Habitado y visitable: el Palacio de Liria abre por fin sus puertas

Retrato de la duquesa de Alba, de Goya, en el Palacio de Liria. Foto: EFE.

Habitado y visitable: el Palacio de Liria abre por fin sus puertas

Comienza la cuenta atrás para convertir al Palacio de Liria, residencia del Duque del Alba, en un verdadero museo con visitas diarias

Mar Nuevo

Madrid

05/09/2019 - 17:15h

El cuadro de la duquesa de Alba pintado por Goya en 1795, actualmente cedido al museo Thyssen-Bornemisza para participar en la exposición Balenciaga y la Pintura Española, dará la bienvenida, el próximo 19 de septiembre, a los primeros visitantes del madrileño Palacio de Liria, que abrirá definitivamente sus puertas como museo.

La obra, junto las de la marquesa de Lazán, también de Goya, la condesa de Miranda, de Pantoja de la Cruz, y el retrato del a duquesa de Alba pintado por Ignacio Zuloaga, regresará el próximo 9 de septiembre al palacio de la Casa de Alba en Madrid a tiempo para su apertura al público.

El Palacio de Liria, con obras de maestros como Goya, Velázquez, Murillo, Zurbarán, El Greco, Ribera, Rubens, Tiziano o Madrazo está llamado a convertirse en un imprescindible en la agenda cultural de Madrid

[Para leer más: Cinco restaurantes para viajar por el mundo sin moverte de Madrid]

El Palacio abre sus puertas

Con la vuelta de estos cuadros, la Fundación Casa de Alba culmina los preparativos para la que será una de las nuevas paradas obligatorias dentro de la oferta cultural de Madrid.

Palacio de Liria, fachada. Foto: EFE.
Palacio de Liria, fachada. Foto: EFE.

El Palacio de Liria, ubicado en el centro de Madrid, a pocos pasos de Plaza de España y la Gran Vía, fue construido entre 1767 y 1785 por el arquitecto Ventura Rodríguez por orden del III duque de Berwick y de Liria, Jacobo Fitz-James Stuart y Colón.

Abrió sus puertas al público en 1975 pero, hasta ahora, solo se podía visitar los viernes en tres pequeños turnos de 15 personas, lo que hacía casi imposible su visita a gran escala.

El palacio ya permitía visitas, pero solo los viernes y en tres pequeños grupos de 15 personas, lo que hacía casi imposible el acceso

A partir del 19 de septiembre y con entradas por un precio de 14 euros (15 si se adquieren a través de internet y 12 para niños, desempleados, estudiantes, personas con movilidad reducida y mayores de 65 años, mientras que será gratuita para menores de 6 años) se podrá ya visitar de lunes a domingos.

Habitado pero visitable

El palacio seguirá siendo, además, la residencia principal de Carlos Fitz-James Stuart, XIX duque de Alba.

Palacio de Liria, en Madrid. Foto: EFE.
Palacio de Liria, en Madrid. Foto: EFE.

De este modo el edificio, que se conoce también como el “hermano pequeño del Palacio Real”, se convertirá en un ejemplo único de palacio habitado que además estará abierto a las visitas públicas.

Esta fórmula, la de residencia habitada y visitable, no es infrecuente en otros lugares como Iglaterra, donde importantes casas nobiliarias permiten el acceso a sus mansiones y palacios, donde organizan exposiciones o simplemente muestran sus fondos artísticos, mientras que reservan una parte a sus dependencias privadas.

La biblioteca, con más de 30.000 libros y documentos de gran valor, desde cartas de los Reyes Católicos a escritos de Cristóbal Colón, pasando por la Biblia de Alba, se mostrará al público por primera vez

Fondos del palacio

El Palacio de Liria, de estilo neoclásico y planta rectangular, reformado por el arquitecto inglés Edwin Lutyens y reconstruido tras la Guerra Civil por Manuel Cabanyes, ostenta la mayor y más valiosa parte de la herencia cultural de los Alba, con obras de arte, fondos documentales de la familia y una biblioteca con más de 30.000 libros.

La biblioteca, de hecho, será una de las principales novedades de la visita, puesto que se abre por primera vez al público (hasta ahora solo se permitía el acceso a investigadores y estudiosos).

De este modo el público podrá contemplar los 18.000 volúmenes de la colección, entre ellos joyas bibliográficas de enorme valor cultural e histórico, como una colección de documentos de Cristóbal Colón, entre ellos cartas, informes y memoriales, incluido el Cuaderno de a bordo del viaje del descubrimiento de América, o el Rol de marineros, que recoge los pagos a los tripulantes en aquel barco.

Salón Estuardo, Palacio de Liria. Foto: EFE.
Salón Estuardo, Palacio de Liria. Foto: EFE.

Entre sus fondos también se encuentra la famosa Biblia de Alba, la primera traducida al castellano, cartas de los Reyes Católicos, los testamentos de Fernando el Católico y Felipe II, o la primera edición de El Quijote de Madrid, de 1605. 

[Para leer más: Los diez mejores museos para adictos a la moda y al arte]

Colección de arte

La entrada al palacio, que se acompaña de una audioguía y tendrán una duración aproximada de 65 minutos, en grupos de 20 personas cada media hora, promete un nuevo concepto de visita ‘sensorial’, guiada por la música, las imágenes, la voz y las palabras que nos adentrará en la historia familiar y en los vastísimos fondos de la colección.

De este modo, entre piezas de Juan de Urrede, Gioachino Rossini, Haydn, Boccherini, Tchaikovski, Strauss y Offenbach, nos adentraremos en una de las colecciones de arte privadas más destacada del mundo y construida durante más de 500 años.


 

Deambularemos entre pinturas, esculturas, tapices, muebles, grabados, documentos y libros, porcelanas y artes decorativas, que se reparten en los diferentes salones.

Solo entre los grandes maestros de la pintura se encuentran Goya, Velázquez, Murillo, Zurbarán, El Greco, Ribera, Rubens, Tiziano, Palma el Viejo, Brueghel de Velours, Madrazo y Winterhalter.

Como ya hicieran con el Palacio de Monterrey en Salamanca y el Palacio de Las Dueñas en Sevilla, el objetivo de familia pasa, según explicó Carlos Fitz-James Stuart, por “compartir los tesoros artísticos de la Casa de Alba con toda la sociedad española”.