Glamping en Andorra: lujo de estilo retro a 2.000 metros de altura

La Schweppes Experiencie nos espera en mitad del Pirineo andorrano.

Glamping en Andorra: lujo de estilo retro a 2.000 metros de altura

Una caravana retro en mitad de Pirineo andorrano permite a los amantes de la aventura vivir una experiencia exclusiva (y el esquí es lo de menos)

Mar Nuevo

Madrid

20/02/2019 - 13:11h

La mítica caravana Airstream es la protagonista de una glamurosa propuesta de glamping que tiene la estación de Vallnord, en Andorra, como destino de lujo. Porque ya no hace falta viajar a los EEUU para dormir en la caravana más deseada ni viajar a Laponia para disfrutar de una estancia de lujo en la nieve. Esquiar (o no) es lo de menos.

La caravana, con el sello de la firma Schweppes, ofrece un bucólico refugio en mitad de la estación de esquí andorrana, en la zona de Ordino-Arcalís, en plena montaña y en medio de la naturaleza y el silencio del Pirineo andorrano.

 A 2.000 metros de altura, los privilegiados ocupantes de la caravana podrán disfrutar de una noche bajo las estrellas, amanecer lejos del mundo, calzarse los esquís y disfrutar de la primera bajada del día sin hacer cola en el telesilla

Así, a 2.000 metros de altura y con las montañas arboladas como único telón de fondo, lejos de cualquier contaminación acústica o lumínica, los privilegiados ocupantes del vehículo podrán disfrutar de una noche bajo las estrellas, amanecer lejos del mundo, calzarse los esquís y disfrutar de la primera bajada del día sin tener que hacer cola en el telesilla.

[Hoteles burbuja: las habitaciones del millón de estrellas]

Al caer la tarde, la recompensa viene en forma de una buena copa –la caravana está equipada con un kit para preparar el gin tonic perfecto- al calor de la hoguera mientras se contempla el paisaje.

Caravana Schweppes Andorra.

Destino de glamping

La Airstream utilizada para esta propuesta encarna el perfecto sueño americano… en pleno Pirineo. Todo un icono de la cultura estadounidense y los road trips desde los años 30 del pasado siglo, conocida como la ‘bala de plata’ por su característica forma ovalada y su forjado de aluminio.

Nacida en 1931 en Los Ángeles (California) de la mano de Wally Byam, logró hacerse un hueco en el sector por sus innovaciones técnicas, como las soluciones aerodinámicas y el chasis de aluminio.

Casi noventa años después de su llegada al mercado, la icónica caravana Airstream, conocida como la 'bala de plata' por su chasis de aluminio y su forma ovalada, se mantiene como una de las preferidas del mercado

La propia NASA metió en una Airstream concienzudamente sellada a los primeros astronautas que fueron a la luna para que pasaran allí una cuarentena y asegurarse que no traían elementos patógenos a la Tierra.

[El glamping conquista el mar: así es la primera suite flotante]

Casi noventa años después de su llegada al mercado se mantiene como una de las preferidas del mercado e incluso existe una fundación que convoca encuentros de caravanas Airstream: el Club Internacional Wally Byam.

Mushing en Andorra.
Mushing. Foto Turismo de Andorra.

La experiencia, disponible hasta finales de abril, tiene un precio de 285 euros por noche de alojamiento para dos personas e incluye desayuno y cena en la caravana, así como la posibilidad de disfrutar de una fondue o una comida de carne a la brasa en el restaurante de montaña La Borda, a 2.200 m altura.

Andorra: disfrutar de la nieve sin saber esquiar

Aunque es un paraíso para esquiadores y snowboarders de todos los niveles, Andorra, el país con más turistas por habitante del mundo, con un rato de 32 turistas por residente (la principal potencia turística, Francia, con 89 millones de visitantes tiene un ratio de 1,2), ofrece experiencias para todos los gustos y edades sin forfait ni telesillas.

Motos de nieve
Motos de nieve. Foto Turismo de Andorra.

El mushing, o la conducción de un trineo tirado por perros profesionales, que se ofrece en los circuitos de Riba Escorxada (Grandvalira-El Tarter) y en el Centro de Actividades de Aventura (Grandvalira-Grau Roig) ofrece una experiencia inigualable de contacto con la naturaleza, que combina la pasión por los animales y los paisajes espectaculares.

Las motos de nieve, perfectas para descargar adrenalina, y disponibles tanto en Vallnord como en Grandvalira; los recorridos con raquetas de nieve que descubren hermosas rutas por los valles de Incles y de Sorteny; o la construcción de tu propio iglú son otras de las opciones que ofrece este destino.