La nueva Marbella está al otro lado del Estrecho

Tamuda o a próxima Costa del Sol al otro lado del Estrecho.

La nueva Marbella está al otro lado del Estrecho

Tamuda, con su autenticidad, sus playas kilométricas aún salvajes y sus resorts de alta gama, emerge como destino de lujo en la costa marroquí

Alfredo García Reyes

Madrid

02/02/2019 - 16:59h

En Tamuda, localidad situada en el litoral marroquí más próxima a la parte oriental del Estrecho de Gibraltar, se puede disfrutar de playas kilométricas de fina arena, complejos hoteleros con servicios, instalaciones y prestaciones de gran lujo, un clima muy agradable durante todo el año y unos precios realmente sorprendentes. Y, todo, con la autenticidad de una cultura que preserva buena parte de sus raíces.

Por eso, muchos le han dado ya a esta zona el título de ‘la nueva Marbella’. De hecho, cada vez son más las celebrities internacionales que se animan a disfrutar aquí de sus vacaciones, animados por la privacidad que brindan sus resorts. Y, además, siempre está el aliciente de visitar Tetuán, muy unida a nuestro país y con una interesante oferta cultural.

Algunas de los hoteleras más lujosas del mundo como The Ritz-Carlton, Sofitel, o Banyan Tree han desembarcado ya en Tamuda con espectaculares resorts

[Descubrimos el universo de Yves Saint Laurent en Marrakech]

El lujo mira a Tamuda

Conocida por muchos como Castillejos, Tamuda es la ciudad de Marruecos más cercana a Ceuta, con la que comparte frontera. De hecho, la localidad española y la colina sobre la que se asienta son visibles desde buena parte de las kilométricas playas que jalonan esta costa. Eso la coloca a poco más de 30 km de Tarifa o Gibraltar, mientras que el aeropuerto de Tánger garantiza conexiones directas y diarias con Madrid.

Tamuda cuenta con extensas playas aún sin explotar turísticamente.
Tamuda cuenta con extensas playas aún sin explotar turísticamente.

Aprovechando la benignidad del clima, arenales de más de 20 km entre la vieja Castillejos (Fnideq) y Rincón (M’Diq) y una valiente política de inversiones por parte del Gobierno de nuestro vecino país, varias de las cadenas de alojamientos más conocidas del mundo han decidido apostar por la zona abriendo aquí establecimientos propios. Es el caso de The Ritz-Carlton, Sofitel, o Banyan Tree.

[Los siete mejores riads de Marrakech]

En concreto, este último emporio hotelero, cuyo origen está en Singapur, ofrece un resort junto al mar realmente epatante. Cada una de sus 92 villas, de entre 200 y 420 metros cuadrados dispone de jardín y piscina privados, amplios espacios interiores (sobre todo la zona de dormitorio y el baño) repletos de detalles de un auténtico lujo oriental, aunque predomina la arquitectura y elementos decorativos de estilo marroquí.

Banyan Tree Tamouda Bay

Para completar la oferta, el complejo dispone de varios restaurantes (Saffron permite disfrutar de una cocina tailandesa muy auténtica y sofisticada, quizás con los mejores currys del norte de África) y un gran spa en el que se aplican todo tipo de terapias relajantes y terapéuticas.

Quienes quieran completar unas vacaciones tan relajantes con cultura, historia y compras tienen la opción de perderse (literalmente) en el entramado de callejuelas de la cercana ciudad de Tetuán

Restaurante Saffron, Banyan Tree Tamouda Bay.
Posiblemente, la mejor comida tailandesa de Marruecos: Saffron, Banyan Tree Tamouda Bay.

Una escapada a Tetuán

Quienes quieran completar unas vacaciones tan relajantes con cultura, historia y compras tienen la opción de perderse (literalmente) en el entramado de callejuelas de la cercana ciudad de Tetuán.

Emblema durante varias décadas del protectorado español (1912-1956), esta ciudad preserva el laberíntico urbanismo habitual en las medinas del norte de África pero cuenta también con una zona ‘nueva’ que en poco difiere en su fisonomía del de muchas capitales de provincia españolas.

Tetuán
Tetuán.

De hecho, los lazos con nuestro país siguen siendo muy evidentes: aquí está una de las sedes del Instituto Cervantes, son muchas las familias españolas que se quedaron aquí tras la independencia de Marruecos y muchos son los negocios que mantienen sus nombres originales.

La encalada medina de Tetuán, protegida por cinco km de murallas y siete puertas, es una auténtica máquina del tiempo que nos traslada al pasado

E igual ocurre con la nomenclatura de muchos de sus edificios, monumentos y espacios urbanos. Pese a ello, la ciudad sigue siendo una desconocida para una gran parte de los turistas internacionales, lo que preserva la autenticidad de sus atractivos, como la medina, que parece no haber cambiado en siglos.

Paseando entre artesanos que trabajan el metal, sederías, panaderos o reposteros que nos tientan con sus deliciosos pasteles descubrimos mezquitas, el Museo etnográfico, la Escuela Artesanal o la enorme Plaza Hassan II, que une la medina con el ensanche.

Tetuán de compras
Compras en un bazar de Tetuán.

En los últimos años son muchos las viajeras y viajeros de nuestro país que se animan a visitar Tetuán en busca de las huellas de Sira Quiroga, protagonista de la novela y serie de televisión ‘El tiempo entre costuras’.