Google construye la ciudad del futuro en Toronto

Sidewalk Labs impulsa la renovación del distrito costero de Toronto. Foto: Sidewalk Labs.

Google construye la ciudad del futuro en Toronto

Sidewalk Labs, una filial de Google, diseña la transformación del distrito costero de Toronto en una ciudad futurista construida con materiales reciclables

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

02/07/2019 - 17:41h

¿Qué le falta conquistar a Google? Es omnipresente en internet, en el correo electrónico y en las aplicaciones para móviles, diseña coches sin conductor, aviones autónomos y ahora, también se lanza al diseño de ciudades. Su filial Sidewalk Labs es la encargada de renovar el distrito de Quayside, la zona costera de Toronto junto al Lago Ontario.

El proyecto comprende la creación de un nuevo barrio en una extensión de cinco hectáreas. Gran parte de los proyectos sobre la arquitectura, urbanismo y movilidad están allí: edificios modulares, la madera como principal material de construcción, la movilidad centrada en la bicicleta, los patinetes eléctricos o los coches autónomos y la aplicación del big data para gestionarlo.

Las personas son los protagonistas

Sidewalks Labs convocó a los estudios de arquitectura Snøhetta y Heatherwirck Studio para desarrollar proyectos, con una premisa: “los protagonistas tienen que ser las personas”, dijo el consejero delegado de la compañía, Dan Doctoroff.

[Para leer más: La calle donde se cocinan las tendencias en Toronto]

Ni acero ni hormigón ni cemento: el material que más se usará en Quayside es la madera. Y no cualquiera, sino que serán planchas de maderas recicladas del Canadá, una forma de impulsar a la importante industria forestal del país.

La madera, sobre todo la reciclada, será el principal material de construcción de Quayside

Como se ve en los renders de los estudios de arquitectura los edificios tendrán diseños curvos, una forma de optimizar los espacios y de permitir que las personas se sientan más cercanas a las instalaciones.

ParliamentPlaza SidewalkLabs
Vista de la Plaza del Parlamento. Foto: Sidewalk Labs.

Diseños flexibles

La idea es que las construcciones sean como lofts, con módulos prefabricados que puedan unirse o separarse según las necesidades. En un mismo edificio habrá residencias, comercios y oficinas, pero el uso puede modificarse rápidamente gracias a estas separaciones flexibles.

Para evita que el duro clima invernal de Toronto perjudique a las estructuras se contempla que haya estructuras transparentes con forma de polígonos, llamadas Building Raincoats (impermeables para edificios), que despeje la acumulación de nieve.

[Para leer más: Google prepara la invasión de sus taxis autónomos]

Pero en el verano, cuando llega el sol, se proyecta que unas puertas de vidrio queden recogidas para que los patios interiores queden integrados al exterior.

ParliamentSlip Winter SidewalkLabs
Los edificios tendrán cobertura para los meses de invierno. Foto: Sidewalk Labs.

Al menos la mitad de los tejados tendrán placas fotovoltaicas, para generar el 10% de la energía necesaria en el distrito.

Impulso a las viviendas

La idea es que el 80% de las construcciones sean destinadas a viviendas, tanto apartamentos pequeños para personas solteras como otros más grandes destinados a familias, mucho más que el 26% de media que se destina en Toronto para esos fines.

[Para leer más: En barco y a tu aire: Canadá como nunca imaginaste]

El resto de instalaciones se destinarán a comercios y a empresas, sobre todo start-ups de tecnología.

Movilidad sostenible

La movilidad será en bicicleta o en medios alternativos como patinetes eléctricos, ya sean propios o de alquiler.

VilliersWestCampus SidewalkLabs
La madera será el principal elemento de construcción. Foto: Sidewalk Labs.

A lo sumo por sus calles de trazado serpenteante circularán los coches de Waymo, los vehículos autónomos desarrollados por otra compañía relacionada por Google, que siguen realizando sus pruebas en la ciudad de Phoenix.

La ciudad 100% inteligente

Sidewalk Labs quiere que esta sea una ciudad inteligente como nunca se vio antes. Para ello se servirá de un gigantesco volumen de datos generados por una multitud de canales: los que llegan por medio del Internet de las Cosas, el uso de los servicios públicos, la transmisión de datos por los móviles (con aplicaciones como las que reservan mesas en los restaurantes), las imágenes de las cámaras y la circulación de los coches autónomos, entre otras.

Un gigantesco volumen de datos, proveniente de los semáforos, las cámaras y el internet de las cosas, ayudará a gestionar la ciudad de manera eficaz

De esa manera se podrá gestionar la convivencia de manera más eficaz: si se detecta un cambio en la presión atmosférica, los toldos se despliegan automáticamente antes de que caigan las primera gotas de lluvia. Si el bus urbano está demorado, los taxis autónomos salen en búsqueda de clientes con prisa.

 


Video presentación de Sidewalks Toronto.

Más ejemplos aportados por Sidewalk Labs: si hay problemas con una fuga de agua en una fuente, el sistema corta el suministro antes de que lleguen los fontaneros. Si los sensores detectan altos niveles de contaminación, se activan protocolos como la restricción del tránsito de vehículos de combustión.

Campus tecnológico

Un elemento clave es la creación de un campus de innovación de casi 140.000 metros cuadrados, donde estarán las oficinas de Google para Canadá, un instituto de investigación para la innovación urbana y una incubadora de empresas.

KeatingChannel SidewalkLabs
Zona de Keating Channel. Foto: Sidewalk Labs.

En total el proyecto contempla la inversión de 1.150 millones de euros, pero que generará ingresos para la ciudad en el orden de los 3.800 millones de euros en impuestos cuando los barrios ya estén funcionando a toda máquina.