Bulgaria es el banitsa, una especie de bollo o pastel elaborado con pasta filo y queso.

Banitsa Foto Pxhere         

Para su elaboración se utiliza sirene, un queso búlgaro que recuerda al feta giego y es consumido habitualmente en desayunos y meriendas.

Crni Rižot (Croacia)

La gastronomía croata es una suma de distintas tradiciones fruto de la heterogeneidad de las regiones que conforman el país. Mientras que el interior está más influenciadas por la cocina turca o eslava, las regiones costeras están más próximas en sus sabores a griegos e italianos.

[Para leer más: Osijek: la Croacia más inesperada nos sorprende en Eslavonia]

La herencia otomana se deja saborear en especias y carne molida, mientras que los platos empanados y el repollo recuerdan a la cocina austriaca. Y por supuesto el país costero tiene influencias mediterráneas como el gusto por los pescados, el queso o las aceitunas.

Crni Rižot Foto Croatia Week         

En la costa destacan el consumo de pulpo, calamares o mejillones, siendo un plato clásico de la zona adriática el risotto negro o Crni Rižot.

Este plato, que recuerda en parte al arroz negro español, es clásico de Dalmacia e incorpora calamar y sepia. De esta última se toma la tinta que da el color al plato y se añade en el último momento.

Smørrebrød (Dinamarca)

A pesar de haber recibido con el tiempo el influjo de otras cocinas internacionales, la gastronomía danesa sigue basándose en parte en los productos locales  producidos desde el pasado por campesinos y ganaderos.

La cocina danesa se basa en pescados como el bacalao, el arenques o el salmón

Entre los ingredientes más presentes en los platos daneses destaca el pescado, sobre todo, aunque muchos platos calientes también se elaboran en carne, principalmente de cerdo, tal y como cuenta la revista Culture Trip.

Las patatas, las alcaparras y la mantequilla son también muy utilizados en los fogones daneses. Ejemplo de ello son las populares galletas de mantequillas, sin duda uno de los productos nacionales más conocidos y que hoy en día podemos encontrar sin problema en todos los supermercados.

Smørrebrød Foto Flickr         

Una de las comidas más características de Dinamarca son los conocido como Smørrebrød, aperitivos que los locales toman tanto para desayunar como almorzar o cenar y que básicamente consiste en una especie de sándwich abierto.

Se trata de una rebanada de pan, a menudo de centeno, mantequilla y una serie de ingredientes al gusto que pueden incluso incluir alguna rodaja de pescado o carne y que sin problemas encontrarás en cualquier local de comida del país.

Kalakukko (Finlandia)

Influenciada por las cocinas suecas y rusa, la gastronomía finlandesa se caracteriza por el uso de pescados tanto de agua dulce como de la zona costera, y carnes, principalmente de cerdo, (aunque en el norte se pude encontrar incluso de reno) y cierto gusto por las carnes de caza como el ciervo o las aves.

[Para leer más: La cocina salvaje de Finlandia se viste de gala]

Dependiendo de las regiones cambiarán los platos e ingredientes utilizados, pero suelen predominar las setas, los tubérculos y frutos del bosque.

Kalakukko foto Radiokuopio         

El kalakukko es uno de los platos más típicos de la cocina de Finlandia. Se basa en un pescado cocinado al horno dentro de un pan. Entre los pescados más utilizados están el salmón, la perca corégono blanco, el más tradicional.

Suele acompañarse con leche y puede tomarse como si cortara una rebanada, tomando al mismo tiempo pan y pescado o de manera abierta. Se cortan los extremos, se deja el interior visible y se va tomando pescado haciéndolo acompañar, de vez en cuando, de pedazos de pan, al estilo savoniano

Escargots à la bourguignonne (Francia)

La gastronomía francesa es sin duda una de las más populares e importantes del mundo.

Tal es así, que está protegida por la UNESCO como bien inmaterial de la humanidad. De acuerdo a este organismo, la cocina francesa incluye una cuidada selección de productos, preferiblemente locales, y maridados con vino.

Escargots à la bourguignonne Foto Wikipedia         

Los plato franceses cuentan con una amplia variedad de ingredientes, provenientes de las distintas regiones del país, con una refinada forma de cocinar que ha influenciado los fogones de muchos otros países.

La bouillabaisse, la galette, las crêpes, la mayonesa de Dijon o el foie gras son algunas de las delicias francesas conocidas en todo el mundo.

La gastronomía francesa está protegida por la UNESCO como bien inmaterial de la humanidad

Un plato típico francés es, sin duda, el conocido como escargots à la bourguignonne, una forma de preparar los caracoles al estilo de Borgoña, que se extendió al resto del país en el siglo XIX.

En su elaboración, de forma tradicional, los caracoles se cuecen y después se introduce una especie de puré elaborado con mantequilla, ajo y perejil en las caracolas.

Gulash (Hungría)

La cocina húngara resalta sobre todo por sus sabores picantes, como consecuencia del uso frecuente de pimentón, pimienta negra o cebolla.

Uno de los platos más tradicionales de la gastronomía húngara es el gulash, que además ejemplifica su gusto por el pimentón.

[Para leer más: Recetas y direcciones para comerse Viena… a bocados salados]

Aunque típico de Hungría, pueden encontrarse versiones de este plato en otros países de Europa central y del este.

Goulash Foto Rita E Pixabay         

A medio camino entre el estofado y la sopa, suele elaborarse a partir de carne y vegetales como patatas, zanahorias o pimientos, sin que falte el clásico pimentón.

Colcannon (Irlanda)

Sopas, guisos, algo de pescado y por supuesto la patata son los elemento más definitorios de la cocina irlandesa.

Colcannon Foto Vega Team Flicrk         

Uno de los platos más típicos de Irlanda es el colcannon. Muy presente en la festividad de Todos los Santos, se trata de un puré a base de patata, col, pimienta, mantequilla y sal.

Pizza napolitana (Italia)

La cocina italiana es ampliamente conocida en todo el mundo y disfruta de reconocido prestigio. Esta se engloba dentro de la dieta mediterránea, destacada por la UNESCO por su importancia.

napoles logro que la unesco reconociese a la pizza como patrimonio inmaterial de la humanidad 15 970x597         

Pero no solo eso, desde 2017 la UNESCO también reconoce a la pizza al estilo napolitano como patrimonio inmaterial de la humanidad.

[Para leer más: La pizza o el arte de desatar la pasión (gastronómica)]

Esta forma de hacer la pizza, conocida como 'Pizzaiuolo', comprende cuatro fases que incluyen la preparación de la masa y su posterior cocción en un horno de leña.

Una práctica culinaria originaria de Nápoles y que en la región se practica tanto en restaurantes como en los hogares. Sin duda es uno de los platos más tradicionales de Italia.

 

Noticia original de Business Insider. Autor: Sofía Sánchez