Los hoteleros estallan ante la pérdida de reputación de Barcelona

Los hoteleros barceloneses cifran en un 14% la caída de la facturación este verano.

Los hoteleros estallan ante la pérdida de reputación de Barcelona

La patronal alerta de la pérdida de reputación internacional de la ciudad y pide una mejor gestión para acabar con sus problemas

No corren buenos tiempos para el turismo en Barcelona. Al desplome de la facturación este verano, cifrado en el 14% por el Gremio de Hoteles de Barcelona, se suma la pérdida de reputación internacional que, a su juicio, sufre la ciudad.

En una rueda de prensa celebrada hoy, el presidente del Gremio, Jordi Clos, exigió además una mejor gestión para acabar con los problemas que sufre “como la inseguridad, el incivismo, el "top manta" y otras actividades ilegales.

Para mantener los niveles de ocupación del pasado ejercicio se han bajado los precios hoteleros hasta un 7% de media en julio y un 19% en agosto

Batacazo de la facturación hotelera

Las declaraciones se produjeron tras una presentación de resultados que arroja un pobre balance para la ciudad en la temporada de verano. Así, según las cifras del Gremio de Hoteles de Barcelona, la ocupación hotelera se mantuvo casi similar a la del verano pasado, con un descenso del 0,7% en julio y del 1% en agosto.

Durante el mes de julio, la ocupación en la ciudad se situó en el 91% y en agosto un 88%, aunque entre enero y agosto fue del 81,5%, un 2,5% menos que el año pasado. Por su parte, la facturación cayó un 9,6%.

Según las cifras del Gremio de Hoteles de Barcelona, la ocupación hotelera se mantuvo casi similar a la del verano pasado, con un descenso del 0,7% en julio y del 1% en agosto

Sin embargo, para mantener estos niveles, aseguró Clos, se han tenido que bajar mucho los precios.

El precio medio de las habitaciones en julio se situó en 150 euros, un 7% menos que en el mismo mes del año anterior, mientras que en agosto fue de 135 euros, cifra que representa una reducción del 19%, según cifras de la patronal.

Barcelona ha sufrido una importante pérdida de posiciones entre las ciudades mejor valoradas del mundo, tal como refleja el informe anual City Rep Track, donde  ha pasado del octavo al decimoquinto lugar

Pérdida de reputación

Además, Clos destacó la pérdida de posiciones que ha sufrido la capital catalana entre las ciudades mejor valoradas del mundo, tal como refleja el informe anual City Rep Track, donde Barcelona ha pasado del octavo al decimoquinto lugar.

También mencionó artículos en diferentes medios de comunicación internacionales que mencionan los conflictos con la actividad turística y los problemas que causan las manifestaciones que se celebran en la ciudad, lo que genera, a su juicio “una imagen "exageradamente negativa”.

En el marco de la actuación municipal, señaló varias circunstancias que están afectando a esta reputación, como el posicionamiento negativo del consistorio hacia la actividad turística de la ciudad, el incremento de la inseguridad, con bandas que roban a los turistas, o el crecimiento de la prostitución.

Para los hoteleros barceloneses, ahora más que nunca el 100% del impuesto de la tasa turística debería dedicarse a relanzar la marca Barcelona

También destacó la proliferación de actividades ilegales, “la epidemia del 'top manta', la venta de todo tipo de productos en las playas de la ciudad, el aumento de actitudes incívicas en la calle o la falta de limpieza en algunos espacios públicos”, al tiempo que denunció que la gente pueda acampar en los parques o pasear en bañador o en biquini por la ciudad.

Situación de tensión política

"Tampoco ayuda la situación política", dijo Clos, que añadió otros problemas como las huelgas del aeropuerto, los atentados de hace un año o la reciente huelga de taxis.

Por ello, pidió que se gestione bien la ciudad para "erradicar" el incivismo y la inseguridad.

Clos afirmó que antes del verano se reunió con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y con la consejera de empresa de la Generalitat, Àngels Chacón, para explicarles sus temores y ambas le dijeron que el problema era de la otra institución, por lo que les pidó que se tomen estos problemas en serio.

Para el presidente de los hoteleros barceloneses, ahora más que nunca el 100% del impuesto de la tasa turística debería dedicarse a relanzar la marca Barcelona y solucionar estos problemas porque “si Barcelona se constipa, Cataluña puede coger una pulmonía”.