Ginebra: mucho más que funcionarios, relojes y diplomacia

El Jet d’Eau, posiblemente el lugar más fotografiado de Ginebra. Foto Turismo de Ginebra.

Ginebra: mucho más que funcionarios, relojes y diplomacia

La cara más divertida y todas las direcciones imprescindibles para descubrir una Ginebra fuera de ruta

María Jesús Tomé

Barcelona

11/05/2019 - 17:00h

Pese a su fama de seria y un tanto sosa por ser la sede de importantes organismos internacionales, Ginebra tiene muchas opciones de ocio. Desde galerías y museos de arte contemporáneos a playas, hammans y chiringuitos lacustres, además de propuestas gastronómicas de talla internacional, descubrimos (a pie) que la diversión helvética está lejos de ser un mito.

 El lago Léman, punto de encuentro para locales, encierra uno de los iconos de la ciudad, el Jet d’Eau, posiblemente el lugar más fotografiado de Ginebra

[Para leer más: 

Ginebra en remojo

El lago Léman le da la vida a Ginebra en muchos sentidos porque, además de ser un atractivo natural, es uno de los lugares preferidos de encuentro para los locales. Allí está uno de los iconos de la ciudad, el Jet d’Eau, un chorro de agua de 140 metros que se ha convertido en uno de los lugares más fotografiados y, por ende, instagrameables de la localidad suiza.

 


Recorremos Ginebra de la mano de Tusdestinos.net

Además el Léman está salpicado de mouettes (gaviotas), unos barcos-taxi de pequeño tamaño que enlazan durante todo el año las dos orillas del lago y que usan tanto turistas como ginebrinos para desplazarse por la ciudad.

Cuando llega el buen tiempo los ginebrinos se dan un chapuzón en su lago donde se han habilitado unas playas para el baño además de las piscinas y los hammans de Les Bains de Pâquis, una estación de veraneo que reúne a familias, parejas o incluso a funcionarios de varias nacionalidades que buscan desconectar al mediodía y por la tarde de su trabajo.

Lago Léman. Foto Turismo de Ginebra.
Lago Léman. Foto Turismo de Ginebra.

¿Lo mejor de todo? En las playas del Léman la gente está relajada y el ambiente es totalmente informal, hecho que contrasta con la seriedad que rezuma la ciudad durante su jornada laboral.

Pero las playas de Ginebra no se acaban aquí. En La Jonction, donde los ríos Ródano y Arve se encuentran, también hay calas fluviales con chiringuitos donde los ginebrinos se refrescan y se divierten y donde pueden practicar, además, algunos deportes acuáticos como el rafting.

También hay chiringuitos en las playas de Ginebra. Foto Turismo de Ginebra.
También hay chiringuitos en las playas de Ginebra. Foto Turismo de Ginebra.

Ginebra para comérsela

En el cantón de Ginebra, el más cosmopolita de Suiza, el 37% de su población es extranjera, el 27% tiene doble nacionalidad y solo el 36% tiene pasaporte suizo.

Por eso no es de extrañar que haya establecimientos de cocinas de todo el mundo como el moderno Inda Bar (Rue Henri-Blanvalet 23), un restaurante-coctelería hindú que encabeza las propuestas gastronómicas multiculturales de la ciudad.

Para probar la fondue, el plato más típico de Suiza, es más que aconsejable reservar una mesa en Au Vieux Carouge Rue (Jacques-Dalphin 27), un establecimiento situado en el barrio de Carouge y uno de los preferidos de los ginebrinos para degustar este manjar tan contundente. A dos calles de este restaurante se encuentra el mercado de Carouge, que se celebra los miércoles y los sábados, un sitio ideal para pasear y comprar frutas, verduras y flores frescas de los alrededores de Ginebra.

Mercado de Carouge. Foto Turismo de Ginebra.
Mercado de Carouge. Foto Turismo de Ginebra.

Pero si lo que se quiere es hacer un breve tentempié, el lugar de moda es Cottage Café, (Rue Adhémar-Fabri 7), un típico chalet suizo con una ubicación excelente en el parque Brunswick perfecto para picar algo entre horas.

Ginebra fuera de radar

Ligeramente alejado del centro de Ginebra está el barrio Les Grottes donde llama la atención el edificio Schtrumpfs (que significa ‘pitufo’ en francés) y que está situado en la Rue Louis-Favre.

Este original bloque de apartamentos, construido entre 1982 y 1984 por los arquitectos Frei, Hunziker et Berthoud, responde al objetivo de crear un conjunto poco convencional. Con sus formas sinuosas y extravagantes recuerda a los diseños de Antonio Gaudí en sus obras.

Grottes District. Foto Turismo de Ginebra.
Grottes District. Foto Turismo de Ginebra.

No obstante, las más importantes expresiones artísticas de esta ciudad suiza se concentran en el Quartier des Bains, que en pocas calles reúne un gran número de galerías y, además, el museo de arte contemporáneo más grande de Suiza, el MAMCO, inaugurado el año 1994 en una antigua fábrica con 3.000 metros cuadrados de exposición.

Por último, uno de los lugares más emblemáticos de Ginebra y desde el que se tienen una de las mejores vistas de la ciudad (además de la torre de la catedral de Saint-Pierre) es el Mont Salève, una cumbre a la que se accede en cinco minutos con un teleférico.

Este es el lugar donde los ginebrinos practican deportes al aire libre como la escalada, el ciclismo de montaña o el senderismo, o el esquí de fondo en invierno. Así que con sus playas y piscinas en verano y la nieve en invierno ¿quién osa decir que Ginebra es aburrida?