Greenpeace destruye la costa española

Greenpeace destruye la costa española

La ONG advierte de que varias ciudades costeras podrían desaparecer

Gabriel Trindade

Barcelona

22/04/2014 - 20:50h

Benidorm, en el futuro distópico que plantea Greenpeace.
España, finales del siglo XXI. El mar ha engullido a varias capitales de costa por culpa del cambio climático. Las olas chocan contra los edificios a primera línea de playa de Benidorm; el agua ha tomado el puerto de embarcaciones de lujo en Marbella; y el Paseo de la Concha se ha evaporizado en una playa que llega hasta la calle. Ese es el futuro que plantea Greenpeace si no se logra evitar el deshielo del Ártico y frenar el cambio climático.



La ONG ha ilustrado de esta forma su informe España: hacia un clima extremo. Riesgos de no frenar el cambio climático y la destrucción del Ártico, que ha presentado este martes con motivo de la celebración del Día de la Tierra.
      
 
De continuar así, el litoral sufrirá una regresión de 500 metros
 
La responsable del programa de costas de la ONG, Pilar Marcos, ha sido la encargada de desgranar el informe. La activista ha explicado que un centímetro de subida del mar equivale a un metro de playa y que --según cálculos de la ONU-- , lo que significa que, si no se toman medidas, a finales de este siglo el nivel del Mediterráneo habrá subido entorno a medio metro. En total, una regresión del litoral de 500 metros.

Greenpeace cree que España puede tener un papel activo en la lucha contra el cambio climático. Sobre todo porque es un país observador del consejo del Ártico. Por eso, la organización ha pedido a Mariano Rajoy que se piense dos veces sus planes en la zona. El Ejecutivo español ha manifestado varias veces sus intereses en el transporte y en la pesca de este enclave. "Queremos que España se posicione a favor de crear un santuario en el Ártico en el que se prohíban las prospecciones de petróleo y la pesca", ha resumido Marcos.

La portavoz de costas de la ONG ha añadido que los datos de la ONU revelan que el Ártico se derrite al doble de velocidad que el resto del planeta y que en los últimos cuatro años se ha perdido hielo polar equivalente a tres veces la superficie de España.
      
 
Los efectos serían la desaparición de ciudades, la llegada de nuevas enfermedades y cambios drásticos en la agricultura
 
El informe apunta los efectos del cambio climático en España. La lista de desgracias es interminable: aumento de las temperaturas que se traduciría en una disminución del acceso al agua potable; incremento de los incendios forestales; subida del nivel del mar y olas enormes; además de grandes tormentas y ciclogénesis como las del pasado invierno a causa de los cambios en la corriente del chorro; la acidificación de los océanos o el aumento de los gases de efecto invernadero.

Estos fenómenos provocarían la desaparición de localidades de la Costa del Sol y, en general de toda la costa urbanizada, También la aparición de enfermedades infecciosas a causa de la llegada de mosquitos transmisores de enfermedades como el dengue o la fiebre amarilla; desaparición de algunas zonas de viñedos; afecciones en el turismo de playa, de interior y de montaña; así como efectos negativos en los cultivos de viñedo, al cambiar la relación entre el azúcar y los ácidos.