Guía de Ámsterdam para tímidos

Muziekgebouw, una de las mecas del arte en Ámsterdam. Foto Visit Holland

Guía de Ámsterdam para tímidos

Sí, es posible recorrer Ámsterdam sin tener que chocar con multitudes. Museos, cafés, parques y otros sitios que solo los residentes conocen

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

03/02/2020 - 16:13h

Con un volumen de visitas que multiplica por 10 su población, Ámsterdam es una de las ciudades que se toman de ejemplo de masificación turística. Pero cabría precisar que el problema de las multitudes se da en el centro y en algunos puntos de la ciudad neerlandesa, porque hay muchas opciones para disfrutar de la ciudad sin necesidad de afrontar colas, esperas y aluviones de viajeros.

Por ejemplo los barrios de Oost, West y Noord tienen una interesante oferta de hoteles, parques, centros culturales y restaurantes de gran calidad y que tienen más disponibilidad (y son más tranquilos que los del centro).

Museos tranquilos

Nadie discute los valores de museos como el de Van Gogh, el de Ana Frank o el Rijksmuseum, pero visitarlos los fines de semana significa perder tiempo con largas colas.

Terrace Oma Ietje HeesterveldKoen Smilde PhotographyRechtenvrij

Terraza en la comunidad de HeesterveldKoen. Foto: Koen Smilde-Visit Amsterdam

O bien se compra la entrada anticipadamente por Internet, o es mejor concurrir a partir de las 9:00, cuando abre sus puertas.

[Para leer más: Adiós Ámsterdam, hola Utrecht]

En el centro hay otros museos que valen la pena conocer, como el Ons’Lieve Heer; una antigua iglesia católica clandestina en la buhardilla de un edificio que permite conocer la historia de los choques de religión en los Países Bajos.

¿Qué hace una iglesia católica en la buhardilla de un edificio? El museo Ons’Lieve Heer muestra cómo era la Ámsterdam de los conflictos religiosos

Otros rasgos de la historia religiosa de Ámsterdam se pueden conocer en el Museo Histórico Judío y en la Sinagoga Portuguesa, que refleja la influencia de la comunidad sefardí en la edad de oro del país, en el siglo XVII.

Historia y arquitectura

Quien quiera conocer más sobre la historia de la ciudad puede pasar por los Archivos de la Ciudad; que suelen organizar exposiciones sobre la vida cotidiana, la política y las artes de Ámsterdam, como la actual muestra sobre ‘El mundo privado de Rembrandt’.

Otro recomendado es el Het Schip, dedicado a la influyente Escuela de Ámsterdam, promovida por un grupo de profesionales a inicios del siglo XX para concebir viviendas y edificios de un carácter social.

Museo de arquitectura Het Schip. Foto: Visit Holland

Museo de arquitectura Het Schip. Foto: Visit Holland

Cerca del Westerpark se puede ver su legado en un interesante edificio diseñado por  Michiel de Klerk en 1919.

[Para leer más: Los canales de Ámsterdam estallan de luz y color]

Los amantes de las flores pueden descubrir la historia de su explotación y sus variedades en el Museo de los Tulipanes, donde incluso enseñan a cultivarlos en espacios como el balcón de la casa.

El Museo de Fotografía de Ámsterdam presenta innovadores trabajos de fotógrafos de los Países Bajos y de otras regiones del mundo

Otro museo a tener en cuenta es el FOAM (Fotografiemuseum Amsterdam), con obras de fotógrafos del país y de otras partes del mundo, que a pesar de estar en el centro está fuera del radar de la gran mayoría de los turistas.

Barrio Joordan Foto djedj en Pixabay

Barrio Joordan. Foto: Djedj - Pixabay

También llama la atención Micropia, el único zoológico del mundo (por llamarlo de alguna manera) dedicado a los microbios y las bacterias. En paneles con lentes de gran aumento y por medio de nuevas tecnologías los visitantes pueden aprender los secretos de su universo paralelo.

Parques y café

En las próximas semanas, que regresarán los días de temperaturas agradables, se pueden descubrir los parques de Ámsterdam, como el bonito Hortus Botanicus con su colección de miles de plantas exóticas.

Otro es el Flevopark, al este de la ciudad, cerca del Cementerio Judío, ideal para realizar caminatas y realizar avistaje de aves. En el verano, es buscado por los residentes por sus piscinas públicas.

[Para leer más: Siete cafés (con jardín) de Ámsterdam que no te puedes perder]

En el Westerpark, como anticipa su nombre, se encuentra en el oeste de Ámsterdam, con estanques naturales y en donde se organizan eventos culturales en el pabellón de Westergasfabriek, una antigua planta de gas. El primer domingo de cada mes hay un mercadillo de venta de ropa, con food trucks y espectáculos.

Westerfabrik Foto Visit Holland

Tendencias y gastronomía en Westergasfabrik. Foto: Visit Holland

En los alrededores el barrio de Westerpark presenta una variada gama de cafés, restaurante, librerías y casas de ropa para recorrer. Eso sí: mejor evitar los fines de semana.

De compras

Otras opciones para ir de compras son las calles de Haarlemmestraat, en el barrio de Jordaan; y Utrechtsestraat; donde se congregan diseñadores independientes de moda y joyas, vinerías y diversos locales gastronómicos.

A no dejar pasar el mercado biológico de Haarlemmerplein, que se organiza cada miércoles, y con recomendados productos de Holanda y otras provincias de los Países Bajos.

Hortus Botanicus Foto Visit Holland

Un oasis de tranquilidad en el Hortus Botanicus. Foto Visit Holland

Donde se divierten los residentes

Si se busca diversión, lo mejor es evitar la monocorde propuesta del Distrito Rojo o de Rembrandtplein. En la ciudad hay cines alternativos como Kriterion o The Movies, en un bonito edificio art decó. En los barrios de Jordaan y Haarlmen se presenta una activa agenda de bares, cafés y restaurantes que son objeto de devoción de los locales pero que escapan al conocimiento de los turistas.

El barrio de Noord, al que se llega en un ferry gratuito, combina la arquitectura más moderna con estilos tradicionales de Ámsterdam

Para ver la interesante mezcla de arquitectura y tradiciones que propone Ámsterdam se sugiere conocer el barrio de Noord, que además el famoso y vanguardista edificio del Eye Filmmuseum presenta grandes zonas verdes y rincones que parecen aldeas, además de una oferta de estudios de arte y locales sobre los canales con terrazas para pasar las horas.

Si se quiere tener una de las mejores vistas de la ciudad, se sugiere tomar una copa en la plataforma giratoria del restaurante Moon, en el piso 19 de la torre A’DAM Toren.