La falta de profesionales multiplica la precariedad en el turismo

Turismo en Semana Santa 2018

La falta de profesionales multiplica la precariedad en el turismo

El turismo ha sido uno de los motores de contratación en 2017, pero la falta de personal con estudios superiores aumenta la oferta de trabajos precarios

España cerró 2017 con 471.000 parados menos, de los cuales más del 60% han sido contratados por el sector de los servicios, con 289.700 ocupados más.

La hostelería y el turismo son algunos de los arietes de este crecimiento, al concentrar casi el 20% de las nuevas contrataciones. O sea, uno de cada cinco trabajos ha sido en estos segmentos.

Ese el dato positivo. El negativo es la alta temporalidad de los contratos firmados, que en todas las actividades económicas llega al 26,7%, pero que en los hoteles y restaurantes puede trepar hasta el 90%.

Una de las causas del aumento de la precariedad laboral en el sector del turismo es la falta de profesionales calificados y con estudios específicos en estos campos, analiza el centro educativo Ceac. Esta institución alerta que la falta de formación adecuada de los trabajadores supone una amenaza para el crecimiento con calidad del sector.

Actualmente sólo el 22% de los empleados en el sector del turismo y la hostelería posee formación cualificada, ya sea Formación Profesional o universitaria. Sin embargo, la agencia de colocación Adecco es optimista y espera que esta tasa crezca al 40% para el próximo año.

Menos del 10% de los empleados han pasado por la universidad

En el sector turístico las mujeres seguirán ocupando la mayoría de las plazas laborales. Según Ceac el 57,6% de las futuras plazas serán para mujeres, frente al 42,44% que tendrán los hombres.

La mayoría de los estudiantes que quieren dedicarse al turismo (un 49,5%) han cursado la ESO (con o sin titulación); un 10,49% tienen el bachillerato o equivalente; un 15,29% posee algún título de grado medio o superior de FP y un 7,79% posee un título universitario. Finalmente, un 9,07% no tiene estudios o no están acreditados.

Esto implica que la mayoría de las plazas se destinarán a empleos que requieren de poca calificación, como camareros, limpiadoras de habitaciones y técnicos de mantenimiento, en desmedro de los puestos profesionales dedicados a la gerencia, las ventas, el marketing o la administración.