Inundaciones en Venecia: así afectan a sus joyas turísticas

En su momento álgido, las aguas alcanzaron los 187 cm. Foto: EFE.

Inundaciones en Venecia: así afectan a sus joyas turísticas

Venecia sufre las peores inundaciones en 50 años, con un importante impacto en sus principales reclamos turísticos

Mar Nuevo

Madrid

14/11/2019 - 11:34h

Incómodo, peligroso o molesto pero no excepcional: el acqua alta inunda Venecia varias veces cada año. Sin embargo, el aumento del nivel del mar hace que cada vez sus consecuencias sean más graves. Concretamente, las últimas inundaciones son las más graves desde 1966, afectando al 85% de la ciudad, también a sus lugares más visitados.

Calificada de “situación dramática” por el alcalde la ciudad, Luigi Brugnaro; de “devastación apocalíptica y total” por el gobernador regional del Véneto, Luca Zaia, e incluso de “indecencia” por uno de los procuradores de la basílica de San Marcos, Pierpaolo Campostrini, lo cierto es que las aguas alcanzaron un punto máximo de 1,87 m el martes, la mayor desde la histórica catástrofe de mediados de siglo pasado.

El viento de 120 km/hora provocó un pequeño maremoto que elevó el nivel del agua a 187 centímetros, el segundo mayor registro desde que empezaron a contabilizarse en 1923

[Para leer más: ¿Venecia se divide en dos?]

Paisaje apocalíptico

El viento de 120 km/hora -muy anómalo, según los expertos- provocó un pequeño maremoto y una crecida del agua que causó dos muertos, apagones en muchos barrios, cierres de escuelas y hospitales e inundaciones en restaurantes, hogares, palacios y comercios.

La bizantina basílica de San Marcos se convirtió en un 'paisaje apocalíptico'. Foto: EFE.
La bizantina basílica de San Marcos se convirtió en un 'paisaje apocalíptico'. Foto: EFE.

Las góndolas de la Riva Degli Schiavoni rompieron amarras y aparecieron sobre las aceras, tres vaporetti se hundieron y los principales lugares turísticos quedaron también anegados, desde hoteles a la basílica de San Marcos, cuya cripta se inundó con 110 cm de agua.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, está hoy en Venecia para presidir una reunión con Brugnaro y Zaia, además de la ministra de Infraestructuras, Paola De Micheli, y responsables de policía, bomberos y protección civil.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, está hoy en Venecia para presidir una reunión técnica y abordar la dramática situación

Mientras aún se evalúan los daños, estos son los lugares históricos más afectados por las inundaciones.

Plaza de San Marcos

Una de las atracciones turísticas no solo de Venecia sino de toda Europa, la plaza de San Marcos se llevó una de las peores partes de la subida del agua. Hogar de la basílica de San Marcos y el Palacio Ducal, es también uno de los lugares más bajos de la ciudad y quedó sumergida bajo más de un metro de agua.

La basílica se inundó por sexta vez en 1.200 años, según los registros de la iglesia, y tuvo que evacuar a los fieles. El mar entró y dañó mosaicos, rompió ventanas e inundó la cripta del siglo XII donde están las sepulturas de algunos de los patriarcas de la ciudad. Además, el agua y la sal pueden crear problemas de estabilidad en las columnas que sostienen el edificio.

Cripta de la Basílica de San Marcos. Foto: EFE.
La cripta de la Basílica de San Marcos registró hasta 110 cm de agua. Foto: EFE.

Ahora los responsables de la basílica valoran la construcción de una barrera que pueda frenar el agua en caso de inundaciones ya que el sistema de contención de las inundaciones (denominado Proyecto Moisés), ideado hace cuatro décadas, sigue paralizado entre acusaciones de sobrecostes y corrupción.

También en la plaza, el agua afectó a las Procuradurías Nuevas y el Museo Correr en el Ala Napoleónica.

Teatro La Fenice

De finales del siglo XVIII, La Fenice es una de las óperas más famosas del mundo, donde se han estrenado obras maestras de Verdi, Rossini o Bellini.

Inaugurado en 1792, logró resistir dos incendios en 1836 y 1996, continúa en activo desde 2003. La mayor parte de su interior logró evitar las últimas inundaciones que sí afectaron sin embargo, según la BBC, a la sala de control donde se localizan sistemas eléctricos y de prevención de incendios.

También sufrió desperfectos la taquilla, lo que ha obligado a suspender varios recitales, como el de hoy de la pianista Letizia Michielon y el de mañana de la violinista Sara Zenely y el pianista Roberto Prosseda.

Teatro La Fenice, Venecia. Foto: Wikimedia Commons.
Teatro La Fenice, Venecia. Foto: Wikimedia Commons.

Dentro de pocos días, además, el 24 de noviembre, está prevista la inauguración de la temporada lírica con el Don Carlo de Verdi.

The Gritti Palace

Los hoteles de lujo tampoco se libraron de los envites de las aguas. Es el caso de The Gritti Palace, en el Gran Canal de Venecia, que tuvo que evacuar a parte de sus huéspedes.

Incluido actualmente en el portfolio de Marriott, es un lugar de exquisita elegancia pero también un tesoro histórico ya que el edificio en el que se aloja fue construido en 1475.

Su fusión de patrimonio, cultura y excelentes vistas al Gran Canal atrajeron a lo largo de su historia a todo tipo de personajes de la realeza, la política, la literatura o el cine.

The Gritti Palace exterior, Venecia. Foto Marriott.
The Gritti Palace exterior, Venecia. Foto Marriott.

[Para leer más: Estos son los mejores hoteles con vistas al Gran Canal de Venecia]

Galería Ca’ Pesaro

El palacio de mármol del siglo XVIII que hoy acoge la galería de arte moderno Ca’ Pesaro y, en sus plantas superiores el Museo de Arte Oriental, con más de 30.000 piezas de Japón, China e Indonesia, registró según las autoridades daños a causa del fuego que se desencadenó tras un cortocircuito.

Góndolas y vaporetti

El sistema de transporte público basado en barcos, los conocidos como vaporetti, se ha reanudado ya, tras la evaluación de daños en muchas de las embarcaciones.

Muchos vaporetti sufrieron desperfectos. Foto: EFE.
Muchos vaporetti sufrieron desperfectos. Foto: EFE.

La romántica imagen de las góndolas tardará algo más en recuperarse: muchas de ellas no han vuelto a la actividad después de que el agua las lanzase contra los amarres y acabaran estrelladas en aceras y edificios.