El pueblo medieval de Marruecos que fascina a Hollywood

El castillo medieval de Aït Ben Hadu ha sido en la gran pantalla 'Yunkai' en Juego de Tronos. Foto: J.P.Chuet

El pueblo medieval de Marruecos que fascina a Hollywood

El castillo medieval de Aït Ben Hadu es una ciudad fortificada en el suroeste de Marruecos que ha formado parte del rodaje numerosas películas

Business Insider España

Barcelona

27/01/2019 - 11:00h

Una pequeña ciudad medieval en el suroeste de Marruecos es uno de los lugares más emblemáticos del mundo. Sólo que no lo conoces por su nombre.

El castillo medieval de Aït Ben Hadu ha sido en la gran pantalla una ciudad egipcia en la película La Momia (1999), el macizo montañoso asiático Hindú Kush en la epopeya griega Alejandro Magno (2004) de Oliver Stone, la ciudad africana de Zuccabar durante la época romana en Gladiator (2000) y, más recientemente, Yunkai o la ciudad amarilla en Juego de Tronos.

Aït Ben Hadu representó la ciudad africana de Zuccabar en 'Gladiator'

Es un fenómeno algo extraño que lugares históricos y famosos por méritos propios se vuelvan todavía más famosos por las cosas ficticias que se graban allí.

Claro que, por otro lado, Indiana Jones y la Última Cruzada fue la principal razón por la que fui a la antigua ciudad de Petra, en Jordania, el año pasado.

Para leer más: Marruecos resurge como competidor de los destinos españoles 

Eso, sin embargo, no hace que un lugar como Ait Ben Hadu resulte menos impresionante. Nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987, las estructuras de adobe de Aït Ben Hadu datan del siglo XVIII y son un impresionante ejemplo de la arquitectura marroquí de la época.

La experiencia en Ait Ben Hadu

Durante un viaje reciente a Marruecos decidí hacer una parada para visitar Aït Ben Hadu. Así fue mi experiencia:

Si alguna vez has visto a Daenerys Targaryen conquistar la ciudad de Yunkai en Juego de Tronos, o has visto a Máximo Décimo Meridio convertirse en un esclavo y gritar ‘¿Os habéis divertido?’ a un coliseo de sanguinarios romanos entonces has visto la ciudad fortificada de Ait Ben Hadu. Simplemente no eras consciente de ello.

Situada a pocas horas de Marrakech, en el suroeste de Marruecos, esta ciudad fortificada es uno de los principales monumentos del país. En un reciente viaje por carretera de Marrakech a Fez, decidí hacer una parada en Ait Ben Hadu para echar un vistazo.

La ciudad es un ksar, un término árabe magrebí que se utiliza para designar a una ciudad fortificada que en la época habitaban los bereberes. Como muchos ksars, Aït Ben Hadu está situado junto a una fuente de agua: el río Ounila, que hace que broten las palmeras y otra vegetación desértica a lo largo de sus orillas.

Ouarzazate 063
Como muchos ksars, Aït Ben Hadu está situado junto a una fuente de agua: el río Ounila | Foto: J.P.Chuet

Para llegar al ksar, tienes que cruzar el río. Cuando realicé mi viaje estaba prácticamente seco, así que no fue una misión demasiado difícil. Hay docenas de ksour (el plural de ksar) en Marruecos, Túnez y Argelia. Pero Ait Ben Hadu es uno de los más grandes e impresionantes.

Fuera de la ciudad fortificada se extienden tierras de cultivo en las que crecen cereales capaces de sobrevivir en el árido clima desértico.

La historia de Ait Ben Hadu

Los vecinos de la zona aseguran que Aït Ben Hadu fue fundada en el año 757 a.C. por Ben-Haddou, cuya tumba está supuestamente situada a los pies de la ciudad. Pero los historiadores dicen que es poco probable que alguno de los edificios de la ciudad sea anterior al siglo XVIII.

Las estructuras están hechas normalmente de materias primas autóctonas que se compactan en un proceso llamado "tierra apisonada". Aït Ben Hadu está hecha de arcilla rojiza y lodo del río.

A pesar de que la técnica de construcción es de bajo coste, fuerte y duradera, requiere un mantenimiento y una restauración continua. A menudo las lluvias dañan las estructuras. En la actualidad, los esfuerzos de restauración suelen ser supervisados por la UNESCO, que en 1987 la declaró Patrimonio de la Humanidad.

Aït Ben Hadu es una atracción turística muy popular

Puedes ver las materias primas que los equipos de restauración están utilizando para fijar las estructuras. Sin mantenimiento, un ksar puede desaparecer en tan sólo 20 años.

Como casi todos los ksour, Aït Ben Hadu está hecho de algunos elementos básicos.

Hay una serie de casas donde viven familias de bereberes. Las casas están rodeadas de muros muy altos para protegerlas de los ataques de otras poblaciones.

Hay un caravasar, una posada local donde los viajeros que estén más cansados pueden descansar por un día o dos después de un largo viaje.

Ouarzazate 076
Un artesano realiza dibujos con el rayo de sol que quema un pergamino | Foto: J.P.Chuet

También hay establos para los animales de los vecinos de la zona y de los turistas. Como Aït Ben Hadu es una atracción turística tan popular y un lugar de rodaje, ya no está completamente en uso, pero hay muchos otros ksour dispersos por Marruecos que lo están.

Aït Ben Hadu está situada en una importante ruta comercial del norte de África por la que en el pasado se transportaba oro, plata, especias y, lamentablemente, esclavos desde Sudán y África Oriental, a través del Sahara, hasta Europa.

Otras estructuras públicas importantes incluyen un granero, una plaza pública y una mezquita, aunque tuve problemas para localizarla.

Una de las tiendas tenía una placa con la lista de todas las películas que se han rodado en Ait Ben Hadu. Es un punto de orgullo para los vecinos (y una fuente de ingresos).

Un enclave comercial

Los ksour como el de Aït Ben Hadu surgían por vecinos de la zona que se aprovechaban de una oportunidad. Con el enorme tráfico que suponían las rutas comerciales transaharianas, los bereberes (tradicionalmente nómadas) decidieron asentarse y ganarse la vida proporcionando refugio y comida a los comerciantes que pasaban por la zona.

Sin embargo, el gran valor de los productos comerciales que pasaban por sus ciudades convirtió a los ksour en blancos perfectos para ladrones y bandidos. Las murallas y las estructuras defensivas del ksar protegían a los habitantes y a las mercancías.

Hoy en día, los habitantes de la zona se ganan la vida principalmente guiando, tocando música o vendiendo productos a los turistas que pasan por allí. Algunos trabajan como extras en las películas, pero la mayoría de los extras vienen de la cercana ciudad de Uarzazat.

Ait Ben Hadu está situada sobre una colina en la que se levantan muros defensivos colocados estratégicamente

Los antiguos habitantes del ksar también se han terminado mudando al otro lado del río, a una ciudad mucho más moderna que también está más cerca de la carretera. El ksar hoy es fundamentalmente una atracción turística.

Aït Ben Hadu está situada sobre una colina en la que se levantan muros defensivos colocados estratégicamente a medida que asciendes, añadiendo así otra capa defensiva para sus habitantes.

En el caso de que los invasores entraran en el ksar los habitantes podían así irse refugiando en murallas situadas cada vez más altas.

En la cima del ksar existe una fortaleza a la que los habitantes podían acudir como último recurso.

Ouarzazate 089
Aït Ben Hadu está situada sobre una colina en la que se levantan muros defensivos | Foto: J.P.Chuet

La vista desde la fortaleza situada en la cima es un espectacular panorama del desierto que rodea al ksar, así como del río y las ciudades de la zona.

Puedes pasar un par de horas explorando los diferentes niveles de construcción del ksar, o escabullirte por sus pequeños pasillos y escaleras de caracol, formando más estructuras defensivas. Resulta difícil saquear una ciudad cuando no sabes cómo moverte por ella.

Para leer más: Google Maps enseña los paisajes de Juego de Tronos

Los habitantes de la zona han creado un pequeño mercado que vende bufandas hechas a mano, joyas y djellabas, una especie de bata tradicional bereber.

Pero sobre todo, fui hasta allí para admirar su arquitectura y variada vegetación desértica.

Eché un último vistazo al ksar y me marché cruzando un puente más moderno. Algunas personas se quedan durante varios días en el ksar y sus alrededores explorando el paisaje y cada rincón de la ciudad. Mientras que Aït Ben Hadu ofrece una vista impresionante, en mi opinión, todo lo que necesitas es un par de horas para explorar la ciudad.

Noticia original de Business Insider. Autor: Harrison Jacobs