La gran mentira del turismo en BCN: el Barrio Gótico no es gótico

La gran mentira del turismo en BCN: el Barrio Gótico no es gótico

Guías y agencias 'venden' el distrito barcelonés como medieval, cuando fue construido a principios de siglo XX

Ignasi Jorro

Barcelona

14/04/2014 - 17:27h

El puente de la Calle Bisbe es una de las estampas más conocidas del Barrio Gótico
Un investigador barcelonés ha excitado las redes sociales con una defensa inapelable de la "artificialidad" del Barrio Gótico de Barcelona. Según Dani Cortijo, historiador, el místico distrito barcelonés "fue una invención de principios de siglo XX para estimular el turismo".

Su alegato, aunque polémico, es inapelable y conocido. La magia del barrio ya había sido desmontada por el historiador jienense Agustín Cócola en 2011 con el tesis doctoral El Barrio Gótico de Barcelona. Planificación del pasado e imagen de marca, que posteriormente se publicó en un libro.
 
 
Una tesis ya desmontó en 2011 el origen medieval del céntrico barrio
 
Ahora, Cortijo recuerda que guías sin certificar y agencias de dudosa calidad siguen vendiendo tours por el barrio sin matizar que "la mayoría de edificios y piezas son modernos". Es el caso de, por ejemplo, Runner Bean Tours Barcelona, cuyas salidas anuncian paseos por "uno de los barrios medievales mejor preservados de Europa". El mismo anzuelo lo usa la conocida página de tours Get Your Guide.

El veredicto de Cortijo es diametralmente opuesto. "Es una recreación. El concepto de barrio gótico no se acuñó hasta 1911, cuando empezó su planificación", defiende.

Como pruebas, Cortijo recuerda que El Pont del Bisbe, uno de los iconos del distrito, fue construido en 1928 por Joan Rubió. O que el buzón de la Casa de l'Ardiaca (rodeado de mística) data de 1902. En el mismo sentido, el autor recuerda que " por increíble que parezca, a finales del siglo XIX la fachada de la Catedral era completamente plana". Con todo, la confusión histórica ha arrastrado hasta el equívoco a la prestigiosa guía Lonely Planet, que describe el templo como "una iglesia gótica".
 
 
Incluso Lonely Planet evita dar la versión completa
 
Así, el patrimonio gótico en el barrio se limita al Salón del Tinell, interior de la Catedral, la capilla de Santa Àgueda o la Casa Pia Almoina. "Pero no es lo preponderante Hay muchas partes modernas", concluye. Sea como fuere, el historiador recuerda que "el barrio no pierde valor por decir que fue recreado. En mi opinión, no hay que tratar a los turistas como bobos".