La bebida más universal de Sorrento

En Sorrento la presentación del lemoncello revitaliza la tradicional artesanía del lugar.

La bebida más universal de Sorrento

El limoncello tiene a Sorrento como su centro más importante, una bebida de fama mundial que se sigue elaborando con recetas ancestrales

El limoncello es probablemente la bebida italiana más conocida fuera de sus fronteras. Originaria del sur del país, su cultivo aúna tradiciones centenarias y su sabor es imposible de olvidar.

Esta bebida es originaria en la región de Campania, más exactamente en el golfo de Nápoles y la costa sorrentina. Las localidades de Sorrento, Amalfi, Massa Lubrense, Vico Equense y Capri son las zonas productoras de este licor, donde se cultiva en forma de terrazas frente a la costa en el clima suave del Mediterráneo.

Frente a las adversidades

Aunque esta región se supone que no es un lugar ideal para el cultivo de limones, el hacerlo en terrazas al resguardo de los aires más fríos, las tierras arcillosas y el mimo de los agricultores de la zona hacen posible las cosechas casi continuas.

limoncello6
El limoncello es probablemente la bebida italiana más famosa en el mundo.

Así obtienen cuatro cosechas al año de una variedad de limones algo más ovalada y de piel gruesa, que facilita la elaboración de esta excelente bebida.

Belleza en el gusto y los paisajes

Los limones que han conseguido la IGP (Indicación Geográfica Protegida) en el 2000 son más dulces que la mayoría de las variedades y también se pueden comer por su rico sabor.

La presencia espontánea de limones en la Península Sorrentina data del siglo XVI, mientras que los primeros cultivos habrían sido realizados por los padres jesuitas en el siglo XVII.

Las zonas productoras del limoncello presentan una gran belleza visual durante todas las épocas del año. Se pueden observar casi todos los cultivos del Mediterráneo como son la vid, los naranjos y los productos de huerta.

limoncello
Los limones de la Indicación Geográfica Protegida son más dulces y se pueden comer.

Sorrento, más allá de los limones

Además de la industria del limoncello, Sorrento es una ciudad amurallada donde se encuentra el Sedile Dominova. Es una antigua logia del siglo XV de los nobles de Sorrento y el Museo Correale. También la catedral y la basílica de San Antonio son de una belleza singular. Aquí es omnipresente el perfume de limón, que además aparece dibujado en todo tipo de cerámica.

Las zonas productoras del limoncello presentan una gran belleza durante visual todas las épocas del año

El auge del consumo de este magnífico licor ha llevado a elaborarlo a 400 productores. Prosperan fábricas artesanales, algunas de las cuales admiten visitas para que se pueda conocer el proceso de cultivo y su elaboración.

limoncelloamalfi
Amalfi es uno de los puntos más importantes en la producción de lemoncello.

Descubriendo las factorías de limoncello

Estas se pueden encontrar en Catatur Italia, como es el caso del Liquorificio Carlo Mansi, en la localidad de Minori. Es el primero de la costa amalfitana que comenzó a elaborar limoncello en una fábrica, en 1990.

Hasta entonces solo se producía de manera artesanal en las casas. Sin embargo Carlo Mansi realiza todo el proceso de elaboración del limoncello de forma manual.

Elaboración artesanal

“Pelamos los limones a mano, y también lo filtramos manualmente. Tal como era en casa”, cuenta Mansi a Grandes Productos. Pero además este productor hace una cosa única: “Utilizamos los limones cuando todavía están verdes. Cuestan el doble pero son mucho más perfumados”.

Mansi continúa con la tradición del limoncello que había comenzado su padre en 1934. En 1991 creó la crema de limón y actualmente tiene una decena de productos, entre ellos la Cicarenella, el segundo más vendido por detrás del limoncello.

Esta bebida se consigue a base de anís y naranja, junto a tantos otros aromas naturales que responden a la receta secreta de una mujer, Carmela D’Amato, que le entrega los ingredientes para su elaboración.

limoncello4
El lemoncello se suele degustar al término de las comidas.

Para todo momento

El limoncello suele ofrecerse gratuitamente en algunos restaurantes de la zona al final de las comidas, aunque también bebido con moderación, ya que tiene 30º grados de graduación alcohólica.

Versátil, se lo puede tomar en cualquier momento del día, aunque en su mayoría se sirve acompañando a postres y aperitivos.