Hokkaido: cinco opciones para descubrir otra cara de Japón

En el Festival de la Nieve de Sapporo llegan dos millones de personas para ver las esculturas de hielo. Fotos: JNTO.

Hokkaido: cinco opciones para descubrir otra cara de Japón

Desde monumentales castillos en la nieve hasta campos de flores que parecen infinitos, la isla de Hokkaido es uno de los secretos más interesantes de Japón

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/01/2019 - 18:56h

La isla de Hokkaido, al norte de Japón, es uno de los destinos menos visitados por el turismo internacional: solo uno de cada diez se acerca a estas tierras que pueden ser muy frías en invierno pero agradables en primavera y verano. Y quien llega se sorprende por mostrar una cara del país que no se esperaban.

Sapporo

La quinta ciudad de Japón y capital de la isla es cuna de la famosa cerveza (y hogar de un museo), con parques con una abundante presencia de esculturas y origen de platos tradicionales como la sopa de curry o el jingisukan (carne de cordero a la brasa).

saporo nijyoichiba 41

El mercado de Nijo es uno de los más famosos, cerca del centro, pero más auténtico es el Jyogai Ichiba.

Para leer más: Claves para descubrir el Japón menos turístico

La torre del Parque Odori permite tener una de las mejores vistas de la ciudad, y los visitantes no se van si dar una mirada a la Torre del Reloj, el símbolo de la ciudad que da las horas, con puntualidad japonesa, desde 1881.

Festival de invierno

En febrero llega el Festival de la Nieve de Sapporo, donde 250 castillos, personajes de dibujos animados, figuras míticas, templos y todo lo que permita la imaginación se esculpen en grandes masas de hielo.

 MG 3569

Las esculturas congeladas se despliegan en los parques Odori, Tsudome y Susukino, y son visitadas por dos millones de personas que soportan, con estoicismo, el intenso frío del norte del país.

En el Festival de la Nieve dos millones de personas se acercan a contemplar las 250 esculturas realizadas sobre el hielo

Desde 1950 la capital de Hokkaido acoge gélidas y gigantescas esculturas de hielo y nieve que son demolidas al término del Festival, un tradicional espectáculo que, en medio de fuegos artificiales, es el momento cumbre del evento.

Arco iris de flores

Entre los sitios que más llama la atención para quien haga turismo en Hokkaido es la montaña Shikisai-no-oka. En sus ondulaciones, desde abril a octubre, crecen miles de flores que se convierten en un arco iris ideal para fotografiar desde todos los ángulos.

Allí se pueden encontrar tulipanes en mayo, lavanda en julio y girasoles en agosto, y también hay un parque con alpacas, camélidos sudamericanos que por lo visto se adaptaron muy bien a las tierras niponas.

shikisai no oka 2

Hakodate

Este puerto tiene muchos edificios de arquitectura occidental, como el antiguo consulado británico o la iglesia ortodoxa rusa, como huella de haber sido el primer puerto que se abrió al comercio exterior.

En el área de Motomachi se concentran otras iglesias que parecen extraídas de diferentes partes de Europa. Para conocer la vida más auténtica hay que dar una vuelta por el mercado matinal (Asa ichi), que tiene lugar una vez a la semana cerca de la estación de Hakodate, y que es un paraíso para los amantes de los pescados y mariscos.

EG3C8028

Esta ciudad se considera como cuna del shio (sal) ramen, y para probarlo, la sugerencia es pasar por el restaurante Seiryuken.

Para sacar fotos panorámicas hay que ir al monte Hakodate, que se encuentra a 2,5 kilómetros al suroeste de la estación de principal, con miradores en su cima de 334 metros.

Parque nacional Akan

El parque nacional Akan se encuentra en una cadena volcánica, lo que permite disfrutar de lagos de montaña y onsen (aguas termales), toda una institución en el país.

 Q1A6262

En invierno es la temporada para ver las grullas, que se confunden con la nieve, y como corresponde con la tradición, hay que pedir deseos porque traen buena suerte.

A lo largo del parque nacional Akan hay numerosos balnearios termales, toda una institución social en Japón

El lago Mashu tiene fama de ser el más transparente del mundo, y su color esmeralda cambia de tonalidad en diferentes momentos del día. No se puede llegar a sus costas, pero es mejor contemplarlo desde los tres miradores.

Para leer más: Diez comidas que debes probar en Japón (y no es sushi)

En el lago Akan crece una especie de alga que forma colonias en forma de globo, y en una de sus islas hay un pequeño pueblo tradicional donde se venden artesanías.

Entre otros lagos y volcanes, además de una variedad oferta de balnearios termales, vale la pena la excursión hasta el observatorio del Paso de Bihoro, a 525 metros de altura, que permite tener hermosas vistas del lago Kussharo.