La fuerza de ‘La guerra de las galaxias’ abandona al turismo del Túnez revolucionario

La fuerza de ‘La guerra de las galaxias’ abandona al turismo del Túnez revolucionario

La Primavera Árabe espanta a los grandes productores de Hollywood y a los visitantes que arrastran

Ismael García Villarejo

Madrid

28/11/2013 - 21:07h

Al sur de Túnez se extiende un plató natural que ha escrito la historia reciente de Hollywood. La provincia ha prestado su paisaje arenoso a La guerra de las galaxias, El paciente inglés o En busca del arca perdida. Los fans de los míticos jedi han alimentado al turismo local con las ansias por palpar los desiertos que en el celuloide recreaban el lejano mundo de Tatooine. “Trabajaba sin parar, fue genial”, recuerda Tayed Jallouli su experiencia como técnico en las grabaciones de la saga creada por George Lucas.

Pero la fuerza –energía abstracta cuya interpretación ha justificado seis películas y amenaza con otras tres— ha abandonado Túnez. Jallouli admite que “la situación es difícil y he tenido que aceptar empleos como decorador para alimentar a mi familia”. La rebelión de la Primavera Árabe está detrás de la caída en barrena del país como estudio cinematográfico para grandes producciones y del turismo que estas localizaciones atraen una vez aparecen en las pantallas de todo el mundo.
 
 
De 40 películas al año que se filmaban antes de 2011, apenas se alcanzarán la media docena este año
 
La crisis se refleja en otros indicadores como la inversión extranjera, que retrocede a ritmos de dos dígitos según el Fondo Monetario Internacional. La profesora de la universidad escocesa de San Andrés, Stefanie Van de Peer, explica a Bloomberg que “la posibilidad de secuestros y la revolución en sí misma crea una sensación de peligro que ahuyenta cualquier posibilidad de negocio en Túnez”. En el caso concreto del cine, las cifras son elocuentes. De 40 películas al año que se filmaban antes de 2011, apenas se alcanzarán la media docena este año.

“Es aterrador para muchas personas y muy perjudicial para la economía”, según la también autora del libro Arte y trauma en África. El impacto se estima en pérdidas anuales de 25 millones de euros para la provincia. Pero la caída en inversión directa y en volumen turístico son mayores. Distan de los niveles que se alcanzaron antes de la revolución. El turismo representa el 2,1% del producto interior bruto (PIB) del país. Antes de 2011, el sector creaba el 3% de la riqueza neta de Túnez. Las proyecciones alertan de que la industria se contraerá a un ritmo del 7% anual.

El gobierno vincula ambos fenómenos. Los fans de La guerra de las galaxias han inyectado ingentes cantidades de capital desde que a finales de los setenta se estrenara la primera parte de la franquicia. “El desorden es un ogro que está ahuyentando a los productores y los inversores extranjeros", según el portavoz del ministerio de Cultura, Faisal Rokh. “Hemos perdido la confianza de los productores extranjeros”.
 
 
En Tataouine, que prestó su nombre al planeta natal de Skywalker, el desempleo se ha disparado al 52%
 
El efecto acumulado por el hundimiento de ambas industrias ha cortocircuitado la economía local en esa comarca desértica del sur de Túnez. En Tataouine, que prestó su nombre a Tatooine, el planeta natal de Luke Skywalker, el desempleo se ha disparado al 52%, casi tres veces la media nacional. Y la fuerza seguirá sin acompañarles. Las nuevas películas de la saga se ruedan en Londres, en los también míticos estudios Pinewood.

La tecnología digital permite recrear mundos sin poner en riesgo el proyecto por revueltas sociales. Walt Disney, que compró los derechos a Lucas, se mantendrá alejada de Tataouine. No ha cursado ninguna solicitud de permisos para grabar en esa ubicación. La película se estrenará en 2015 sin poner un pie en Túnez, al menos hasta que la seguridad en el país no sea mera ficción. Jallouli, el técnico, recuerda también a Bloomberg cómo los residentes de Tataouine y Tozeur celebraron en los setenta la llegada de los equipos de filmación. “El turismo, el comercio y los artesanos prosperaron esos años”.