La Generalitat impide que Barcelona se beneficie de la tasa turística

La Generalitat impide que Barcelona se beneficie de la tasa turística

Bronca entre el Govern y el consistorio, controlados por CiU, por la gestión de la recaudación del impuesto

Ignasi Jorro

Barcelona

10/04/2015 - 13:09h

Barcelona no podrá gastar el dinero en paliar el turismo masivo

Barcelona no podrá gastar el dinero recaudado por la tasa turística para compensar los barrios más castigados por el turismo. El Gobierno catalán ha recordado hoy al alcalde Xavier Trias que el impuesto debe destinarse estrictamente a promoción. "La tasa turística no se puede usar para pagar medidas correctoras", ha terciado el consejero de Empresa, Felip Puig.

La disputa de Generalitat y ayuntamiento --ambos controlados por CiU-- se refiere a los más de seis millones de euros que recibe el consistorio en concepto de impuesto sobre pernoctaciones. El Govern se opone a usar la cantidad en "limpieza, civismo y manteniemiento" en los barrios con más visitantes, como planea el consistorio.

En un intento conciliador, el consejero ha recordado que se inyectarán dos millones más en Barcelona este año en virtud de un nuevo convenio turístico. No obstante, Puig ha añadido que la Ciudad Condal "tiene potestad para introducir nuevos tipos si así lo desea".

Pugna

Cataluña recaudó 49,90 millones de euros en 2014 con el impuesto de pernoctaciones, un 6,65% más que el año anterior. El 42% lo generó el turismo en la ciudad de Barcelona. Sin embargo, la Generalitat se opone a traspasar el 100% de la recaudación a Xavier Trias. "Barcelona recauda más por un mayor número de pernoctaciones, pero los turistas gastan en toda la región", ha recordado el consejero.

Además de quién se beneficia de la tasa, el impuesto es polémico por su destino. El año pasado, la Generalitat usó cinco millones para financiar su participación en el Circuito de Cataluña, que alberga carreras de Moto GP y de Fórmula 1, pero que es deficitario. Asimismo, inyectó 500.000 euros en la estación de esquí de Vallter 2000, que también pierde dinero.

La Generalitat defiende ambas operaciones porque "tienen un gran retorno económico" en la región.