La nueva revolución arquitectónica proyecta rascacielos de madera

El W350, con 70 plantas, será el rascacielos de madera más alto del mundo.

La nueva revolución arquitectónica proyecta rascacielos de madera

Tokio sigue la senda de Chicago y Estocolmo y proyecta construir un rascacielos de madera que superaría a la Torre Eiffel

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

21/02/2018 - 13:13h

La madera, un elemento de construcción tan antiguo como la piedra (pero mucho más popular) vuelve a ser la estrella de la arquitectura de vanguardia.

Desplazada por el hormigón y el acero, tanto por seguridad como por costes, la madera quedó relegada a construcciones rústicas, generalmente hogares u hoteles pequeños. Pero ahora tiene la oportunidad de una revancha.

El gigante de madera de Tokio

Una empresa japonesa planea construir un rascacielos de madera de 350 metros de altura en Tokio para el año 2041, en lo que sería la edificación de este tipo de material más alta del mundo.

Sumitomo Forestry, un fabricante nipón de derivados de la madera, calcula que el proyecto costará 4.533 millones de euros, cerca del doble de lo que costaría construir un edificio normal de esas características.

Pero esta empresa, que quiere cortar las cintas del nuevo edificio en 2041 en coincidencia con su 350 aniversario, espera que en las próximas décadas el desarrollo de la tecnología permita recortar los costes de este material.

El edificio W350 estará equipado por numerosas plantas para darle un toque ecológico y sostenible

El edificio W350, que será 50 metros más alto que la Torre Eiffel, se emplazará en el centro de Tokio y consistirá en una estructura combinada de metal y madera, aunque este material representará al 90% de los elementos. Además sus 70 pisos tendrán una abundante presencia de plantas, lo que le da un toque más ecológico y sostenible al proyecto.

El interior del inmueble, también de madera, tendrá 455.000 metros cuadrados y albergará apartamentos, oficinas y tiendas, todos ellos rodeados por el abundante follaje y cascadas, con el fin de «convertir las ciudades en bosques», según recoge la compañía en un comunicado.

El problema de los incendios

Antes que la gran torre Sumitomo Forestry proyecta levantar un edificio más pequeño, de 70 metros de altura y 14 plantas, que será como un conejillo de Indias para comprobar la resistencia de los materiales antes de emprender la construcción del W350.

El gran interrogante es cómo podría hacer frente un edificio de madera en caso de que ocurra un incendio. El equipo promotor asegura que la estructura estará formada por tipos de madera dura que pueden aguantar las llamas durante tres horas, lo que unido a las cascadas y plantas evitará que el edificio arda con facilidad.

La madera gana lugar en la arquitectura

Una vez que se complete, este será el rascacielos de madera más alto del mundo, ya que hasta el momento sólo existe una edificación de este tipo en Canadá, que se concluyó a finales del año pasado y mide 53 metros, según la web especializada en arquitectura Arch Daily.

La idea de Sumitomo Forestry es que el W350 sea como un bosque urbano.
La idea de Sumitomo Forestry es que el W350 sea como un bosque urbano.

Hay otros proyectos similares en marcha. En Chicago el estudio Perkins + Will, con la firma de ingenieros Thornton Tomasetti y la universidad de Cambridge proyectan una torre de madera de 80 plantas, que alojará a 300 apartamentos y con varias zonas ajardinadas en las alturas.

En Estocolmo se trabaja en un complejo residencial de madera de 34 plantas, en Vancouver se está levantando una torre que llegará a los 42 niveles, mientras que Melbourne tendrá un complejo de apartamentos de 10 plantas también del mismo material.