Hanói no quiere turistas que arriesguen su vida por un selfie

Los turistas se agolpan para ver pasar el tren callejero de Hanoi. Foto: Dave Weatherall | Unsplash.

Hanói no quiere turistas que arriesguen su vida por un selfie

La ciudad clausurará los cafés que se ubican a pocos centímetros de las vías de su popular tren callejero tras un nuevo incidente con una turista

Mar Nuevo

Madrid

10/10/2019 - 12:17h

Uno de los escenarios más populares en las fotografías turísticas de Hanói, el de la callejuela de Ngo 224 Le Duan, por la que circula vertiginosamente y a pocos centímetros de comercios y viviendas su famoso tren callejero, podría tener los días contados. Las autoridades de la ciudad cerrarán los cafés en los que suelen apostarse los instagramers tras un nuevo incidente con una turista.

Paseando entre las calles Lê Duẩn y Khâm Thin puede que no encontremos nada muy diferente a cualquier otra del barrio viejo de Hanói. Sin embargo, dos veces al día, y surgiendo prácticamente de la nada, un ruido sordo anticipa la llegada de un tren que circula entre las casas y negocios.

Las fotos más codiciadas, además de los selfies sobre las vías, son las del tren atravesando la estrecha callejuela, a pocos centímetros de comercios y casas

[Para leer más: Los vecinos de Notting Hill se rebelan contra Instagram]

En ese momento, que tiene lugar a las 15.30 y a las 19.30 horas, decenas de turistas, sentados en minúsculos cafés junto a las vías, se preparan para obtener una de las imágenes más instagrameables de la ciudad: el del tren abalanzándose hacia ellos por las minúsculas y centenarias vías que apenas deja espacio para nada más en la calle.

Hanoi street train. Foto Logan Lambert | Unsplash
Hanoi street train. Foto Logan Lambert | Unsplash.

El tren callejero de Hanói

Construido en 1902 bajo cuando el país era colonia francesa, el ferrocarril conecta Hanói con las provincias del norte de Vietnam transportando pasajeros y carga.

Sin embargo, y según informa Reuters, la seguridad de la zona amenaza con convertirse en un problema hasta el punto de que, tras un nuevo incidente el pasado fin de semana, las autoridades locales ordenaron la clausura de docenas de cafés en los que los turistas esperan el paso del tren.

El 'espectáculo' tiene lugar dos veces al día de forma general, aunque circulan otros trenes por estas vías

El conductor del tren, Nguyen Huu Nam, explicó en el medio local VN Express, que tuvo que aplicar los frenos de emergencia para detener el convoy a pocos metros de una mujer que tomaba fotografías peligrosamente cerca de las vías.

Solo este conductor relató que era la tercera vez que se veía obligado a realizar una parada de emergencia en esta zona.

 

Después, el vicepresidente de la agencia nacional de turismo de Vietman, Ha Van Sieu, explicó en rueda de prensa el cierre de los cafés que han surgido de forma ilegal al calor del éxito del tren entre los turistas y que “violan algunas regulaciones”.

Según este mismo funcionario, si bien la ciudad “alienta los productos turísticos nuevos y creativos, deben cumplir con las regulaciones legales”, agregó Sieu.

Más de 36.000 fotografías en Instagram certifican el interés por este tren callejero

Destino emergente... en Instagram

Una sencilla búsqueda en Instagram revela la popularidad creciente de esta singular atracción en la capital vietnamita. Hay más de 26.000 imágenes etiquetadas con el hashtag #trainstreet, 10.000 más si sumamos variantes como #trainstreethanoi o #hanoitrainstreet.

Además de fotografías y vídeos del propio tren proliferan las imágenes de personas sentadas directamente sobre las vías, tomadas en los momentos en que los trenes permanecen alejados. Sin embargo, la caza del selfie perfecto puede llegar a poner en peligro tanto a los turistas como el propio tráfico.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ✈️happytravelkids🌍 (@happytravelkids) el

Vietnam es uno de los destinos turísticos emergentes del sudeste asiático. Con 1,5 millones de visitantes en 1998, la cifra se disparó a los 15,5 millones en 2018. Solo los nueve primeros meses de este año se contabilizaron 18,87 millones, lo que supone un incremento del 11%.