El Hermitage da el primer paso para desembarcar en Barcelona

El arquitecto Toyo Ito rediseñó el futuro Museo Hermitage de Barcelona.

El Hermitage da el primer paso para desembarcar en Barcelona

El Puerto de Barcelona recibió la solicitud para edificar el futuro Museo del Hermitage, que implicará una inversión de 50 millones de euros

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

17/04/2019 - 16:09h

El proyecto del Museo Hermitage de Barcelona despierta de su letargo. Sus promotores pretenden cortar la cadena de retrasos y dieron el primer paso oficial para levantar el futuro centro cultural

Puertos de Barcelona recibió la solicitud de las sociedades Varia Hermitage Barcelona y Cultural Developement Barcelona, que pidieron la concesión de una parcela en el Puerto Viejo para construir el edificio del museo.

[Para leer más: El Hermitage, el gran proyecto de Conesa para el Port de BCN]

En rigor, la concesión fue solicitada para la sociedad Museo Hermitage Barcelona, que sería la beneficiaria de la concesión y la que desarrollaría su proyecto museístico.

En espera de la luz verde

Aunque el proyecto del Hermitage es privado, necesita la aprobación de la Autoridad Portuaria de Barcelona para tirar adelante, en cuyos terrenos se quiere construir. También necesita el visto bueno del Ayuntamiento de Barcelona, que no siempre estuvo a favor del emprendimiento.

Los promotores del Museo Hermitage advierten que el proyecto solo tirará adelante si tiene la “complicidad” del ayuntamiento de Barcelona

El gobierno municipal reclamó el pasado mes de noviembre a los promotores del museo conocer el nuevo proyecto, para el que los inversores encargaron un nuevo edificio al prestigioso arquitecto japonés Toyo Ito, ganador del premio Pritzker 2013.

Recelos del Ayuntamiento

El comisionado de Cultura, Joan Subirats, había alabado al Museo Hermitage de Ámsterdam porque está instalado en la lógica museística de la ciudad holandesa y cuenta con la implicación del ayuntamiento, mientras que recordó que los de Dallas y Londres cerraron por no tener garantías financieras ni calidad.

La alcaldesa Ada Colau había pedido a los promotores que el proyecto “tenga un estudio de viabilidad riguroso y plenas garantías” de que no será necesario un rescate de dinero público.

[Para leer más: La indecisión de Colau bloquea el proyecto del Hermitage]

Los promotores del Museo Hermitage advierten que el proyecto solo tirará adelante si tiene la “complicidad” del ayuntamiento de Barcelona y la “simpatía” de las entidades barriales de Barceloneta.

División entre vecinos

En diciembre la Asociación de Vecinos de la Barceloneta había dado su aval a la construcción en el recinto portuario del museo, un proyecto que calificó de "integrador" y que consideraron que generará empleo y atraerá al barrio un turismo cultural de calidad, "respetuoso con la ciudad", muy diferente del que ahora tiene. 

Sin embargo hay otras asociaciones como la AV Óstia, Salvem les Drassanes, Resistim al Gòtic, Ciutat Vella no està en venda y la AVV Clot-Camp de l’Arpa que rechazaron la iniciativa, a la que consideraron que supone “la turistificación del barrio”.

Cambiar la cara del puerto

El Hermitage Barcelona funcionaría como una subsede del famoso museo de San Petersburgo (Rusia), con un criterio cultural independiente de su matriz -según la idea de su impulsor museístico, Jorge Wagensberg, que falleció hace un año-. El proyecto implicaría una inversión privada de unos 50 millones de euros. 

El centro recibirá un promedio de 700.000 visitas anuales y su edificación será otro paso más en la renovación del frente marítimo de la ciudad, donde en las últimas décadas se levantaron el centro comercial de Maregmágnum, las oficinas del World Trade Center, el puerto deportivo de Marina Port Vell, el hotel W y el Aquarim con el cine IMAX.