La Costa Azul no es solo para el verano

El Carnaval de Niza es una de las citas más esperadas del invierno. Foto Turismo de Niza

La Costa Azul no es solo para el verano

Desde que ingleses y parisinos pusieran en ella sus ojos, la Costa Azul es sinónimo de charme y sofisticación. Pero hay vida más allá del sol y el verano

Mar Nuevo

Madrid

22/01/2020 - 18:51h

Lugares como St-Tropez, Cannes, Niza o Mónaco apenas necesitan presentación. Noches de cine y alfombras rojas, un clima privilegiado, las playas más glamurosas, fiestas e interminables copas de champagne y lo más granado de la sociedad vienen inmediatamente a la mente cuando pronunciamos las palabras Costa Azul. Epítome de la sofisticación, hay mucho más que brillo en el litoral más famoso del planeta.

De hecho el invierno puede ser (y es) un excelente momento para conocer otra cara de la Côte d’Azur con eventos como el Carnaval de Niza, la Ruta de la Mimosa, con el atractivo añadido de disfrutar de sus suaves temperaturas, una luz única y la ausencia casi total de turistas.

Más allá de alfombras rojas y estrenos de cine, yates y fiestas sin fin, el invierno nos ofrece una cara totalmente diferente de la Costa Azul

[Para leer más: El rincón de Montenegro que quiere ser la nueva Costa Azul]

Carnaval de Niza

Como un improvisado jardín en el aire, mimosas, margaritas, claveles, rosas o flores de lis dibujan un hermoso y efímero espectáculo durante la batalla de las flores que se celebra en el Paseo de los Ingleses, uno de los momentos álgidos del Carnaval de Niza.

Carnaval de Niza. Foto Turismo de Niza.

Diferentes desfiles diurnos y nocturnos conforman el Carnaval de Niza. Foto: Turismo de Niza.

Uno de los carnavales más famosos de Francia y del mundo y, sin duda, la mayor fiesta de la Riviera francesa, cuenta también con un imponente desfile con carrozas que derrochan creatividad. Con figuras de hasta 20 m de altura el desfile atraviesa la hermosa Plaza Masséna y otras calles de Niza acompañadas de cientos de músicos y bailarines.

Además, cinco desfiles nocturnos llenan de brillo la localidad durante unas veladas mágicas que cierra la quema del rey del Carnaval.

Con una tradición que parte de 1873 (aunque con orígenes en la Edad Media), la fiesta se extiende a lo largo de 15 días (este año del 15 al 29 de febrero). Un arte tan francés como es la moda será el tema de la edición de 2020.

Hay todo un arte en torno a las imaginativas carrozas. Foto Turismo de Niza

Hay todo un arte en torno a las imaginativas carrozas. Foto: Turismo de Niza.

La Fiesta del Limón de Menton

Menos multitudinaria pero muy original es la Fiesta del Limón de Menton: un evento único en el mundo que gira en torno… a los cítricos. Durante 15 días se suceden desfiles con carrozas que se decoran con composiciones magistrales de limones -los jardines y colinas de la localidad ofrecen un terruño único para el cultivo de este cítrico, que en Menton es suave y dulce-.

Además, en los Jardines Biovès se pueden visitar auténticas obras de arte elaboradas también con estos frutos, que se acompañan de exposiciones, actuaciones musicales, desfiles y espectáculos nocturnos de luz y sonido.

Este año celebra nada menos que su 87ª edición, que se extenderá del 15 de febrero al 3 de marzo, y girará en torno al tema de las fiestas del mundo.

Carrozas y esculturas se hacen íntegramente con cítricos. Foto Fete du Citron.

Carrozas y esculturas se hacen íntegramente con cítricos. Foto: Fete du Citron.

La Ruta de la Mimosa

Con 130 km, la Ruta de la Mimosa ofrece una magnífica forma de recorrer el litoral entre Var hasta los Alpes Marítimos y es especialmente recomendable de enero a marzo, cuando las mimosas florecen e iluminan con sus vibrantes tonalidades doradas pueblos y paisajes a lo largo de la ruta.

De Bormes-les-Mimosas a Mandelieu-La Napoule, la Ruta de la Mimosa celebra también diferentes eventos en torno a esta perfumada planta que contrasta con el azul del cielo y el mar.

Seguir el trazado es también descubrir hasta ocho encantadores pueblos encaramados a la montaña, jardines al borde del agua y fiestas plagadas de flores como el desfile de Bormes-les-Mimosas que en 2020 celebra su centenario (23 de febrero).

Mandelieu La Napoule

Ruta de la Mimosa. Foto: Mandelieu-La Napoule.

Una manera perfecta, además, de anticipar la primavera y romper con la monotonía cromática del invierno.

Le Trail des Merveilles

Cambiamos la fiesta por el deporte y el contacto con la naturaleza para acudir al Trail des Merveilles, un evento que tiene como original escenario los olivares y los bosques de pinos y alerces del valle del Roya, en la comarca de Menton.

Con salida en Breil-sur-Roya, cuenta con un recorrido de 33 km que acumula un desnivel de 2.400 metros que nos conducirá por senderos salvajes con vistas sobre las cumbres nevadas del Mercantour y el Mediterráneo.

Cuenta además con dos itinerarios más cortos: uno de 24 km y otro de 17 km, perfectos para iniciarse y cogerle el gusto a esta carrera y a los hermosos paisajes por los que discurre.

Este año tendrá lugar el 1 de marzo.