Está bien usar la bici, pero lo de estas ciudades es demasiado

Algunas calles de diferentes ciudades de Europa presentan casos de exceso de bicicletas como este.

Está bien usar la bici, pero lo de estas ciudades es demasiado

La masificación de bicicletas en Ámsterdam, Copenhague y Berlín obliga a las autoridades a rediseñar estrategias para evitar accidentes

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

09/04/2018 - 04:55h

Ver niños pequeños, estudiantes, hombres de traje, mujeres con tacones altos y personas mayores que viajan en sus coloridos vehículos de dos ruedas es algo natural en Ámsterdam, Copenhague o Berlín.

En los últimos años, los gobiernos de estas ciudades se han esforzado por introducir una cultura de ciclismo, y con las bicicletas ahora superando en número a los automóviles en el caso de Copenhague, y un aumento notable en el tráfico de estos vehículos, parece que han logrado su objetivo.

Sin embargo, la sobre oferta de las bicicletas ha causado tráfico y verdaderas pesadillas en algunos sectores de estas ciudades. Los ayuntamientos empiezan a tomar medidas para mejorar la movilidad de los ciclistas.

El caso de Copenhague

En un intento por mejorar el transporte de los ciclistas, el ayuntamiento de Copenhague ha decidido instalar placas electrónicas que muestren las calles más congestionadas en toda la ciudad.

En el puente de Dronning Louises Bro en dirección al barrio de Nørrebro, por ejemplo, un letrero dice: Du er cyklist nummer,  que se traduce como "Eres el ciclista número ..."; la frase viene seguida de un número en neón rojo. Al final de la tarde, este mostrador de ciclismo generalmente tiene cinco dígitos para mostrar cuántos ciclistas han pasado por este punto y así empezar a implementar una serie de medidas.

Copenhague bike1
Contador de ciclistas en una calle de Copenhague. 

Según las autoridades de la ciudad, se usaron 265.700 bicicletas en Copenhague en 2016. En comparación con los 252,600 automóviles, las bicicletas superaron en número a los automóviles por primera vez. Mientras tanto, el tráfico de bicicletas ha aumentado en un 68% en los últimos 20 años.

Por lo tanto, el gobierno danés decidió invertir en infraestructuras y equipamientos para las bicicletas una vez más. En un futuro cercano, los ciclistas encontrarán paneles electrónicos por toda la ciudad informándoles sobre las obras viales y las calles congestionadas, así como sugiriendo rutas alternativas.

Copenhague bike
Pese a las condiciones atmosféricas, los ciudadanos de la ciudad se rehusan a bajar de sus bicis. 

Berlín quiere reducir la accidentalidad

En el período entre 2014 y 2016, se registraron un poco más de 21.000 accidentes con ciclistas en Berlín, 14.390 resultaron heridos, de los cuales 1.548 fueron graves. Pese a haber un aumento en el tráfico de bicicletas, los incidentes en la ciudad han disminuido paulatinamente.

Con varias campañas publicitarias e inculcando cada vez más cultura de ciclismo, el ayuntamiento de Berlín se ha propuesto reducir para 2025 el número de ciclistas muertos en accidentes de tráfico por 40%, y el número de heridos en un 30%.

Berlin bike
Con diferentes medidas políticas, Berlín pretende elevar la seguridad de sus ciclistas. 

La ciudad pretende estar aún más preparada para la movilidad en bicicleta, por lo cual ha decidido invertir más en infraestructura para el uso de este vehículo. Según Toni Hofreiter, líder parlamentario "la bicicleta está en auge, pero mientras la infraestructura no se mantenga al día te quedas atascado en un embotellamiento”.

Control de la cantidad en Ámsterdam

En Ámsterdam, más del 60% de los viajes se realizan en bicicleta en el centro de la ciudad, así como el 40% en la zona metropolitana de la ciudad. En 2012, el ciclismo en la ciudad había crecido enormemente en popularidad, hasta en un 40% en los últimos veinte años, llegando a los 490,000 fietsers (ciclistas frecuentes).

bici amsterdam
Las bicicletas todavía son un factor atractivo de la ciudad, pero a veces se convierten en un problema. 

En varias épocas del año las bicicletas obstruyen las calles de Ámsterdam en horas pico y algunas estacionadas saturan las estaciones de tren y otras áreas. Esto se está abordando mediante la construcción de más carriles para bicicletas y estacionamientos de bicicletas con una capacidad mayor.

Sin embargo, mientras se da esto, varias propuestas se han puesto sobre la mesa, sobre todo prohibir el alquiler o promover la reparación y reciclaje de bicicletas viejas, y así evitar la compra excesiva de nuevos vehículos que saturen las calles y áreas de la ciudad.