La kale borroka contra el turismo vuelve al País Vasco y Mallorca

Sede de la Agencia Vasca de Turismo atacada con pintura. EFE-MT

La kale borroka contra el turismo vuelve al País Vasco y Mallorca

La sede de la oficina de turismo de Euskadi fue atacada con pintura, y Endavant Mallorca colocó pegatinas en coches de alquiler

Los ataques a objetivos turísticos no descansa. En Bilbao la sede de la Agencia Vasca de Turismo (Basquetour) fue atacada pintura roja y con grafitis que convocan a una marcha el próximo 17 de agosto. Para esa fecha la organización juvenil Ernai, vinculada a la agrupación radical Sortu, realizará una manifestación contra el modelo turístico de la ciudad.

El edificio de la delegación de turismo se encuentra en la plaza Bizkaia, en el centro de Bilbao, y su fachada fue atacada con pintura roja hacia las ocho de la mañana, cuando ya había empleados en las instalaciones. En los grafitis, realizados en las paredes de vidrio exteriores, se reivindicaba la marcha que desfilará por San Sebastián y Guernica y se agregaba la expresión “Herria bizirik” (el pueblo vivo).

Además de Basquetour, en la zona se encuentran otros edificios públicos como la sede del Ente Vasco de Energía y el Azkuna Zentroa, por lo que las autoridades esperan que el suceso vandálico haya sido registrado por las cámaras de seguridad.

El ataque se produjo horas antes que el director de Basquetour, Harkaitz Millán, acuda a un acto en San Sebastián para apoyar al sector turístico de la ciudad, en donde se proclamó que el modelo de la ciudad “goza de un amplio consenso al fundamentarse en la sostenibilidad, el equilibrio por el territorio y la desestacionalización".

Los ataques al sector turístico basados en "una falsa reivindicación del turismo sostenible hacen un enorme daño a la imagen de Euskadi", y "quienes los perpetran no representan a la sociedad vasca, aunque así quieran hacerlo ver", ha afirmado Millán en el comunicado.

Grafiti en la sede de Basquetour

Ataques contra vehículos de alquiler

Endavant Mallorca, filial de las Baleares de la organización vinculada a la CUP en Cataluña, realizó una nueva campaña contra objetivos turísticos: ha recorrido las calles y carreteras de Mallorca para colocar pegatinas en los coches de alquiler, con mensajes como "Este coche sobra", "El turismo mata Mallorca" y "La masificación turística nos explota".

 

 

La organización, que se presenta como independentista, socialista y feminista, ha subido a Twitter las imágenes y un video de cómo colocaban las pegatinas en los vidrios de los coches. Según ha comunicado en las redes sociales, ha pegado más de mil adhesivos en los coches aparcados en Palma, Santanyí y Artà.

La entidad ha anunciado que en las próximas semanas continuará pegando adhesivos en coches de alquiler para "plantar cara a la masificación", y afirmaron que el parque de vehículos para turistas es “desmesurado” y “satura las comunicaciones”.

Tanto el gobierno balear como los partidos políticos del archipiélago han condenado esta campaña contra los coches, que se suma a la acción de la semana pasada de Arran Jovent, que ha prendido bengalas en el puerto de Mallorca y lanzado confetis a los comensales de los restaurantes cercanos.