Tres bodegas para descubrir los secretos del vino argentino

En las bodegas Caro se realizan catas que permiten conocer los nuevos sabores de los vinos argentinos. Fotos: Wine Style Travel

Tres bodegas para descubrir los secretos del vino argentino

Un recorrido por estas tres bodegas es la mejor forma de conocer las virtudes de los excelentes tintos de Argentina

Glòria Vallès

Wine Style Travel

BARCELONA

17/12/2017 - 04:55h

Aunque no sean tan conocidos como sus vecinos chilenos, los vinos argentinos presentan productos de excelente calidad. La provincia de Mendoza, y en menor medida las de San Juan, Salta y La Rioja, conforman el mapa de una de las regiones vitivinícolas más importantes de América.

Bodegas Caro

Es frecuente que el mundo del vino sea traspasado de generación en generación. En Mendoza, dos apellidos ilustres, los Rostchild y Catena, unieron sus fuerzas para producir un vino tinto con malbec y cabernet sauvignon. Así nació Domaines Barons de Rothschild, propietarios del emblemático Chateau Lafite en Burdeos, y la familia Catena, propietaria de Catena Zapata en Mendoza. Se trata, en síntesis, de la unión de las culturas francesa y argentina aplicadas al vino.

En la alianza entre Nicolás Catena y el Barón Éric de Rothschild, el argentino aportaba el conocimiento de los viñedos de altura y de la variedad local Malbec; mientras que el francés aportaba la habilidad para crear vinos de altísima calidad mediante el ensamblaje con Cabernet Sauvignon.

Así surgió la bodega Caro, con parcelas en las localidades de Vistalba, La Consulta, Tupungato y Agrelo.

La cosecha en las Bodegas Caro es siempre manual y los racimos se escogen en la mesa de selección antes de proceder al despalillado. Se trabaja con viñedos que tienen un promedio de 30 años de vida, de modo que no se puede desperdiciar la alta calidad de la uva que producen con una cosecha mecanizada o sin selección previa al prensado.

caro2

Las bodegas Caro une a la Bodega Catena Zapata con la familia Rothschild.

El Enemigo

De la familia Catena proviene Adrianna, hija menor de Nicolás. Esta historiadora no pudo –ni quiso- escapar de la herencia familiar y se unió profesionalmente a Alejandro Vigil, enólogo de la tradicional bodega. Y así nació Casa El Enemigo, donde los vinos se elaboran con criterios de sostenibilidad y un gran respeto por el terroir.

La finca cuenta con un programa de reciclaje de residuos y ahorro de agua, y el enoturismo se plantea desde el punto de vista ecológico, promoviendo los factores de respeto máximo al medio ambiente y el concepto de slow food y producto de proximidad en el restaurante, que sirve productos de su huerta ecológica.

Además de su producción de vinos en la comarca de Maipú, Casa El Enemigo es un importante centro de arte, donde concurren músicos, actores, historiadores y otras personalidades de la cultura, en un sitio inspirado en la Divina Comedia de Dante.

De esta bodega no se puede perder El Enemigo Bonarda 2011 y el Gran Enemigo Gualtallaty 2010 con un 85% de Cabernet Franc y un 15% de Malbec. Los vinos de Casa El Enemigo son de los más premiados de la región, y se pueden degustar el aceite de oliva elaborado de olivos centenarios que se encuentran en su finca, y mermeladas y dulces que prepara la esposa de Alejandro, María, con los árboles frutales de la región.

el enemigo y libro divina coemdia 4

La 'Divina Comedia', inspiradora de El Enemigo.

El legado de Michel Rolland

En el Valle de Uco, a 1.200 metros de altura, las temperaturas llegan a los extremos entre la noche y el día. En esta zona de alta exposición solar y escasas lluvias el enólogo francés Michel Rolland puso en marcha el proyecto Clos de los Siete, junto con importantes empresarios vitivinícolas de Burdeos y capitanes de la industria del sector de la aviación.

Clos de los Siete, de la bodega Rolland Wines, es el vino que surge de la unión de cuatro bodegas, elaborado con las variedades malbec, merlot, cabernet sauvignon, cabernet franc y petit verdot. Otros vinos se presentan en ediciones limitadas, de sólo 1.500 unidades, precisa José Seballe, gerente de relaciones públicas de la firma.

Clos de los Siete también cuenta con otras marcas como DiamAndes, propiedad de la familia Bonnie, quien tiene el reconocido Château Malartic-Lagravière (Grand Cru Classé de Graves) y del Château Gazin Rocquencourt (Pessac- Léognan) en Burdeos. Destaca su Grande Reserve elaborado mayoritariamente con malbec y completado con el clásico cabernet sauvignon. De estilo afrancesado – como todo el proyecto de Clos de los Siete -, se percibe como intenso y elegante.

Otra bodega asociada es Monteviejo, de la familia de Catherine Père Vergé, donde además de sus excelentes vinos destaca el proyecto enoturístico con el restaurante de la chef española Nada Harón.

Y también se encuentra la bodega Cuvelier de los Andes, conocido por elaborar un 100% malbec que representa todos los valores de la Argentina, el Grand Malbec, con 94 puntos Parker en su añada 2009.

michel rolland clos de los siete
Michel Rolland, promotor de Clos de los Siete.