La caída del yuan 'abre' China a los viajeros españoles

La caída del yuan 'abre' China a los viajeros españoles

Visitar al gigante asiático será más barato si los hoteles no ajustan los precios; la crisis bursátil no afectará a las agencias nacionales

Ignasi Jorro

Barcelona

26/08/2015 - 18:10h

La caída del yuan hace de China un destino más competitivo en precio

La caída del yuan podría ayudar a que muchos viajeros españoles descubran por primera vez tesoros como la Gran Muralla China o la Ciudad Secreta. Las agencias de viajes españolas aseguran que la pérdida de valor de la moneda china 'abre' el destino a los nacionales, siempre pendientes de los destinos con mejor precio.

"La tendencia a la baja del yuan permitirá viajar más barato a China desde España: es un efecto automático cuando una moneda pierde valor frente al euro", explica Fernando Sánchez, director general de Catai Tours.

El profesional asegura que la depreciación de la moneda podría estimular los viajes si los hoteles en China "no repercuten la diferencia en sus precios para recuperar los yuanes perdidos en moneda extranjera".

Impacto sobre los que llegan

¿Tendrá la caída del yuan un efecto sobre el número de viajeros chinos que visitan España? "Cuando se devalúa una moneda el viajero pierde poder adquisitivo, lo hemos visto con el turismo ruso. No obstante, los precios en España son muy competitivos", indica Martí Sarrate, presidente de la patronal de agencias de viaje ACAVe.

El directivo mantiene que el sector turístico nacional aguantará perfectamente la crisis bursátil en China. "La sacudida ha durado dos días, y los parqués europeos ya vuelven a la normalidad. Se ha visto que ha sido causado por razones especulativas, por lo tanto no afectará", añade.

El análisis lo comparte el director general de Catai Tours. "El operativo de las agencias españolas en China se mantendrá", vaticina Sánchez.

Desplome de la moneda

La moneda nacional china se ha desplomado casi un 10% desde principios de agosto, pasando de 6,80 yuanes por un euro a 7,40 en el punto máximo. El último repunte se produce tras la caída de los parqués chinos esta semana, lo que algunos analistas han bautizado como 'lunes negro'.

Sin embargo, los intermediarios españoles juegan con el tiempo a favor. "Lo que resta de temporada –hasta octubre- ya está vendido. Las fluctuaciones son factores coyunturales, y dudamos que afecten de cara al próximo año", concluye Sánchez.