La Generalitat se queda sola para rebajar impuestos en BCN World

La Generalitat se queda sola para rebajar impuestos en BCN World

ERC, partido socio de Mas, se abstiene en la votación de la norma, que sigue su tramitación

Políticos y empresarios impulsores del proyecto de BCN World
La Generalitat se ha quedado sola en la propuesta de rebaja fiscal en los casinos catalanes para favorecer la llegada de BCN World. ERC, el principal socio de gobierno de Artur Mas (CiU), ha asegurado que no votará a favor de la propuesta. Pese a todo, la norma sigue adelante.

La medida que la Generalitat intenta implantar supone una reducción del 80% de la actual tasa. Los casinos catalanes, tanto los que se encuentren dentro del complejo como los cuatro que ya operan por el territorio, pasarán de tributar el 55% al 10%.

      
 
Mas podría ceder ante las pretensiones de ERC para asegurar el éxito de la norma
 
El cambio viene exigido desde los promotores del proyecto. En especial, por el socio que se ocupará de la gestión de los casinos: el grupo asiático Melco. Se trata de una situación similar a la vivida en Madrid con Eurovegas, donde Las Vegas Sands ha pedido que la Comunidad de Madrid también reduzca impuestos.

La ley sigue ahora su tramitación hacia comisión al ser aprobada por mayoría simple. Sin embargo, si los tres grupos que se han abstenido (ERC, PP o PSC) cambian su signo de voto hacia el no, la norma no tendrá recorrido. Para asegurar el éxito de la empresa Mas puede acercarse a los republicanos, que exigen vincular la rebaja fiscal a la creación de empleo estable. 

Actualmente, la ley prevé cuatro porcentajes diferentes de tributo en función de los ingresos de cada casino, que iban del 20% al 35%, al 45% y hasta el tope del 55%. La Generalitat asegura que la reducción del impuesto no se empezará a aplicar hasta que BCN World no esté en marcha. En este aspecto, los casinos catalanes han solicitado la entrada inmediata de esta medida.

Pese a esta reducción de tasas, el Gobierno de Artur Mas asegura que la entrada en funcionamiento del complejo supondrá un incremento de la recaudación. Los cuatro casinos catalanes generaron el año pasado 20'6 millones de euros en impuestos, según datos de la propia Generalitat.