Siguiendo las huellas sefardíes en Andalucía

Huellas impresas en tradiciones y leyendas pero también, y mucho más tangibles, en la arquitectura de sus juderías, los sabores de su gastronomía o la belleza de sus artesanías

 

Sefarad está muy vivo en Andalucía. Y es que, pese a lo que pueda parecer, el paso del tiempo no ha borrado las huellas que grandes filósofos, médicos, artesanos y poetas dejaron en pueblos y ciudades. Son huellas impresas en tradiciones y leyendas, pero también, y mucho más tangibles, en la arquitectura de sus juderías, los sabores de su gastronomía, las notas de sus melodías o la belleza de sus artesanías.

 Arco de las Monjas Vejer de la Frontera Cadiz | Turismo de Andalucía

De Córdoba a Sevilla y de Granada a Jaén pasando Cádiz seguimos el legado sefardí en un viaje que nos llevará de estrechas callejuelas a antiguas sinagogas, de paisajes a necrópolis, de conciertos en ladino a las mesas más selectas -por supuesto, vino kosher en mano- en un viaje al corazón de nuestra historia y a un impresionante patrimonio material e inmaterial que Andalucía ha guardado con celo durante siglos.

Una de las puertas de Sevilla | Andalucía turismo

Sefarad está muy vivo en Andalucía. Y es que, pese a lo que pueda parecer, el paso del tiempo no ha borrado las huellas que grandes filósofos, médicos, artesanos y poetas dejaron en pueblos y ciudades. Son huellas impresas en tradiciones y leyendas, pero también, y mucho más tangibles, en la arquitectura de sus juderías, los sabores de su gastronomía, las notas de sus melodías o la belleza de sus artesanías.

Artesanía de Níjar | Turismo de Andalucía

Las huellas sefardíes perviven en la arquitectura de las juderías, los sabores de la gastronomía, las notas de las melodías o la belleza de las artesanías

Calles de flores | AdobeStock
Bailes de patio andaluz | Turismo de Andalucía
Berenjenas Restaurante Casa Pepe de la Judería Córdoba | Turismo de Andalucía

Así que, si crees que Sefarad es cosa del pasado, abre bien los ojos: está mucho más presente de lo que puedas imaginar. Y es todo un descubrimiento.

La judería de Córdoba

En Córdoba se escribieron, sin duda, algunas de las páginas más brillantes de Sefarad

Algunas de las páginas más brillantes de Sefarad hasta la expulsión de los judíos en 1492 se escribieron, sin duda, en Córdoba.

Declarada Patrimonio Mundial, su judería es un laberinto de calles, recodos y plazoletas que se despliega en torno a la puerta de Almódovar y la propia Mezquita-Catedral, donde nos sorprende su sinagoga, una de cuatro que se conservan en España de época medieval.

Puertas del casco antiguo de Córdoba
Calleja del Indiano Cordoba

La calle Judíos, la Plazuela de Tiberíades, con la escultura del médico, filósofo y escritor Moisés Ben Maimón (más conocido como Maimónides), los Baños Árabes de Santa María o la plaza de Judá Leví salpican un recorrido que nos lleva también a la Casade Sefarad, un auténtico museo de la memoria, pero también al Museo de las Tres Culturas, a Casa del Judío y la Cruz del Rastro.

Interior de la Sinagoga de Córdoba
Estatua de Maimonides

¿Una parada técnica? El restaurante Casa Mazal es un buen lugar para descubrir platos con herencia sefardí.

La Perla de Sefarad

En la provincia de Córdoba, Lucena o Eliossana fue una auténtica ciudad judía con una comunidad tan destacada que se conoce como la ‘Perla de Sefarad’.

Lucena Panoramicas

Acogió la Academia de Estudios Talmúdicos donde se reunían los eruditos de la época y atesora la necrópolis judía medieval más grande de las excavadas en Europa, con alrededor de 400 tumbas de los siglos X y XI.

Detalle de grabado Hebreo
Detalle pomo puerta de Palacio Condes de Santa Ana

En la confitería Cañadas (Lucena) nos esperan exquisitos dulces elaborados según antiguas recetas judías

Interior de Parroquia de Sant Mateo

De esta ciudad es el grupo Elí Hosahná, uno de los máximos exponentes de la música sefardí hoy, pero también la confitería Cañadas donde abandonarse al placer de los dulces elaborados según antiguas recetas judías.

Detalle de artesanía

La sala judía del Museo Arqueológico, la iglesia de San Mateo (antigua sinagoga), el Palacio de los Condes de Santa Ana o el Llano de las Tinajerías, donde aún se pueden visitar alfarerías artesanas, son otras paradas interesantes. Si nos desviamos a la localidad de Montalbán de Córdoba podremos visitar Bodegas del Pino, que elabora vinos kosher según las reglas del Cashrut y de acuerdo con la Torah.

De Jaén a Sevilla

La actual calle de Santa Cruz marca la ubicación de la judería de Jaén, barrio al que se accedía por la Puerta de Baeza que hoy nos conduce a la Plaza de los Huérfanos, donde una gran Menorá -el típico el candelabro hebreo de siete brazos- sirve de homenaje a los judíos de la diáspora sefardita.

Baeza. Plaza del pópulo y puerta de Jaén

Guardan también su recuerdo lugares como los Baños árabes del Palacio de Villadompardo, la casa del famoso consejero y diplomático Ibn-Shaprut e, incluso, la catedral, cuya cabecera preside la Mona, un personaje vestido con el hábito judaico.

Interiores de la Sinagoga del Agua

En el restaurante Pilar del Arrabalejo, que conduce Ana María Martínez, se pueden probar sabrosos platos que recrean la tradición sefardí como los canutillos de espinacas y queso con salsa de miel, el tabulé de cordero con miel, ciruelas, couscous de naranja y frutos secos, las aceitunas aliñadas al estilo sefardí y la contundente tarta de almendras.

Sin salir de la provincia debemos pasar por Úbeda y visitar dos importantes sinagogas: la de Salomón y la del Agua, que esconde en su interior el Mikveh donde se realizaban los baños rituales de purificación.

Baños árabes

Entre callejuelas, pasadizos, plazas, fuentes y patios cuajados de flores exploramos la judería de Sevilla

Nos dirigimos a Sevilla para bucear en una judería que se ubica en lo que hoy es el barrio de Santa Cruz y en torno a la Iglesia de Santa María la Blanca, la antigua sinagoga. Callejeando entre fuentes y patios cuajados de flores llegamos al Centro de Interpretación Judería de Sevilla, con exposiciones sobre los judíos que habitaron el barrio, y al hotel Las Casas de la Judería, que aglutina varias casas del antiguo barrio judío unidas mediante patios y pasadizos.

Calle del barrio de Santa Cruz

Granada y Cádiz

El Palacio de los Olvidados y el Centro de la Memoria Sefardí, en el barrio del Realejo, ambos en Granada, son también excelentes lugares para ahondar en la vida, historia, personajes y tradiciones del pueblo judío, como también el cementerio judío de Casabermeja en Málaga.

Interior del palacio de los olvidados

Símbolos como la Menorá, la estrella de David o los Leones de Judá guiarán nuestros pasos en esta ruta por la historia

Cementerio de Casabermeja, Málaga

Seguimos por último las huellas judías en Cádiz, que nos llevan de la plaza de San Martín a la calle Suárez de Salazar buscando símbolos como la Menorá, la estrella de David o los Leones de Judá que encontramos sobre el dintel de una puerta en la calle San Francisco.

Cuesta de los infantes del barrio de Realejo. Granada