La guerra en Siria, nuevo y macabro destino turístico

La guerra en Siria, nuevo y macabro destino turístico

Una agencia de viajes rusa va a ofrecer paquetes turísticos cerca de las zonas de combate

Sonsoles Vázquez

Madrid

21/12/2015 - 19:00h

La guerra ha afectado a más de 300 monumentos históricos

El director de esta agencia, Anatoly Aronov, está convencido de que obtendrá los permisos necesarios para las visitas y, sobre todo, el interés de los turistas por este tipo de experiencia. Según ha explicado al diario Novaya Gazeta, "para los rusos, este destino puede tener mucho interés.

Primero, por la presencia actual de las tropas rusas, que son una garantía de seguridad para los viajeros; segundo, por el gran número de sirios que han estudiado en universidades rusas y hablan bastante bien el idioma; y tercero, porque hay muchos habitantes que están dispuestos a albergar turistas y ganar así un poco de dinero".

Los turistas interesados tendrán que pagar unos 1.400 euros por cinco días in situ, incluyendo el avión, el alojamiento, las comidas y los guías para las visitas personalizadas.

ConflictoEl conflicto está destrozando el patrimonio cultural del país

¿Un nicho para la industria turística?

Aronov también opina que estos paquetes turísticos pueden ser un nicho para la industria turística, por lo quesu agencia ya está negociando las condiciones con hoteles y servicios de transportes sirios.

Asimismo, afirma que se ha puesto en contacto con la embajada siria en Rusia y diversos ministerios para no tener problemas a la hora de conseguir el visto bueno de los funcionarios y poder realizar estos tours con total garantía. "La gente quiere ver cómo se escribe la historia. En el caso de las líneas del frente estaremos a un kilómetro, no más cerca. Y obviamente no vamos a dar armas a los turistas", puntualiza.

Por su parte, el ministerio de Turismo de Bachar el Asad también está intentando que los turistas más osados vuelvan poco a poco a Siria. Para ello, ha lanzado una campaña de promoción turística para las regiones alejadas de la guerra, mientras que la compañía aérea Fly Damas ha informado del próximo inicio de sus vuelos entre Damasco, Beirut, Amman y Riad.

DAESH Un miembro del DAESH destruyendo piezas arqueológicas de Palmira

Con seis lugares Patrimonio de la Humanidad

Lo cierto es que los ingresos turísticos de Siria han descendido un 94 por ciento desde el inicio del conflicto en marzo de 2011 y que cabe preguntarse quiénes siguen yendo a un país devastado después de cuatro años de enfrentamientos y con decenas de miles de muertos a sus espaldas.

Según las autoridades sirias, son principalmente turistas religiosos procedentes de países vecinos como Irak e Irán, sirios que se desplazan por el interior del país y se alojan en hoteles, periodistas, y voluntarios de ONGs.

Si algún día por fin acaba el terror y el país no queda completamente aniquilado, seguramente muchos turistas europeos querrán volver a descubrir ese impresionante territorio, cuna de civilizaciones, con seis lugares declarados Patrimonial Mundial por la Unesco, como las antiguas ciudades de Alepo, Damas y Borsa, el Crack de los Caballeros, Qal'at Salah El-Din, Palmira…

Antes del inicio del conflicto, el país era un destino turístico relativamente importante y el sector estaba en plena expansión.