Gotemburgo: el laboratorio de la arquitectura de vanguardia

No ser la capital también tiene ventajas; por ejemplo, la libertad de experimentar. Foto: Sofia Sabel

Gotemburgo: el laboratorio de la arquitectura de vanguardia

Al nivel de otras ciudades europeas como Hamburgo y Róterdam, la segunda ciudad sueca destila innovación y calidad en cada una de sus reinvenciones

Mar Nuevo

Madrid

24/04/2020 - 18:40h

Moderna, creativa, urbana -pero no por ello alejada de la naturaleza-, de encanto costero y portuario, donde la bici es el transporte estrella, con un potente movimiento slow-food y destilando diseño escandinavo por cada uno de sus poros. Es fácil enamorarse de Gotemburgo que es, además, un laboratorio de innovación e ingenio arquitectónico.

La segunda ciudad sueca -y principal puerto de Escandinavia- puede no acumular un ramillete tan nutrido de firmas de arquitectos internacionales de prestigio como Hamburgo o Róterdam pero es un vibrante centro de creación donde abundan las tiendas de diseño, las galería de arte y las muestras de arquitectura audaz.

Precisamente el hecho de no ser la capital de país está detrás de la libertad creativa, que ha alumbrado edificios tan interesantes como la sauna pública en Frihamnen, la antigua zona industrial del puerto en Hisingen, al norte de la ciudad, un barrio antes desfavorecido que ahora florece como polo de emprendedores y donde se cuecen iniciativas tan curiosas como un hotel para plantas.

[Para leer más: La batalla de la nueva arquitectura se libra en HafenCity]

La sauna de Frihamnen

Hogar de empresas tan potentes como Volvo, Gotemburgo es un importante polo industrial que, sin embargo, se ha visto obligado a reconvertir viejas áreas dedicadas a fábricas y almacenes portuarios ya en desuso. Es el caso de Frihamnen, al otro lado del río desde el centro de la ciudad, donde se alza la sauna más impresionante de Suecia.

Diseñada por el colectivo de arquitectos alemanes Raumlabor Berlin, la sauna (pública) se alza entre viejos contenedores y grúas portuarias, siguiendo una misma estética industrial gracias a sus materiales constructivos que, en su mayor parte, son reciclados.

Es el caso del exterior, hecho con acero reciclado, o las paredes de los vestuarios, que se realizaron con 12.000 botellas de cristal reutilizadas.

La sauna de Frihamnen. Foto Anton Olin | Turismo de Suecia.

La sauna de Frihamnen. Foto: Anton Olin | Turismo de Suecia.

Es parte de un nuevo parque, Jubileumsparken, que se está construyendo con motivo del 400 aniversario de la ciudad -fundada en 1641 por el rey Gustav II Adolf-, que incluye también una playa artificial con terraza de madera y una piscina flotante ubicada a lo largo del muelle Kvillepiren.

Entre la piscina y la sauna se puede tomar algo en el Café Fluss, un restaurante, bar y club inspirado en Berlín y creado a partir de materiales reciclados (casi al 100%).

Kville Saluhall

El barrio de Hisingen, durante mucho tiempo foco de problemas sociales como paro y delincuencia, es hoy un distrito moderno con muchos proyectos interesantes en marcha, como la torre Karlatornet que, con 240 m, será el rascacielos más alto de Escandinavia cuando se complete su construcción, prevista para 2022.

El punto de inflexión, quizás, llegó de la mano de Kville Saluhall (Gustaf Dalénsgatan 2), un mercado gastronómico que abrió sus puertas en 2013, el mismo año cuyo diseño, a cargo del arquitecto Gustav Appell, fue nominado al premio de arquitectura más prestigioso de Suecia, el Kasper Salin. Además de comprar flores, verduras o frutas, es un punto perfecto para degustar especialidades locales, especialmente pescados y mariscos, pero también internacionales.

Kville Saluhall. Foto Anna Hållams | Turismo de Suecia.

Kville Saluhall. Foto Anna Hållams | Turismo de Suecia.

Apartamentos de diseño

Como todas las grandes capitales y, especialmente las nórdicas, Gotemburgo ensaya nuevas fórmuals para vivir en las urbes del mañana. Uno de los proyectos en este sentido es Studio 1, un bloque de apartamentos diseñado por el arquitecto local Johannes Norlander que, pese a su apariencia simple, se ha convertido en un referente de la vida en comunidad.

Una universidad verde

Aunque no sea una atracción turística, destaca también Kuggen, uno de los edificios de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Gotemburgo.

Con diseño de del estudio de arquitectura Wingårdh se completó en el año 2012 y se comunica con otros dos edificios del campus de Lindholmen por dos pasarelas en el primer piso.

Kuggen. Foto Sofia Sabel | Turismo de Suecia.

Kuggen. Foto: Sofia Sabel | Turismo de Suecia.

La llamativa ‘piel’ está realizada en seis tonalidades diferentes de rojo y dos de verde, en un material de terracota vidriada. Cuenta con un diseño circular que se van ensanchando a cada piso y elementos como un protector solar móvil que detecta el sol y provee de sombra a los pisos superiores.

De construcción ecológica, tanto la ventilación como la iluminación, los sistemas de calefacción y refrigeración están optimizados para la máxima eficiencia. Por ejemplo, las ventanas se diseñaron con forma triangular para permitir la máxima entrada de luz natural.

Ópera de Gotemburgo

Inaugurada en 1994, la Ópera de Gotemburgo se encuentra en el puerto de Lilla Bommen. Es una obra del arquitecto Jan Izikowitz, que encontró inspiración no solo en el mundo de la lírica, sino también en su ubicación frente al mar, por lo que potenció la conexión con elementos marítimos, lo que hace que el elegante edificio nos recuerde a velas estilizadas o cascos de embarcaciones.

Ópera de Gotemburgo. Foro Torbjörn Skogedal Turismo de Suecia.

Ópera de Gotemburgo. Foro Torbjörn Skogedal | Turismo de Suecia.

También en el puerto se alzan la gigantesca grúa Eriksberg, completada en 1969 y protegida como patrimonio histórico en 2012, y el rascacielo que todos conocen como The Lipstick (pintalabios). Diseñado por Ralph Erskine y completado en 1989, se caracteriza precisamente por el color rojo que tiñe sus pisos superiores.

El edificio se eleva 86 m sobre el nivel del mar y en su piso superior alberga un mirador que ofrece impresionantes panorámicas del puerto y de toda la ciudad.

El rascacielos conocido como 'El pintalabios'. Foto Malin Skoog Turismo de Suecia.

El rascacielos conocido como 'El pintalabios'. Foto: Malin Skoog | Turismo de Suecia.

Todos los caminos conducen a Götaplatsen

Aunque se aleja de la modernidad del resto de edificios, merece la pena detenerse en la plaza La plaza Götaplatsen, al final de la calle principal Avenyn. Se creó con motivo de la Exp Mundial de 1923 y lo más interesante es que allí, además de la icónica estatua de Poseidón de Carl Milles, se puede observar un trío de edificios también interesantes como: el Teatro de la Ciudad, la Sala de Conciertos y el Museo de Arte de Gotemburgo, donde se ubica la deliciosa boutique de libros de arte y diseño Konst-ig.

Un restaurante y un hotel

Dos referencias más: en primer lugar un restaurante, Koka, con una historia tan ligada al diseño como la reinvención de la que hablábamos al principio. El chef Björn Persson ya tenía un restaurante de una estrella en la Guía Michelin, pero decidió comenzar desde cero para crear un nuevo que reflejara su idea de gastronomía sueca contemporánea.

Una mesa del restaurante Koka. Foto Anna Hållams Turismo de Suecia.

Una mesa del restaurante Koka. Foto: Anna Hållams | Turismo de Suecia.

Así nació Koka, con diseño del estudio de Gotemburgo Bornstein Lyckefors. ¿El resultado? Björn recuperó su estrella Michelin y el diseño del local ha sido reconocido en diferentes premios de interiorismo.

El segundo, obra del mismo estudio de diseño, es el hotel Pigalle, un coqueto establecimiento boutique totalmente alejado de modelos estandarizados e impersonales. Desde el ambiente a los colores, pasando por la decoración, remiten a la esencia parisina de principios del siglo XX. Es lujoso, cálido y pasional y, además, se encuentra en una ubicación inmejorable en el centro de la ciudad.

Hotel Pigalle. Foto Tina Stafrén Turismo de Suecia.

Hotel Pigalle. Foto: Tina Stafrén | Turismo de Suecia.