Islas Cook y Filipinas reniegan de su nombre (y su herencia colonial)

Los arrecifes de coral forman grandes piscinas naturales alrededor de Islas Cook.

Islas Cook y Filipinas reniegan de su nombre (y su herencia colonial)

Ambos países quieren desterrar las huellas de un pasado de descubridores y colonizadores y ostentar nombres más acordes a sus propias culturas

Mar Nuevo

Madrid

06/03/2019 - 14:08h

Islas Cook planean cambiar su nombre para eliminar cualquier referencia al explorador británico James Cook y sustituirlo por ‘algo más polinésico’. La misma semana, Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, ha manifestado una intención similar para borrar el rastro colonial español de su nombre y adoptar un término malayo. Son los últimos de una lista de países que también se rebelaron contra sus nombres.  

En medio del Pacífico, al noroeste de Nueva Zelanda, Islas Cook es un pequeño país compuesto por 15 islas que lleva el nombre del capitán Cook desde 1835. El pasado enero el gobierno estableció un comité para buscar un nuevo nombre indígena y actualmente está evaluando 60 propuestas de sus ciudadanos.

Aunque inicialmente la idea pasaba por añadir un término nativo al oficial, al estilo de Nueva Zelanda, que coloca junto a su nombre Aotearoa, el comité decidió eliminar totalmente las referencias al explorador y optar por un término en el maorí de las Islas Cook, el idioma local.

Aunque inicialmente la idea pasaba por añadir un término nativo al oficial, al estilo de Nueva Zelanda, que coloca junto a su nombre Aotearoa, el comité decidió eliminar totalmente las referencias al explorador y optar por un término en el maorí de las Islas Cook, el idioma local.

[Para leer más: Filipinas inaugura el primer ecoaeropuerto]

El nuevo nombre, según este comité formado por historiadores y conocedores de la cultura local, deberá reflejar la herencia del país, su gente y sus creencias más extendidas.

No es la primera vez que el país intenta cambiar su nombre. En 1994 se organizó un referéndum para sustuirlo por Avaiki Nui, que no logró el apoyo de los habitantes. Islas Cook fuer protectorado británico entre 1888 y 1900, cuando quedó bajo la jurisdicción de Nueva Zelanda, de la que se independiizó finalmente en 1965, aunque mantiene estrechos vínculos con Wellington.

Las calesas se pasean por Manila (Filipinas) al más puro estilo sevillano.
Las calesas se pasean por Manila (Filipinas) al más puro estilo sevillano. Foto Turismo de Filipinas.

Filipinas y la connotación colonial española

Esta misma semana el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, expresó también su intención de cambiar el nombre del país para eliminar su “connotación colonial”.

El presidente de Filipinas, que admitió no tener aún una propuesta concreta para el nuevo nombre, expresó su deseo de cambiarlo para borrar la "herencia hispánica y cristina" de su nomenclatura

El propio presidente admitió no tener una propuesta concreta todavía, aunque le gustaría cambiarlo “porque se debe al rey Felipe de España”.

El archipiélago tomó su nombre en 1543 en honor al que sería rey de España, Felipe II. Las islas fueron colonia española hasta 1898. Según su presidente, esta nomenclatura está ligada a la herencia hispánica y cristiana y discrimina a la comunidad musulmana filipina..

En el pasado había sugerido como alternativa Maharlika, un nombre malayo que hace referencia al pasado prehispánico de Filipinas y alude a las primeras civilizaciones de la isla de Luzón, la más grande de Filipinas.

También Ferdinand Marcos, dictador que gobernó el país entre 1965 y 1986, intentó cambiar el nombre de Filipinas por el de Maharlika, y la actual Constitución de 1987 contempla esta posibilidad, siempre que el Congreso se ponga de acuerdo y luego se ratifique a través de un referéndum por la mayoría de la población.

Arquitectura con reminescencias del pasado colonial español en Filipinas.
Arquitectura con reminescencias del pasado colonial español en Filipinas.

[Para leer más: La isla más famosa de Filipinas reabre las puertas al turismo]

Superar el pasado colonial

En esta misma línea, otros países cambiaron sus nombres para eliminar la herencia del colonialismo, fundamentalmente en África y Asia. Es el caso de Sri Lanka, antes Ceilán, que mantuvo ese nombre durante las ocupaciones portuguesa y británica (esta última hasta 1948). Pasó a llamarse Sri Lanka en 1972, recuperando el Lanka, antiguo nombre de la isla.

En África existen numerosos países que desterraron el pasado colonial recuperando nombres autóctonos, la última Esuatini, en abril de 2018, en sustitución de Suazilandia

Indonesia, colonia de los Países Bajos desde 1602 con el nombre de Indias Orientales Neerlandesas, adoptó este nombre cuando se independizó en 1949, mientras que Myanmar ostenta este nombre desde 1989 en sustitución de Birmania (un término que aún no reconocen algunos países como los EEUU).

En África existen numerosos países que desterraron el pasado colonial recuperando nombres autóctonos, la última Esuatini, el pasado mes de abril, en sustitución de Suazilandia.

Togoland y Bechuanaland, hoy Togo y Bostwana, eliminaron también el sufijo inglés land, mientras que otros optaron por recuperar nombres locales como Burkina Faso (República del Alto Volta como colonia francesa), Ghana (Costa de Oro como territorio británico), Malí (Sudán Francés), República Democrática del Congo (Congo Belga, Zaire bajo el dictador Mobutu Sese Seko), República del Congo (Congo Francés), Yibuti (Somalia Francesa), Zambia y Zimbaue (ambas integraban la colonia de Rodesia).