La ciudad prohibida de Pekín será menos prohibida

Pabellón de Juanqinzhai, en el Jardín Qianlong, tras la rehabilitación. Foto World Monuments Fund.

La ciudad prohibida de Pekín será menos prohibida

En 2020, coincidiendo con el 600 aniversario de la Ciudad Prohibida, se abrirá al público por primera vez el Jardín Qianlong

Mar Nuevo

Madrid

05/02/2019 - 13:35h

Por sus cuatro deliciosos patios, delicados jardines y 27 pabellones exquisitamente ornamentados pasearon durante siglos los emperadores chinos. Solo ellos, pues el Jardín Qianlong, en la Ciudad Prohibida de Pekín, permanecía vetado al público. En 2020, y tras una profunda restauración, abrirá por primera vez sus puertas para mostrar al mundo un pedazo de la cultura tradicional china.

Declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, la Ciudad Prohibida de Pekín es uno de los lugares que hay que visitar en la capital china. A partir de 2020, además, el lugar cobrará un nuevo interés gracias a la apertura del Jardín de Qianlong, un complejo de más de 8.000 metros cuadrados erigido en 1770.

Mandado construir por el emperador Qianlong, cuarto en la Dinastía Qing, que gobernó entre 1736 y 1795, se ideó como una ‘mini Ciudad Prohibida’ dentro de la Ciudad Prohibida para el retiro del soberano

[China pone en marcha la fotocopiadora de destinos]

 

Ciudad prohibida de Pekín

Mandado construir por el emperador Qianlong, cuarto en la dinastía Qing, que gobernó entre 1736 y 1795, se ideó como una ‘mini Ciudad Prohibida’ dentro de la Ciudad Prohibida para su retiro (el soberano abdicó en su hijo, el emperador Jiaqing).

Prácticamente abandonado tras la marcha del último emperador, en 1924, el jardín cobrará una nueva vida gracias a los trabajos del Fondo Mundial de Monumentos (WMF), una organización sin ánimo de lucro dedicada a preservar lugares históricos y culturales de todo el globo.

Prácticamente abandonado tras la marcha del último emperador, en 1924, el jardín cobrará una nueva vida gracias a los trabajos de restauración que se iniciaron en 2001

Conservados gracias a un inusual edicto de Qianlong, que prohibió a los futuros emperadores alterar el complejo, los edificios del jardín cuentan con exquisitos detalles de diseño, con elementos como marqueterías de bambú, incrustaciones de jade, sedas y pinturas trompe l’oeil o trampantojos, un formato más propio de Europa que de China.

Pabellón de Juanqinzhai, Ciudad Prohibida. Foto World Monuments Fund.
Pabellón de Juanqinzhai, Ciudad Prohibida. Foto World Monuments Fund.

Sin embargo, décadas de abandono deterioraron en diferente grado estos lugares, que se han restaurado progresivamente desde 2001.

[Tutankamón vuelve a reinar en Egipto]

Museo de la Ciudad Prohibida

Según el Fondo Mundial de Monumentos, la restauración de los edificios en el patrio cuarto ya está completada, mientras que las de los patios primero, segundo y tercero se encuentra actualmente en proceso y se espera que esté terminada en 2020, justo a tiempo para el 600 aniversario de la Ciudad Prohibida.

De forma adicional, se creará un nuevo centro de interpretación del Jardín Qianlong, que llevará la firma de la arquitecta estadounidense Annabelle Selldorf, del estudio Selldorf Architects

Además, se creará un nuevo centro de interpretación del Jardín Qianlong, que llevará la firma de la arquitecta estadounidense Annabelle Selldorf, del estudio Selldorf Architects. Este estudio se encargó de la recuperación de la antigua fábrica que hoy ocupa el espacio de ocio, cultura y gastronomía Bombas Gens, en Valencia.

Otro de los pabellones albergará un nuevo centro de interpretación. Foto World Monuments Fund.
Otro de los pabellones albergará un nuevo centro de interpretación. Foto World Monuments Fund.

Definido como un “proyecto increíblemente significativo”, este nuevo espacio “brindará al público un acceso sin precedentes a uno de los sitios históricos más importantes de China” explicaron desde la institución que promueve la rehabilitación. Arrojará, así, un poco más de luz sobre el pasado y el futuro de la magnética Ciudad Prohibida.