Kuala Lumpur: de escala a destino por derecho propio

Las archifamosas Torres Petronas son símbolo de KL y de toda Malasia. Foto: Azlan Baharudin | Unsplash.

Kuala Lumpur: de escala a destino por derecho propio

Más allá de las Torres Petronas, la capital de Malasia despliega su encanto a través de templos, barrios y mercados, exuberantes jardines e intensos sabores

Mar Nuevo

Madrid

28/08/2019 - 18:52h

Escala habitual para muchos viajes en Asia, Kuala Lumpur fue considerado por muchos viajeros poco más que un lugar de paso y una postal, la que ofrecen las magníficas, eso sí, Torres Petronas. Justamente cuando las gemelas más famosas del mundo cumplen 20 años de vida, la ciudad que las acoge se revela como un destino fascinante, a caballo entre la historia y la posmodernidad.

Barrios auténticos como Chinatown, calles vibrantes como Petaling Street, mercados tradicionales y gigantescos malls donde adquirir las marcas más exclusivas del mundo se alternan con templos y palacios, una fusión de sabores malayos, chinos e indios, parques temáticos, cuevas misteriosas y frondosos jardines repletos de aves multicolor.

Hace 200 años Kuala Lumpur era apenas un pueblo minero; hoy es la capital de Malasia y una de las ciudades más fascinantes del mundo

Chinatown, Kuala Lumpur. Foto: Olga Ozik | Pixabay.
Chinatown, Kuala Lumpur. Foto: Olga Ozik | Pixabay.

[Para leer más: Thonglor: 24 horas en el barrio de lujo de Bangkok]

Y es que KL, como denominan los lugareños a esta fascinante amalgama, que era hace 200 años apenas un pequeño pueblo minero en la confluencia de los ríos Klang y Gombak, es hoy no solo la capital de Malasia, sino también un centro financiero de primer orden capaz de rivalizar con Bangkok o Tokio y, sobre todo, un destino que merece la pena (y mucho) descubrir en Asia.

Estos son algunos de los imprescindibles del viaje.

Chinatown

Comenzamos por uno de los barrios más populares de la ciudad, Chinatown, que se despliega entre farolillos rojos, restaurantes de comida china y dibujos de dragones, y donde se alza también, como una fantástica incongruencia, el templo hindú Sri Mahamariaman, una torre de 24 metros y siete pisos decorada con coloridas escenas de textos sagrados y escultura de Krishna, Vishnu, Shiva y Ganesh.

No lejos de allí podemos detenernos también en el templo budista Kuan Yin y el taoísta Kuan Ti.

Detalles del templo de Sri Mahamariaman. Foto: Wikimedia.
Detalles del templo de Sri Mahamariaman. Foto: Wikimedia.

Muy cerca, la famosa calle Petaling, con sus linternas y puestos de comida callejera, con calles cerradas al tráfico y donde confluyen todos los turistas al anochecer.

Torres Petronas

El pasado 1 de agosto las Torres Petronas, aquí simplemente conocidas como twin towers, cumplieron 20 años desde su inauguración en 1999.

Diseñadas por el arquitecto Cesar Pelli -también detrás de una de los cuatro rascacielos del distrito financiero de Madrid, la llamada Torre de Cristal, así como de la Torre Iberdrola en Bilbao-, tienen una altura de 452 m y 88 pisos y fueron los edificios más altos del mundo entre 1998 y 2003.

Su diseño es, en parte, un homenaje a la herencia musulmana de Malasia, con motivos tradicionales del arte islámico, diseños geométricos y estrellas de ocho y doce puntos que se elevan al cielo. El interior, de estilo futurista, alberga hoy las oficinas de la compañía petrolera que les da nombre, pero también un gran centro comercial, además de ser sede de la Orquesta Filarmónica de Malasia.

Torres Petronas. Foto: Izuddin Helmi adnan | Usplash.
Torres Petronas. Foto: Izuddin Helmi Adnan | Usplash.

Una buena idea para conocer una perspectiva diferente de las torres pasa por un tour en helicópeto desde el que divisar, además, la Torre KL, de 421 metros, actualmente la torre de telecomunicaciones más alta de Asia y del mundo.

Mercado Central

Otro de los lugares ineludibles en este paseo es Central Market, que nos espera en un edificio de estilo ard decó pintado de blanco y azul y donde pasearemos entre decenas de puestos que ofrecen productos locales, como el durián, famoso por ser una de las frutas más apestosas del mundo (y que los locales adoran).

También es un buen lugar para comprar artesanías en madera y joyas y, en la planta superior, degustar algunas de las especialidades de Malasia, desde el ramen a los guisos de pollo y verdura, pasando por fideos de arroz.

Central Market, Kuala Lumpur. Foto: Wikimedia.
Central Market, Kuala Lumpur. Foto: Wikimedia.

Parque de las aves

También conocido como Taman Burung, es el parque de aves cubierto más grande del mundo, con más de 200 especies de pájaros procedentes de todo el planeta y divididos en diferentes hábitats, que además es muy agradable para pasear o relajarse frente al lago.

También cerca está el Jardín Botánico de Perdana, formado a su vez por varios parques entre los que destaca el orquideario, con infinidad de ejemplares de esta exquisita flor, y el delicado pabellón de bambú diseñado por la arquitecta Eleena Jamil.

Jardín Botánico de Perdana. Foto: Deva Darshan | Unsplash.
Jardín Botánico de Perdana. Foto: Deva Darshan | Unsplash.

Cuevas de Batu

Nos alejamos por último un poco más, unos 13 km de KL, para descubrir un lugar totalmente diferente. Una enorme escultura dorada que representa al dios hindú Murgan, de 42 m de altura, indica la entrada a las tres grandes cavidades de piedra caliza.

Tras subir los 272 escalones de colores y sortear a los monos que se cruzan en nuestro camino entramos en la mayor de las cuevas, que incluye dentro templos hinduistas, escaleras que suben y bajan y más galerías, formando un impresionante conjunto.

Cuevas de Batu. Foto: Omar Elsharawy | Unsplash.
Cuevas de Batu. Foto: Omar Elsharawy | Unsplash.